Umtiti

SamuelUmtitiFIRMA DE ANDRÉS ONRUBIA | El Barcelona cerró a principios de julio el fichaje de Samuel Umtiti, central del Olympique Lyonnais y que hasta hace bastante poco no sabía lo que era enfundarse la zamarra de la Selección francesa. De origen camerunés, Umtiti ha vivido un verano soñado. Primero, porque el Barcelona anunció su fichaje mientras se encontraba concentrado con Francia en la Eurocopa y, segundo, porque jugó de titular los últimos tres partidos de Francia —de hecho, debutó en cuartos ante Islandia— en las eliminatorias de un torneo que perdió en la final y en el que dejó ver algunos de los pocos defectos que tiene como defensa.

Tras la marcha de Bartra al Borussia Dortmund era evidente que el Barcelona tenía que buscar un perfil similar al del ya ex central blaugrana. Un defensa que aunara juventud, que tuviera carácter y que aglutinara galones en sus botas. Bailly se marchó al United por 40 millones y el mercado no dejaba muchas más opciones para fichar. Fue entonces cuando Umtiti, seguido por el Barcelona desde 2012, dejó claro que quería salir del Olympique Lyonnais, o lo que es lo mismo, abrió la puerta a un Barça que pagaría por él 25 millones de euros, un precio a priori razonable para lo que han desembolsado ciertos clubes por centrales en los últimos años de mercado —Bailly, por ejemplo, le ha costado 40 al Man United—. Por ello, el reto para Umtiti es demasiado grande.

Además del precio que ha pagado el Barça por el francés, Umtiti tendrá que superar un eslabón en los últimos años para el Barça: la de rebasar los 100 partidos como jugador culé. Son ya 14 los centrales que ha fichado el Barcelona en los últimos 16 años, gastándose 196 millones de euros y de los cuales únicamente de Boer, Márquez y Piqué pudieron superar la centena de partidos, datos que evidencian de forma abrumadora que ser central en el Barcelona no es, ni mucho menos, una tarea sencilla.

-No se parece a Abidal

Una de las comparaciones que la siempre quisquillosa prensa española realizó tras anunciarse el fichaje de Umtiti fue la de comparar al del OL con Éric Abidal. Cierto que tenían una trayectoria similar —ambos salieron de la cantera del Lyon y llegaron a ser capitanes a edades imberbes—, pero más allá de ello, sus características no son pares. Umtiti es central puro, contundente al corte y un jugador que tácticamente es singular.

Es cierto que ha disputado algún encuentro de lateral izquierdo, pero, en éstos, demostró que su capacidad de incorporarse al ataque es limitada y, que además, reacciona muy tarde a la hora de ir al corte en el uno contra uno ante un extremo versátil o rápido. Abidal, por su parte, llegó al Barcelona como uno de los mejores laterales izquierdos de Europa y, tras reconvertirse en central en ciertos encuentros con la Selección francesa, se acoplaría al puesto de central con Guardiola, realizando grandes actuaciones. Aun así, el esplendor de Éric Abidal llegó como lateral y el de Umititi debería ser como central, aunque en algún momento puntual podría actuar de lateral, un puesto en el que le marcó al Tottenham el mejor gol de su carrera en la Europa League 2013. Aun así, sería raro verle en dicha demarcación con Jordi Alba y Digne por delante. Por ello, no hay comparación que sirva entre Abidal y Umtiti.

-Buena salida de balón

Como era de esperar, el Barcelona ha fichado a un central que entre sus mejores cualidades está la de sacar la pelota jugada. Umtiti ha mejorado muchísimo en esta faceta, ya que en sus primeros años en el OL, cuando Garde le dio la oportunidad, era un defensa nervioso que aglutinó algún error que otro en campo propio —uno de sus fallos es el de la concentración—, pero con el paso de los años consiguió pulir paulatinamente su déficit más marcado hasta convertirse en un alivio para el Lyon a la hora de concentrar grandes ratios de posesión.

Fuerte, estirado, la zurda de Umtiti ha sido una de las más completas de los últimos años en la Ligue 1. No sólo es un seguro para sacar la pelota jugada, sino que en sumas ocasiones ha filtrado pases verticales dejando a los mediapuntas de su equipo en posición bastante favorable para encarar a sus rivales o filtrar un último pase. El desplazamiento en largo es otra de sus virtudes. Umtiti tiene una fuerza muy definida, claro está: es de origen africano y su tren inferior es superior a los demás, por lo que no se descarta que sea el jugador que busque los cambios de orientación y los pases largos a la espalda de los laterales rivales cuando al Barça le vayan a presionar a campo propio.

-Rápido al corte y muy agresivo

Umtiti no es un defensa que sea tranquilo por definición. Su ansia de realizar un corte le ha llevado a sufrir bastante en sus primeros años como profesional, a tal punto de estar al riesgo de la expulsión en diferentes tramos del partido. Es un defensa rápido al corte y bastante agresivo, contexto que tiene sus pros y sus contras. En la pasada Eurocopa se pudo ver al Umtiti que tenía que realizar un corte justo después de que su marca tocara la pelota, algo que perjudicó a Francia, ya que con Éder Portugal encontró a un delantero que supo aguantar la pelota, cubrir el esférico de maravilla con el cuerpo y no dejar a Umtiti una sola posibilidad de ganarle la posición. Samuel sufrió muchísimo en la final tras la entrada de Éder y, sin duda, es un jugador que ante futbolistas de gran envergadura no suele salir victorioso.

A pesar de ello, la agresividad de Umtiti es un aval para el Barça. En un equipo que ataca con una defensa adelantada, la rapidez  y la agresividad del central le suponen a Luis Enrique un plus a la hora de rotar, a sabiendas de que Mascherano es un defensa idóneo para cubrir la espalda de Piqué y para achicar metros en muy poco tiempo. Umtiti tiene eso y, además, no es un defensa al que le suelan coger muchas veces la espalda por partido. Para más inri, llegaría bien a las coberturas de su lateral —Jordi Alba o Digne—, posibilitando las subidas constantes sin atender a la espalda de los laterales que jueguen con él. En el Lyon este matiz se pudo observar con Bedimo, quien fuera decisivo con Garde y a la postre con Fournier. Un aval para las recepciones defensivas y para cubrir la espalda de sus compañeros.

-Experiencia a raudales

Uno podría dudar de la experiencia de Samuel Umtiti por sus 22 años, pero lo cierto es que es un central que ya ha jugado, y con autoridad, en las dos competiciones europeas —Europa League y Champions— y que, además, ha ganado títulos importantes con el Lyon, tales como la Coupe de France en 2012 o un meritorio segundo puesto en las dos últimas temporadas en Ligue 1 siendo una pieza clave.

De este modo, el Barcelona ha fichado a un central que si pule ciertos fallos, que son puntuales, podría convertirse en uno de los mejores de Europa a largo plazo. El tiempo nos dirá si es un nuevo Chygrynskiy o si se convierte en un emblema como fueron otros franceses como Thuram o Abidal.

25/07/2016

Andrés Onrubia es periodista experto en fútbol francés redactor,

entre otros, de Perarnau Magazine.

Anuncios

One thought on “Umtiti

  1. Pingback: Apuesta Umtiti | En un momento dado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s