Rebelión en Niza

c14340JESÚS GUALIX | Han transcurrido ya diez jornadas desde que se puso en marcha la Ligue 1 y, de forma sorprendente, han aparecido equipos que se están rebelando contra la dictadura impuesta por el Paris Saint-Germain en los últimos tiempos. Uno de ellos es el Nice, la mayor esperanza de una ciudad que fue golpeada por el terrorismo islamista el pasado verano. Sus habitantes se agarran firmemente a su mayor ilusión, que nos es otra que conquistar un campeonato que no ganan desde 1959 y del que sólo han conseguido adueñarse en cuatro ocasiones, todas ellas en aquella maravillosa década de los 50. Únicamente los más viejos del lugar recuerdan esas gestas y anhelan que se vuelvan a repetir.

Parte del mérito de esta situación pertenece a Lucien Favre, su entrenador. Y es que el ex técnico del Borussia Mönchengladbach, que llegó para sustituir a Claude Puel cuando estaba sin equipo, desarrolla un fútbol dinámico, rápido y de ataque que le ha servido para triunfar en tierras germanas, tanto en Renania del Norte-Westfalia como en Berlín, ya que durante dos temporadas entrenó al Hertha. Así, con este juego alegre ha logrado encandilar al aficionado nicense haciendo funcionar a excelentes futbolistas que se creía que ya habían dado todo en su trayectoria y que aterrizaban en Niza para disfrutar del sol, la playa y las discotecas.

Buena prueba de ello son Dante, Belhanda o Mario Balotelli. El defensa brasileño, después de un exitoso periodo en el Gladbach y en el Bayern no tuvo mucha fortuna en el Wolfsburg, donde solamente logró permanecer una campaña. Con 33 años y mucho kilometraje a sus espaldas muchas voces apuntaban a que había llegado a Niza para engordar su cuenta de resultados, pero en realidad se ha convertido en el eje en donde se sostiene la zaga del líder de la Ligue 1.

Tras ser una de las estrellas de aquel Montpellier que se hizo con la liga del año 2012, Younès Belhanda emigró a Ucrania en busca de un mayor crecimiento, tanto personal como contractual. No tuvo suerte y ha pasado tres años en los que aportó poco (o nada) al Dinamo de Kiev. Su aterrizaje en calidad de cedido en la escuadra del Allianz Riviera está dando sus frutos y prueba de ello es que está recuperando su buen hacer y la calidad en su juego, esa que aupó a Montpellier a llevarse la mayor de las alegrías posibles.

De Balotelli poco se puede añadir que no se haya dicho ya. Las expectativas siempre han sido altas en torno a un delantero al que siempre le ha rodeado la polémica y la irregularidad en su fútbol. Capaz de lo mejor y de lo peor, Balotelli las ha tenido de todos los colores con los entrenadores que le han dirigido y que le han intentado llevar por el buen camino sin éxito. Cuando quiere, es el mejor, pero el problema es que la mayoría de las veces ni quiere ni pretende serlo. Su contratación despertó infinitas conjeturas sobre lo que haría en una ciudad donde campan a sus anchas el lujo y las grandes fiestas. De momento, el punta italiano está silenciando las voces que de primeras le acusaron de bajo rendimiento con lo que mejor sabe hacer: marcar goles. La pregunta es si, por fin, mostrará un nivel aceptable para un futbolista de élite y logrará hacer olvidar a un renacido Ben Arfa que emigró a París o si volverá a ser ese elemento díscolo que ha traído por la calle de la amargura a técnicos, aficionados e incluso a sus compañeros de club.

Por último es necesario mencionar a Alassane Pléa. El ariete natural de Lille ha comenzado de manera fulgurante su particular carrera por ser el máximo goleador de la liga francesa. Su triplete ante el Metz le coloca con seis tantos, codeándose con nombres como Cavani o Lacazette. El Villarreal ya estuvo interesado en firmarle en junio debido, sobre todo, a su alto potencial anotador, lo que dice mucho de lo que puede aportar a la escuadra nizarda.

De momento, el alto rendimiento del OGC Nice está sorprendiendo para bien al fiel hincha francés, que ve como aumenta la competencia en su torneo doméstico. Falta por ver si al final todo resulta ser un dulce sueño que terminará con la adaptación definitiva y la llegada de buenos resultados con Unai Emery en el banquillo del PSG o si, por el contrario, desde el sur galo se atreven a plantar batalla al todopoderoso Al-Khelaïfi hasta el final del curso.

26/10/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s