Rubén Pardo

BETIS 16/17FIRMA DE BORJA LÓPEZ | Cuando la Selección española dominaba el mundo, a través de Xabi Alonso, Busquets y Xavi Hernández, ya se vislumbraba una nueva hornada de mediocampistas que hacían presagiar un futuro brillante para el fútbol español —Thiago, Koke, Illarramendi, Sergio Canales, Óliver Torres, Denis Suárez, Campaña, etc.—. Unos han llegado y se postulan como los estandartes del fútbol español y otros se han quedado hundidos en la decepción de un recuerdo que nunca llegó a ser. Rubén Pardo se encuentra en el camino que separa a ambos grupos. Desde su primera irrupción en la Real Sociedad, el juego de Rubén dejaba detalles de centrocampista acaparador de juego, de timón de barco. Sin embargo, aún no ha conseguido asentarse ni mostrar su mejor cara. Su oportunidad le llega con la cesión al Betis.

Víctor Sánchez del Amo necesita a Rubén Pardo y Rubén Pardo necesita a Víctor Sánchez del Amo. En el 5-3-2 que propone el entrenador, el centrocampista español se postula como las neuronas de la azotea. Las ideas del equipo en salida de balón pasarán por él, ya que es incisivo en el pase y con asiduidad suele recoger el balón en la sala de máquinas para romper líneas contrarias con circulaciones rápidas y directas. En complementación, será una pieza muy buena para el Betis y su llegada permitirá que Dani Ceballos adelante su posición en ese escalón del mediocampo, además de que tendrá un socio al que, por fin, pueda pedir y recibir el balón al pie, en lugar de al espacio. Donde más fuerte y preciso puede mostrarse Rubén Pardo es en los desplazamientos en largo, de modo que las apariciones de los carrileros se harán mucho más fuertes y peligrosas con esta cualidad del mediocampista. A menudo se veía a Durmisi y Piccini llegar a la línea de fondo buscando la llegada de un balón de tres cuartos de un Ceballos que buscaba la magia de un pase imposible. Pero ahora, con Pardo, esos balones pueden llegar desde distintas posiciones, bien sea en la salida o bien con un cambio de orientación a la otra banda. A priori, el Betis no estaba sondeando el mercado en busca de un centrocampista, pues contaba con Jonas Martin, Felipe Gutiérrez y Brašanac, pero sí necesitaba a un Rubén Pardo que no es que sea un jugador de grandes cualidades defensivas, pero sí que es inteligente y mantiene siempre su posición, algo que agradecerá el ímpetu de Petros.

Recién cerrado su fichaje, Alexis Trujillo comentaba en la televisión oficial del club que echaba en falta un aliado para Ceballos, alguien que se la pidiera al pie y no al hueco, como hacía el resto. Por tanto, es lógico pensar que el logroñés aterriza para potenciar y liberar al propio Ceballos. En el contexto de un encuentro favorable, los dos van a querer el balón. De hecho, en un partido de altos porcentajes de posesión suelen tocar una media de 80 balones por encuentro. Estadísticas en las que están muy parejos, aunque la diferencia es que Rubén se hará más fuerte en la precisión de la salida y la liberación del juego y Dani quedará libre y dispuesto para recibir o dar el último pase. Con Rubén Pardo el Betis debe mejorar la circulación de balón y el control de juego, pasando a ser un equipo preciso en la técnica.

vsda

La duda estará en ver si Rubén Pardo podrá ser ese compañero capaz de ofrecerse con asiduidad a sacar el balón y rasearlo, puesto que sus mejores partidos no han llegado cuando ha bajado a pedirla a la base de los centrales, sino más bien jugando en la línea divisoria. Al internacional sub-21 le gusta ver y jugar el fútbol de cara y no se muestra tan cómodo desde atrás, pero si Víctor consigue que Pardo sea ese jugador que reciba para eliminar la presión contraria y sumar en el ataque bético, formará un gran conjunto. La solución a este problema es simple. Tanto es así, que Víctor Sánchez del Amo viene trabajándola desde hace algún tiempo, y no es otra que los centrales avancen metros y arriesguen con el balón en los pies. Si Rubén Pardo se hace con la titularidad, los defensas lo agradecerán, debido a que ganarán un aliado a la hora de dibujar una posible línea de pase y otra vía de escape, una tarea que estaba siendo encomendada a Dani Ceballos; no obstante, en muchas situaciones el canterano no llegaba y era eliminado por el contrario rápidamente al perder su posición en tres cuartos, lo que provocaba intentar salir con un balón en largo de los pies de José Carlos, solución que se ha antojado nefasta. Incluso esta tarea puede ser encomendada a Rubén Pardo, con algún delantero, ya sea Sanabria o Álex Alegría, ejerciendo de imán a esos balones para bajarlos y contraatacar con rapidez.

Lo que está claro es que Rubén Pardo va a aportar nuevos y diferentes registros e incluso la posibilidad de mejorar otros. Ya sea como creador desde la base del juego, buscando el desplazamiento de balones largos para la carrera de los carrileros —recurso muy utilizado en los equipos de Víctor Sánchez del Amo— o buscando la efectividad a través de la posesión con aliados como Dani Ceballos o Rubén Castro.

Sea como fuere, lo que está claro es que Víctor Sánchez del Amo necesita a Rubén Pardo y Rubén Pardo necesita a Víctor Sánchez del Amo.

08/02/2017

Borja López es analista de fútbol nacional e internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s