Gabriel Jesús

gabriel_jesus
SERGIO MENÉNDEZ | Ni un mes ha tardado Gabriel Jesús en postularse como el fichaje revelación de la temporada en la Premier League. Apenas cuatro partidos le han bastado al brasileño para garantizar a los dirigentes del Manchester City la amortización de los 27 millones de libras que abonaron al Palmeiras el pasado mes de agosto para anticipar su contratación, habida cuenta de que tendrían de esperar hasta enero, a la conclusión del Brasileirão, para hacer efectivo su fichaje. También para que Juventus, Bayern de Múnich, Inter, PSG, Barcelona, pero en especial el Real Madrid —particularmente afectado por el mal momento de forma que atraviesa Benzema— estén lamentando no haber pujado más fuerte en su día por el delantero. Sus actuaciones ante Tottenham, West Ham, Swansea y Bournemouth, de momento, le han valido para deshacer a la gente en elogios y atenciones hacia su persona y anotar tres tantos con los que este joven y menudo delantero de piel tostada y sonrisa ‘profident’ ha revolucionado la competición.

Ronaldinho ha sido uno de los últimos en pronunciarse sobre su joven y talentoso compatriota, de quien considera que atesora las condiciones y el potencial suficientes para suceder a Messi como el mejor futbolista del mundo. Antes lo hicieron, entre otros, Ronaldo, que a raíz de la consecución de la medalla de oro por parte de Brasil en los Juegos Olímpicos de Rio comentó que veía en Gabriel Jesús mucho de sí mismo y le auguraba un futuro prometedor, o Zé Roberto, antiguo compañero de vestuario en São Paulo, quien ha señalado que si por algo destaca el muchacho, ademas de por su técnica, velocidad y disparo, es por la extraordinaria madurez que demuestra a sus 19 años de edad. “No he visto a nadie más centrado en el fútbol que Gabriel Jesús”, ha llegado a reconocer un hombre que ha disputado más de un millar de encuentros a lo largo de su carrera, con todo lo que esto implica.

La principal responsable de su buena cabeza es la madre de la criatura. Vera Lúcia, que así se llama la mujer, se esmeró en todo momento en inculcar a sus hijos unos principios sólidos y educarlos en el respeto y la disciplina. Más si cabe en su caso, que no contó con una figura paterna en la que apoyarse para cuidar de Gabriel Jesús y sus tres hermanos, criados en una favela de Jardim Peri, un barrio humilde situado al norte de São Paulo en el que la delincuencia suele convertirse en una opción fácil a la hora de ganarse la vida y tratar de huir de la miseria. Ella es, según ha afirmado el propio jugador, su consejera, la administradora de su dinero y su peor crítica, la que no duda en llamarle al terminar el partido para reñirle si cree que no ha ayudado lo suficiente en defensa o no debería caer tanto en fuera de juego y ponerle de nuevo los pies en la tierra si la fama amenaza con cambiarle lo más mínimo. José Francisco Mamede, su entrenador en Pequeninos do Meio Ambiente —el club social fundado para que los niños tuviesen un sitio al que ir a jugar al fútbol en lugar de estar deambulando por las calles en el que empezó a dar patadas al balón— y dueño del Volkswagen Beetle que cada día de partido pasaba a recogerle para llevarle a jugar, es otro de los cómplices más tempranos de su éxito.

Sólo así se explica que Guardiola, un amante de la disciplina, insistiera tanto a Begiristain en que echara en el resto por el futbolista. Su empeño en adjudicárselo le llevó incluso a involucrarse personalmente en las negociaciones, estableciendo línea directa con Brasil para convencerle de viva voz de que su sitio, a pesar del mal tiempo y la comida, estaba en Manchester. Una muestra de interés suficiente para que este jugador con nombre de friki catódico se decidiera a abandonar Raticulín y marcharse al norte de Inglaterra, dispuesto a dejar la Coca-Cola —exigencia de su nuevo técnico— y triunfar en el fútbol europeo. Por lo pronto, este flamante ’33’ —como la mayoría de futbolistas brasileños, Gabriel Jesús profesa una intensa fe católica que demuestra públicamente luciendo en la espalda la edad de Jesucristo— estuvo a punto de dar la victoria a su equipo ante el Tottenham, firmó un tanto y una asistencia frente al West Ham, anotó un doblete que fue decisivo para imponerse al Swansea y parece haber relegado a Agüero al banquillo. Llegar y besar el santo.

14/02/2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s