El hijo de la guerra

pionesistoSERGIO DE LA CRUZ | Un día de comienzos de febrero de 1995 una familia de Sudán del Sur —por aquel entonces sólo un proyecto de país instalado casi en la fantasía más que en la categoría de sueños realizables— veía nacer a su vástago en la vecina Uganda. Una historia más de las casi cuatro millones que a lo largo de décadas parió una tierra manchada con sangre y pólvora. Cientos de miles de hijos de la guerra, millones de refugiados que simplemente aspiraban a ganar semanas o meses, a que siguiera habiendo partido, el de la vida. Circunstancias que hacen casi imposible pensar en un futuro desahogado, lejos de las preocupaciones de un conflicto armado. Pero, de vez en cuando, surge el milagro, que adopta todo tipo de formas, incluso la de jugador de fútbol.

Un milagro con el ’11’ a la espalda y con todo un mundo por devorar es la definición que más se acerca a la realidad cuando hablamos de Pione Sisto, el hijo que nació en Uganda y se vio despojado de la Sudán que lleva en las venas. Uno de los proyectos más ilusionantes de un Celta que aún tiembla cuando piensa en la marcha de Nolito. Con toda probabilidad, no existen palabras exactas para explicar el sentimiento de una familia a miles de kilómetros de su hogar, sometida a un frío nunca antes vivido e inclemente y a una sociedad tan parecida a la suya como un cubito de hielo a un grano de arena. En esas circunstancias, con apenas dos meses, llegó Pione Sisto a Dinamarca. Como un ser extraño, como un refugiado político. Ahora es más danés que la sirena de Copenhague.

El aterrizaje de una prole de diez personas tan pintoresca debió ser todo un acontecimiento en Herning, una ciudad que a finales de los 90 rondaba los 40.000 habitantes. Eran Pione, sus padres y sus siete hermanos. El bebé de dos meses creció y se fue adaptando. En el ejercicio de mimetización adoptó el gusto por el balón, y tan rápido como abandonó su continente fue derribando barreras en el fútbol de Dinamarca. Con 18 años debutó en primera división en el Midtjylland y se consagró como mejor jugador del año. Con 19 ganó para el equipo de la ciudad su primera Superliga y debutó con la Selección danesa. A los 20 ya fue tanteado por el Celta, que al curso siguiente no le dejó escapar. En tan solo cuatro años Pione había pasado de debutar en una liga menor a desembarcar en España como una de las promesas del fútbol danés y europeo.Y a hacerse con la titularidad en un equipo que regresa a Europa tras más de una década.

Casi de forma natural, el extremo se ganó el hueco que dejó Nolito, ahora peleado con el inglés en Manchester. De momento, es uno de los motivos de esperanza para un Celta que aún debe exigirse mucho más. Ante el Espanyol, Sisto se estrenó con un golazo que le definió como el futbolista vertical, rápido, con desborde y llegada que es. Una carrera de más de 50 metros en el tiempo de descuento para ajusticiar a los de Quique Sánchez Flores y para demostrar que ha venido dispuesto a quedarse.

Al sursu-danés —permitan el juego de palabras— se le aplaude en Balaídos casi como a un canterano, y Sisto se siente como en casa, aunque esté lejos, lejísimos de la suya, y a la vez sea muy consciente de sus orígenes. Por eso viajó al país que se vio obligado a abandonar cuando era un bebé y pudo beber de la forma de ser de los que debieron ser sus vecinos. Por eso sus padres hicieron de su convocatoria con Dinamarca un fenómeno viral al acudir disfrazados con motivos tribales. Porque, a pesar de ser danés adoptado y más que probable vigués postizo, uno nunca debe olvidar lo que fue. Y cuando dribla rivales o revienta el balón, Pione tiene muy en mente que es un hijo de la guerra en un terreno de juego.

30/09/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s