Pellegrino

PellegrinoFIRMA DE FRANCISCO JAVIER ROLDÁN | Con una nómina de fichajes amplísima y de verdadera importancia, el retorno del Alavés a Primera división es, sin duda, esperanzador. Comenzando por el entrenador, Mauricio Pellegrino, el equipo ha reforzado todas sus líneas, sumando cualidades técnicas y conceptos tácticos a partes iguales. En base a la plantilla formada, los aficionados vitorianos esperan un año de buen juego que les permita vivir alejados de los puestos de descenso y conseguir el objetivo de la salvación de manera eficaz.

La primera jornada quizá no sirva como indicativo de lo que puede llegar a verse en los blanquiazules a lo largo de la competición. La visita al Vicente Calderón, uno de los estadios más difíciles de asaltar en los últimos años, obligó a Pellegrino a formar con un once táctico y ordenado, seguramente alejado de la idea inicial que tiene para los suyos, dejando la juventud, inexperiencia y la calidad de muchos de los recién llegados al margen de la alineación.

El argentino optó por un 4-4-2 claro, con una pareja de medios centros de eminente rigor y seguridad, compuesta por el capitán Manu García y el titular con Colombia en la Copa América Centenario Daniel Torres, ambos actuando como ejes del sistema. Las bandas pasaron a ocuparlas dos medias puntas en labores circunstanciales de extremos, los también recién llegados Edgar e Ibai Gómez, quedando el gol a cargo de la dupla formada por Toquero y el internacional serbio Krsticić, ‘todocampista’ usado esta vez como segundo delantero, a fin de aprovechar su intensidad y potencia en posibles disputas aéreas y contraataques. El plan era claro: esperar replegados, juntar líneas y cerrar vías de pase, estrechar el campo y aprovechar los errores del rival para salir con velocidad, bien en envío directo a la pareja ofensiva bien sirviendo el esférico en transición a Ibai o Edgar para ganar metros en conducción y buscar el tiro lejano o el pase filtrado a los rematadores.

El empate 1-1 final acabó por dar la razón a Pellegrino en clave de rentabilidad, pero no así en lo referente al juego exhibido, cuya fluidez se echó en falta. Se prevé que en las futuras jornadas el equipo vaya modelándose y variando a un sistema más parecido al 4-3-3 o al 4-2-3-1 con la entrada de piezas que sumen calidad y dominio a los partidos. La línea defensiva parece que se asentará, con Alexis como central corrector y Feddal algo más posicional, siendo Kiko Femenía y Raúl García los laterales, dos jugadores de ida y vuelta constante. Los fichajes Vigaray, Theo Hernández o Pantić, así como los experimentados Dani Estrada y Laguardia, deberán esperar su momento.

Sin embargo, del pivote en adelante la variedad de opciones con las que cuenta el entrenador argentino se multiplican y se prevén cambios según el rival que tengan enfrente. Camarasa, por su experiencia en Primera con el Levante y su compensación técnico-táctica, debería de convertirse en un fijo a poco tardar, sustituyendo a uno de los medios centros o acompañándolos para formar una zona ancha con dos interiores en un hipotético 4-3-3. La participación de dos de los jugadores más ilusionantes e imaginativos, los jóvenes llegados en cesión, Marcos Llorente —procedente del Real Madrid Castilla—y Manu García —del Manchester City— se espera progresiva. Su falta de bagaje en la máxima categoría, que probablemente les genere cierta inseguridad en sus primeros partidos como guías de su equipo, deberá ser compensada con la acumulación de minutos en compañía de los veteranos. Así las cosas, Pellegrino debería saber sacar lo mejor de tales diamantes en bruto, porque en su inclusión e influencia se basará en gran parte la manera de jugar del equipo.

El frente de ataque ha sido la zona más —y mejor— reforzada. El nivel de todos los futbolistas ofensivos da un auténtico plus de calidad al equipo, un salto que tendría que servir para elevarlo y hasta igualarlo a las plantillas de la zona media-alta de la tabla. A los ya citados, Ibai, Edgar o Krsticić hay que añadir las figuras de Deyverson, Sobrino y una de las sensaciones de la última Eredivisie con el NEC Nijmegen, Christian Santos. El venezolano de 28 años, que ya debutó en el estreno saliendo desde el banquillo, es la mayor de las apuestas alavesistas. 17 goles en su última campaña, 23 en la anterior y un excelente juego de área al primer toque tanto de cabeza como con su delicada zurda hacen de él un delantero centro nato capaz de ver puerta desde todas las posiciones cercanas al marco. No en vano, en la variación del dibujo una alternativa clave será la del mediapunta central Deyverson. El brasileño ya exhibió sus virtudes detrás de un ‘9’ el año pasado en el Levante y, sin duda, encajará a la perfección cuando Pellegrino decida usar el 4-2-3-1 al que, seguramente, tenga que recurrir. Otra de las jóvenes apuestas llegadas desde las islas británicas es el que fuera canterano del Real Madrid Rubén Sobrino, cedido por el Manchester City. De los puntas con los que cuenta la plantilla quizá sea Sobrino el que más capacidad de actuar al espacio ostenta. En partidos estirados, el ex del Girona y la Ponferradina podría sustituir a alguno de los delanteros que formen de inicio, variando así la manera de incidir sobre las defensas rivales.

De tal manera, estas son las opciones de Pellegrino para la campaña 2016/17. Las expectativas son altas y la confianza en su valía desde los banquillos, ciega. Sólo queda seguir de cerca al cuadro vitoriano y comprobar si las ilusiones despertadas se basaron en argumentos sólidos.

28/08/2016

Francisco Javier Roldán es redactor en www.vavel.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s