Vivir sin Lucas

JULIÁN CARPINTERO | Pronunciar su nombre equivale a retroceder casi una década en el tiempo, cuando Arsenal y Liverpool se encontraban en cuartos de la Champions en eliminatorias frenéticas en las que parecía un pecado marcar menos de diez goles. En aquella vorágine de fútbol ofensivo, de balones que sobrevolaban las áreas y contragolpes en estampida, él siempre era el artificiero con el que Rafa Benítez buscaba hacer saltar por los aires a los Touré, Gallas y compañía. Y normalmente lo conseguía. Sin embargo, cinco años después de salir por la puerta de atrás de la élite europea, Ryan Babel ha aterrizado en Riazor buscando recuperar una parte del eléctrico fútbol que tan buen sabor de boca dejó en aquellas lejanas noches de 2008.

Puede parecer una obviedad, pero la marcha de Lucas Pérez al Arsenal ha convertido a la delantera del Deportivo en un agujero negro. Porque el punta coruñés no sólo aportaba goles —17 la temporada pasada—, sino que sus caídas a banda daban apoyos y abrían huecos para la llegada de las segundas líneas, su inteligente interpretación del contexto le hacía elegir siempre la mejor opción de pase, su velocidad en carrera le permitía vivir al límite del fuera de juego y buscar los desmarques y su gran definición con ambas piernas fue vital en la gran primera mitad del curso anterior con Víctor Sánchez del Amo en el banquillo. Además de todo, Lucas sabía lo que era el Deportivo porque lo había vivido desde niño y la afición blanquiazul se identificaba con él. Era un líder. Y, sin él, Garitano ha visto cómo su camino en el banquillo deportivista se volvía mucho más escarpado. De hecho, tuvo que ser un gol del propio Lucas en el minuto 87 el que diera al Depor su —hasta el momento— única victoria en Liga frente al Eibar en la primera jornada.

Bien es cierto que la nómina de delanteros que Garitano tiene a su disposición no es ni la mejor ni la más extensa de LaLiga, pero eso no quita para que hayan podido ofrecer alguna solución más en ataque. Especialmente Florin Andone, por el que el Deportivo pagó cuatro millones de euros al Córdoba para hacerse con los servicios del máximo goleador de la Segunda división gracias a sus 21 tantos. Andone, que ha sido titular en tres de los cuatro encuentros, ha exhibido su movilidad mostrándose voluntarioso, pero sus fallos en la definición le han impedido estrenarse como goleador blanquiazul, una circunstancia que ha lastrado a los de Garitano ante Betis, Athletic y Alavés. Peor suerte ha tenido Joselu. El espigado ariete formado en las categorías inferiores del Celta, que llegó cedido el último día de mercado desde el Stoke —después de que Álvaro Vázquez se decantara por regresar al Espanyol cuando lo tenía hecho con la Dirección Deportiva que encabeza ‘Tino’ Fernández— sufrió un esguince de rodilla en su debut contra el Athletic a causa de una entrada de Raúl García que le mantendrá de baja hasta finales de noviembre. Sin él, los coruñeses pierden pegada, poderío aéreo y capacidad para fijar a los centrales. Así las cosas, el tercer atacante puro del equipo, el joven colombiano Marlos Moreno, únicamente ha jugado 80 minutos y su adaptación al fútbol español puede ser un problema. Ante este panorama, y con las despedidas de Fede Cartabia, Luis Alberto y Oriol Riera —que el año pasado sumaron 11 goles entre los tres— sólo Mosquera ha sido capaz de ver puerta acompañando a Lucas a la espera de que los Bruno Gama, Carles Gil, Borja Valle o Fayçal Fajr sean capaces de soltarse cara a puerta.

ryanbabel

Es por eso que hace justo una semana ‘Tino’ Fernández sorprendía a propios y extraños anunciando el fichaje de Babel para los próximos tres meses y medio. Una incógnita de proporciones descomunales después de pasar por el Hoffenheim, regresar al Ajax, resucitar en el Kasımpaşa turco y brillar en los Emiratos Árabes. No en vano, las preguntas en torno a Babel, que en diciembre cumplirá 30 años, se cuentan por decenas. ¿Seguirá teniendo esa arrancada explosiva que le hacía tan difícil de marcar? ¿Conservará el instinto que le hacía ser letal cuando pisaba área? ¿Está en condiciones de pelearle el puesto a Andone? ¿Aún tiene nivel para jugar en la liga más técnica e imprevisible del mundo? ¿Tomará el ejemplo de Boateng en Las Palmas o será un clon del van der Vaart que fichó el Betis? En definitiva, ¿hay algo que el Ryan Babel de 2016, que desembarca en Riazor de vuelta de todo, pueda aportarle a un Garitano tan necesitado de puntos y que lleva tres partidos sin celebrar un gol? En este sentido, no es una frase hecha decir que el reloj corre en contra de Babel —cuyo tránsfer llegó en el día de ayer—, ya que si quiere convencer en La Coruña y relanzar su carrera tiene sólo 100 días.

21/09/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s