Gaitán

NicoGaitánFIRMA DE IMANOL ECHEGARAY | Se presentaba el Atlético de Madrid ante su público en Champions League. En la primera jornada de la fase de grupos habían vencido con comodidad al Galatasaray en Turquía. La visita del Benfica era el preludio que mediría a los que, a priori, iban a jugarse el primer puesto. Los rojiblancos, aquella noche de azul, tuvieron un encuentro bastante inestable en cuanto a juego. Se adelantaron con gol de Correa, pero entonces el mando del partido fue a parar a los pies de Nicolás Gaitán. Y, a sazón, todo se dio la vuelta. Primero, con una volea ante la que nada pudo hacer Oblak. Después, con una galopada marca de la casa tras dejar sentados a tres rivales y un envío precisó al corazón del área que Guedes no desaprovechó para marcar el definitivo 1-2. Finalmente, el Atlético conseguiría ser primero, devolviendo el mismo resultado en Da Luz, pero ese 30 de septiembre de 2015 el argentino dejaría su sello en la que sería su futura casa, el Vicente Calderón.

Porque tampoco hay que entrar en detalles sobre qué clase de futbolista es Nico. Bastaría con ver los 90 minutos de aquel partido para saber qué puede aportar a Simeone y qué ha llevado al técnico rojiblanco a querer hacerse con los servicios de su compatriota. A su indudable calidad técnica y a su formidable golpeo de balón habría que añadirle un plus que hace que la contratación del ex del Benfica cobre sentido: trabajo. Futbolista de ida y vuelta, Gaitán posee un recorrido que abarca toda la línea de cal, principalmente la izquierda; además, su indudable condición de llegador —sus números goleadores mejoran a los de Yannick Carrasco—, no chocan con la autoimposición de entregar su ego a Simeone para ponerlo a disposición del grupo. Suerte imprescindible para jugar a las órdenes de Diego Pablo.

Su llegada, en principio, está pensada para que pelee por un puesto con el extremo belga. Bien juegue el Atlético con un 4-3-3 o un 4-2-2, esa parece la realidad. Con Griezmann y Fernando Torres —o el ansiado y esperado ‘9’— arriba y Koke por detrás de los delanteros, resulta lógico pensar que la otra plaza estará en la pelea entre Carrasco y Nico. Los dos son futbolistas de características similares y ambos tienden a mejorar su juego en el sector izquierdo del ataque —Yannick se ha quejado especialmente de esto jugando con Bélgica, al arrancar muchos encuentros lejos de esa zona—. Pero no es condición sine qua non para, en según qué circunstancias, no se pueda ver a ambos sobre el terreno de juego a la vez. Ya sea con cada uno en un extremo o con Carrasco de segundo punta.

Lo único cierto para el Atlético es que con este fichaje Simeone puede mover y moldear alineaciones y planteamientos de una forma más jugosa, dotándole al banquillo de mayor presencia y mejores nombres. Con Gabi, Saúl, Koke y Griezmann como teóricos titulares indiscutibles, el argentino tiene dos posiciones a cubrir entre Tiago, Thomas, Carrasco, Gaitán y Torres, si es que no llegara el mencionado ‘9’. Más defensivo o más ofensivo, más posicional o más atrevido, la llegada del extremo argentino deja entrever que cada entrenamiento será una guerra en la lucha por ser de la partida. Y ya se sabe que eso, en cualquier vestuario —si se sabe gestionar— es un arma positiva.

01/08/2016

Imanol Echegaray es periodista colaborador de Perarnau Magazine y estoesatleti.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s