Cariño, he agrandado al niño

karanka_middlesbroughSERGIO MENÉNDEZ | Dijeron de él que no era más que un pelele, una marioneta a las órdenes de Mourinho. Le compararon con Macario, símil que permitía a sus detractores especular con la posibilidad de una relación ventrílocuo-sodomita con el luso, que, como si de José Luis Moreno se tratara, manejaría a su antojo las palabras y los movimientos de su títere metiéndole mano por el trasero. Le despojaron de toda personalidad, le negaron cualquier atisbo de carisma y redujeron los motivos de su elección para su puesto a su condición de magnífico pelota. Arrojaron toda suerte de dudas en torno a sus competencias como entrenador. Y, sin embargo, ahí le tienen.

Que la hazaña conseguida la temporada anterior por parte del Leicester o el dulce momento que atraviesan otros ‘outsiders’ del fútbol europeo y casos extraordinarios dentro lo extraordinario como el Nice o un recién ascendido Leipzig —sorprendentes líderes de las ligas francesa y alemana, respectivamente—, no impida subrayar la labor que viene desarrollando Aitor Karanka al frente del Middlesbrough. En su vuelta a la Premier League, el club se encuentra, después de 12 jornadas, decimoquinto en la clasificación con 11 puntos, sólo un paso en cuanto a posición y tantos por detrás de los vigentes campeones, por poner un ejemplo que ayude a contextualizar la situación del equipo y atribuirle el mérito que se merece. Especialmente después de aguantar el tipo en sus recientes visitas a Arsenal y City, choques a priori fáciles para los hombres de Wenger y Guardiola que, desafiando los pronósticos, se saldaron con tablas en el marcador y habían contribuido a labrar en torno a la niña bonita de Inglaterra una incipiente fama de ‘matagigantes’ que se ha visto matizada por su derrota de ayer frente al Chelsea.

Tampoco sería la primera vez que el técnico vitoriano y su ‘Boro’ dan la campanada ante un rival teóricamente superior. Ya lo lograron hace un par de campañas, en los dieciseisavos de final de la FA Cup de 2014, cuando el equipo, todavía en la segunda división inglesa, se impuso por 0-2, precisamente, a un Manchester City entonces conducido por Manuel Pellegrini. A punto estuvieron de hacer lo propio semanas más tarde, en los octavos de la Copa de la Liga, contra el Liverpool en esta ocasión, eliminatoria que únicamente se zanjaría tras el lanzamiento de 14 penas máximas por parte de cada conjunto en la que constituye la tanda de penaltis más larga de historia del torneo. Misma competición, misma ronda, pero un año después, se desquitarían a costa del Manchester United, al que vencieron por 1-3, también desde los once metros. Pero lo mejor estaba por llegar.

Su secreto está en una buena organización sobre el césped y la solidez defensiva. No podía ser de otra manera, tratándose de un discípulo de Mourinho. Solamente así, a base de un concienzudo y meticuloso estudio de sus contrincantes y una disposición oportuna y consecuente de sus futbolistas en el terreno de juego, Karanka se dio el gusto de clausurar ese curso ganando el órdago que se tiró el 13 de noviembre de 2013, fecha de su presentación como nuevo entrenador del Middlesbrough —el primero de nacionalidad no británica en la historia de la entidad— cuando, sabedor de que cogía un equipo en puestos de descenso a lo que sería una Segunda división B, prometió que en menos de dos años y medio lo devolvería a la máxima categoría. No está mal para un tipo sin idea ni carácter, ¿no?

El reto ahora es mantenerse. No en vano, hablamos de un club que en un abrir y cerrar de ojos pasó de perder contra el Sevilla la final de la Copa de la UEFA de 2006 a no jugar la Premier durante siete largos años. Para ese fin, Aitor Karanka, un tipo con la expresión de Rick Moranis, tiene a su disposición a un puñado de viejos conocidos de nuestra liga como Nsue, Barragán, Víctor Valdés o Negredo, el portentoso físico y la velocidad endiablada de Adama Traoré y la firme intención de agrandar su fama de ‘matagigantes’ en los encuentros que a lo largo del próximo mes de diciembre medirán a Karanka con Jürgen Klopp, primero, y Mourinho, su gran valedor en los banquillos, después.

21/11/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s