Cambio de cromos

Garay-MangalaFIRMA DE FÁTIMA MARTÍN | La llegada del mes de septiembre está marcada por la vuelta al cole. Colas en las papelerías para adquirir los libros de texto, el olor a madera de los estuches abigarrados con los nuevos lápices de color y el álbum de la Liga esperando inquieto en las mochilas de todo el país a la espera del primer día de clase. En la era de las nuevas tecnologías y del fútbol negocio, estas viejas tradiciones permanecen imperturbables. La colección de las grandes estrellas del fútbol español llenará cientos de minutos de recreo o de parque a lo largo del curso con la liturgia del cambio de cromos repetidos y la búsqueda desesperada del jugador imposible. Tal es la ilusión que desbordan los niños con este pasatiempo que parece haber contagiado a Suso García Pitarch, Director Deportivo del Valencia, que dejó para la recta final del mercado de fichajes la reconversión de su línea defensiva —con la inestimable colaboración de Gestifute y Jorge Mendes, por supuesto— tras la sonada marcha de Mustafi rumbo a la Premier.

El cromo de Mustafi ha adornado ya álbumes de la Bundesliga, la Serie A y la Liga. Con apenas 24 años, el ex defensa ‘ché’ ha hecho kilómetros y ha aprendido idiomas suficientes como para asentarse en la élite como ‘gunner’. Al menos esa parece ser la apuesta del Arsenal, que le ha convertido en el noveno fichaje más caro del recién cerrado mercado de fichajes. El internacional alemán llega a Londres con el reto de exhibir lo que ha crecido en España en conceptos como la colocación o la agresividad  sobre el terreno de juego. Más cuajado como futbolista, tendrá la oportunidad de demostrar que está preparado y tiene la personalidad suficiente para liderar una zaga siempre discutida como la de Wenger, cuyas vías de agua deberá cerrar si quiere estabilizarse en puestos Champions. Por demás, su fiabilidad en el juego aéreo no tardará en hacer las delicias de las gradas del Emirates.

La dupla Mangala-Garay, los últimos adhesivos impresos en la fábrica de Panini, habrá de llenar el agujero negro abierto por la marcha de Mustafi en la zaga ‘ché’, que parece sufrir anemia desde la marcha de Otamendi rumbo al Etihad la pasada campaña. El idilio del Valencia con Mangala viene de tiempo atrás. Braulio Vázquez, ex Director Deportivo blanquinegro, ya trató de hacerse con los servicios del franco-congoleño tras su segunda temporada en Oporto. También pudo recalar en Mestalla la pasada campaña, puesto que el Manchester City ofreció al Valencia la opción de rebajar el precio del citado Otamendi con el traspaso de Eliaquim, aunque el futbolista prefirió permanecer en la Premier para tratar de demostrar a Pellegrini que podía luchar por la titularidad con el argentino. En la capital del Turia, Mangala tendrá que convertir tales expectativas en realidades y demostrar que el zaguero que deleitó a propios y extraños en Do Dragao no se ha diluido para siempre en la memoria de los amantes del fútbol. Mestalla lleva soñando con la llegada de un defensa que imponga su poderío físico, su velocidad y su energía sobre los arietes rivales desde la marcha de Angloma. Si lo consigue, no tardará en convertirse en uno de los ojitos derechos de su nueva hinchada.

Bien distinto es el rol que deberá desempeñar Ezequiel Garay en Mestalla, a pesar de que en el aspecto físico no tiene mucho que envidiar a su nuevo compañero. Sin embargo, el reto de Garay será liderar la defensa ‘ché’, convertirse en el corazón que sigue palpitando cuando todas las luces se apaguen. Porque ese es el papel que han desempeñado los compatriotas que le han antecedido en su demarcación, nombres como Pellegrino, Ayala o el propio Otamendi. Una misión de dimensiones mastodónticas para un defensa señalado por su falta de carácter. La afición valencianista no tiene piedad con los ‘pechos fríos’, aunque el estrepitoso fracaso de Abdennour como gran fichaje en defensa le pone el listón a una altura asequible. A poco que saque a relucir lo mejor de su técnica y de su anticipación superará las expectativas. Un plus de liderazgo, sin embargo, daría una lección a todos aquellos que le calificaron como eterna promesa tras su paso por Real Madrid, Benfica y Zenit. A sus 29 años, tiene en su mano la opción de convertirse en una de las estrellas de la Liga o quedarse relegado a los últimos puestos del mazo de cromos en la mochila de los aficionados más jóvenes del deporte rey.

04/09/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s