Ledley

joe_ledley_1_recortadaSERGIO MENÉNDEZ | Fin de la historia para Gales. Parece como si la conquista de la Premier League por parte del Leicester hubiera acabado con todas las opciones de que otra ‘Cenicienta’ se hiciera con un gran título en 2016. Así se demuestra a la luz de los acontecimientos recientes en esta Eurocopa, que a lo largo de la última semana ha despedido a Islandia y la selección dirigida por Chris Coleman en la que constituía la primera participación de ambos países en la competición. A diferencia de los humildes y esforzados vikingos, que se han confirmado como la revelación entre las revelaciones y se han ganado el corazón de los aficionados a base de fútbol a tiempo parcial ejecutado con honestidad y determinación y fueron apeados por Francia en cuartos, los galeses disfrutaron incluso de la posibilidad de disputar un puesto en la finalísima del domingo en París. Lo hicieron después de volver a contradecir los pronósticos e imponerse por 3-1 a Bélgica, eterna promesa que nunca se acaba de cumplir. Una victoria que pilló por sorpresa a sus propios jugadores, que ni en sus mejores sueños se habrían imaginado alcanzar las semifinales.

Es el caso, por ejemplo, de Joe Ledley, ese futbolista con hechuras de estibador que ha formado junto a Joe Allen y Ramsey en la medular de Gales. Aunque sus dos palmos de espesa barba o los 10 metros que le recorren de hombro a hombro y un estilo de juego caracterizado por la dominancia de su portentoso físico deberían ser suficientes para identificarle, igual fue su bailecito en el césped y los vestuarios del Pierre-Mauroy de Lille después de derrotar a Bélgica lo que más reconocimiento le ha otorgado en la memoria del espectador. Y es que el jugador del Crystal Palace ha sido uno de los principales afectados por el brillante, pero inesperado papel, que su selección venía desempeñando en la presente edición de la Eurocopa hasta su choque del miércoles ante Portugal. De hecho, sus planes para estas dos primeras semanas de julio no pasaban precisamente por Lyon, sino por Ibiza, en donde Joe Ledley debería haber aterrizado hace varios días para rematar los preparativos de su boda con Ruby May Ridgeway, su prometida y madre de sus dos hijas, inicialmente prevista para… mañana.

No ha sido el único, sin embargo, al que la enorme labor de Gales ha obligado a cambiar su idea original para cuando se llegara a estas alturas del calendario. A Neill Taylor, sin ir más lejos, se la trastocaron desde el pasado 30 de junio, fecha en que Beyoncé celebraba un concierto en Cardiff al que tenía previsto acudir con su mujer. Total, de clasificarse para las eliminatorias, lo habrían hecho como segundos de grupo, lo que supuestamente les emparejaba en octavos de final con una grande, por lo que una victoria en esa ronda era prácticamente imposible. Chris Gunter es otro que ayer mismo, el día después de su encuentro frente a Ronaldo y compañía, tendría que haber asistido a una boda en México, aunque en este caso fuera la de su hermano. Benditos contratiempos para una selección que, como ‘amenazaba’ el propio Joe Ledley, no ha hecho más que sentar unas bases de cara al próximo Mundial. Por lo pronto, independientemente de lo que suceda dentro de dos años en Rusia, lo que sí se puede decir es que Ledley, que como tantísimos otros compatriotas y compañeros de profesión es un profundo admirador de Ryan Giggs, ha acumulado ya una buena anécdota que contarle a sus futuros nietos de lo que significa disputar una Eurocopa con Gales.

08/07/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s