La gran belleza de Gasperini

atalantaFIRMA DE FRANCISCO MARISCAL | El nivel de ese segundo escalón de grandes banquillos en el que se sitúan algunos técnicos italianos —bien por edad, bien por experiencia— tiene como máximo exponente a Gian Piero Gasperini. El técnico llegó a Atalanta este pasado verano con la estela del maravilloso trabajo realizado en el Genoa, donde su estilo tan personal dejó huella.

Con diez victorias en los estos primeros 18 partidos, los de Bérgamo son, sin duda, la revelación de esta Serie A. Y gran parte de culpa la tiene Gasperini. Tras un comienzo de campaña bastante irregular —hecho que se debe de tomar con tranquilidad, puesto que no es fácil asimilar a corto plazo la filosofía del entrenador de Grugliasco— el equipo comenzó a tener regularidad hasta el punto de cerrar el año a sólo tres puntos de la segunda posición, comandada por la Roma de Spalletti.

-¿ Cómo juega el Atalanta?

Gasperini utiliza su dibujo de cabecera, ese que ya se pudo ver en Palermo, Inter o Genoa. Un 3-4-3 en defensa que se transforma un 3-4-2-1 con balón, con los jugadores de banda buscando las zonas centrales. El gran mérito de Gasperini ha sido conseguir que su equipo defienda globalmente, un entramado en el cual hasta diez jugadores se quedan por detrás de la línea del balón cuando el rival posee el esférico. Su libreto emana sabiduría y, sobre todo, mucho estudio, de manera que su sistema defensivo es un claro exponente de ello. Una ocupación de espacios casi perfecta que se completa con las marcas individuales, que otorgan un efectiva defensa, tan vital para formar los cimientos de un equipo que más allá de las sensaciones, por plantilla e historia sus aspiraciones debían ser no sufrir para mantenerse.

Con balón, la característica principal de este Atalanta es la practicidad. El sistema permite que los carrileros puedan desarrollarse en campo contrario, siendo los principales efectivos a la hora de darle salida al balón desde atrás, puesto que la línea de tres de la zaga siempre encuentra un primer pase gracias a lo abierto que está el campo. En el medio campo se encuentra Kessie, el principal arma para desatascar a un equipo escaso de talento a la hora elaborar el juego desde la base. El marfileño, además de otorgar presencia física en defensa gracias a su incansable trabajo, es el encargado de hacer fluir las muchas veces inconexas posesiones de los de Bérgamo. Sus conducciones rompen líneas rivales y consiguen llevar el balón cerca de los puntas alcanzando el área rival con mucha más facilidad. Es en la parte ofensiva donde Gasperini concede más libertad para que sus jugadores, basándose en su imaginación, sean la magia del equipo. ‘Papu’ Gómez, Kurtić y Petagna son el tridente elegido por el técnico. Los dos primeros parten de los costados con tendencia a aparecer en los carriles centrales dejando así la banda a los carrileros, mientras que Petagna ofrece movilidad de forma incansable: se desmarca de manera permanente y habilita espacios para que se incorporen los interiores de la segunda línea. Dicha libertad permite a los puntas el intercambio constante de posiciones para desorganizar la defensa rival.

La dirección de campo del técnico es otro plus más dentro del estilo. Y es que Gasperini gana partidos desde el banquillo. Así, aunque el esquema comience en ese 3-4-3, no es extraño verle mutar hacia otras formaciones, y en más de una ocasión, durante los 90 minutos. Su capacidad para adaptarse al rival en función de cómo se desarrollen los encuentros le da al Atalanta mayor competitividad, si cabe.

Atalanta BC v SS Lazio - Serie A

-La columna vertebral:

a) Mattia Caldara:

Al imberbe central le costó asentarse en las alineaciones, pero cuando disfrutó de minutos su rendimiento fue tan alto que ya es un fijo en la zaga. A sus 22 años es, junto a Rugani y Romagnoli, el futuro defensivo de la Azzurra. Posee buen físico, envergadura y liderazgo, cualidades a las que, además, hay que sumar su capacidad para ser un arma más en ataque —ya ha hecho tres tantos en esta Serie A—. Gasperini ha encontrado a su cacique atrás, un hombre que junto a Massiello y Zukanović se han erigido en una de las defensas más seguras del campeonato italiano.

b) Franck Kessie:

El medio centro de Costa de Marfil está siendo una de la revelaciones no sólo de Italia, sino de toda Europa. Tras un buen año de préstamo en el Cesena, su presencia en el actual Atalanta es imprescindible, tanto en ataque como en defensa. Exuberancia física, zancada y buen golpeo —seis goles— son sus principales características. Con sólo 20 años aún tiene mucho margen de mejora, pero no es casualidad que ya se hable de que los grandes de Europa hayan preguntado por él.

c) ‘Papu’ Gómez:

El argentino está viviendo una segunda juventud de la mano de Gasperini. A su consabida calidad técnica, el técnico ha trabajado en su trabajo defensivo, lo que lo está haciendo de él un jugador más completo. Gómez pone su talento al servicio del colectivo, lo que le está llevando a encontrar esa regularidad de la que carecía en el pasado. Si algo destaca del, quizá, mejor jugador del Atalanta es su capacidad asociativa, su desborde y su claridad en el último pase.

Así las cosas, uno de los técnicos con mayor personalidad de toda Italia está volviendo a dibujar una de sus obras. Su ideario rezuma inspiración, creatividad y talento, unas máximas que están consiguiendo que en toda Europa se hable de la ciudad de Bérgamo.

26/12/2016

Francisco Mariscal es analista de fútbol y colabora con, entre otros medios, El nueve y medio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s