Nani

naniMARIO BECEDAS | Hay jugadores que prometen mucho, que son el nuevo Cristiano Ronaldo cuando el ‘viejo’ es casi un adolescente aún y que cuando te giras y miras de nuevo ya tienen casi 30 años, acaban de ganar una Eurocopa y recalan de vuelta de todo en un extraño Valencia siempre en construcción. Es el caso de Luís Carlos Almeida da Cunha, más conocido por todos como ‘Nani’ y por José Antonio Luque como ‘Naní’. Un niño nacido en Cabo Verde que emigró con sus padres a Lisboa hasta que se quedó sin ellos. Primero fue el progenitor, que se fue a unas vacaciones de las que nunca volvió. Después fue su madre, que huyó de todo en dirección a Holanda. Sólo le quedó su tía Antonia, con la que él y sus hermanos aprendieron a sortear los disparos en el problemático barrio capitalino de Amadora. Allí fue donde su hermana le puso el apelativo que ahora detenta y donde su hermano mayor le enseñó todos los trucos de fútbol que, todavía como un crío, quiere poner en práctica allá donde va.

En este contexto fue en el que, de repente, media Europa y Alex Ferguson le vieron avanzar como una exhalación por los costados del Sporting de Portugal. Muchos creyeron que corría hacia la gloria, pero él trotaba huyendo del estigma que todos le ponían encima: ser el sustituto natural de Cristiano. Tan caprichosa será la existencia que cuando el United sacó la chequera y se lo llevó a los predios mancunianos, Nani estuvo varios meses viviendo en la casa de un Cristiano ya adaptado al entorno. Fue como un hermano mayor —sólo se llevan un año de diferencia—, una imagen que aún se traslucía este verano en la última Eurocopa, viendo las complicidades entre ambos. Sería en Old Trafford donde Nani quedaría en gaseosa. Unas carreras prodigio que congelaron a las defensas de la Premier y un bajón posterior que le dejó prácticamente pensionado en el Fenerbahçe.

De ese extraño retiro dorado que a veces parece la liga turca le ha sacado el Valencia de Peter Lim y Jorge Mendes. Sin ser este último su representante, estiró el brazo lo suficiente hasta poner al extremo luso corriendo entre los conos de Pako Ayestarán. Reveladora es la reciente entrevista en MARCA en la que Nani reconoce haber vivido semanas de ansiedad esperando a que desde Mestalla volvieran a marcar su teléfono. Más dura parecía la caída. Ahora, revalorizado tras el entorchado ganado por Portugal y considerado estrella del equipo ‘ché’, Nani emprende una temporada en la que no se sabe si el míster le volcará al extremo o le pondrá de segundo delantero, algo que tan buen resultado le dio a Fernando Santos en Francia. Cuando nos volvamos a girar un instante, sabremos si hemos hecho bien obviándole en el Comunio.

10/08/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s