Zaza

JULIÁN CARPINTERO | Corría el pasado mes de febrero cuando la Juventus de Allegri recibía en Turín a un Napoli que se presentaba como una seria alternativa a romper la dictadura ‘bianconera’ de los últimos años en la Serie A. Después de un comienzo nefasto —12 puntos de 30 posibles—, la ‘Fidanzata d’Italia’ había encadenado 14 triunfos seguidos que le habían devuelto a la pelea por el Scudetto, pero parecía que la racha iba a terminar con el muro que Sarri había levantado en el césped del Juventus Stadium. Sin embargo, cuando faltaban dos minutos para que Orsato pitara el final, un espigado atacante ‘juventino’ recibió el balón en la media luna del área napolitana, encaró a Koulibaly y desde la frontal sacó un disparo seco con su pierna izquierda que sacudió como un misil las redes de la portería de Reina. Llevaba el ‘7’ a la espalda y su nombre era Simone Zaza. Y apenas lo celebró, como si para él fuera algo tan frecuente como sacar la basura.

Seguramente Zaza sea uno de los jugadores más peculiares que acudirán a esta Eurocopa. Apenas una veintena de partidos esta temporada le han bastado para que Conte se lo haya llevado a Francia. No obstante, la competencia que ha tenido en la delantera de la Juventus para disponer de minutos ha sido salvaje, pues ni Mandžukić, Morata o Dybala le han puesto las cosas fáciles. Y, pese a todo, ahí ha estado él cuando Allegri le ha necesitado. El chico que debutó con Atalanta, pasó por la Sampdoria, jugó para el filial de la propia ‘Juve’ y explotó en el Sassuolo ha tenido que pelear mucho para demostrar que con confianza puede poner Italia a sus pies. Porque si algo define el fútbol de Zaza es la lucha, un mandamiento que encaja a la perfección en el credo de Conte, que le ha incluido en la lista de la Italia más mediocre que se recuerda por la cantidad de alternativas que ofrece el fortísimo atacante de Policoro. Presiona, ayuda en defensa, es explosivo, técnico, conduce a un ritmo vertiginoso y tiene una zurda de seda que tan pronto tiene la contundencia de un mortero como la sutileza de un bisturí. Y, sin embargo, todo este dechado de virtudes no le aseguran un puesto como titular en la ‘Azzurra’, donde parte en desventaja con respecto a Candreva, Pellè e Insigne. En este sentido, el papel que Conte tiene reservado para él es el de revulsivo, un comodín de garantías capaz de dinamitar un partido con una acción aislada cuando las cosas se pongan feas —porque, debido al bajo nivel de esta Italia, se pondrán—.

Con 24 años, dos después de haber hecho su debut en la ‘Nazionale’ de la mano de Prandelli, Zaza está ante su gran oportunidad de brillar en un torneo del calibre de una Eurocopa. Así las cosas, todo hace indicar que el ‘7’ —que por su estética guarda un asombroso parecido con Arnold Vosloo, el actor que interpretó a Imhotep en “La Momia”— abandonará la Juventus en verano, pues la clase media de la Premier se lo está rifando con ofertas del todo tentadoras. Sea como fuere, antes de eso falta por ver cuánto partido saca Conte de su particular navaja suiza en el momento en que falle su plan A. Y es que, en un campeonato tan corto, factores tan imprevisibles como Zaza cotizan al alza y ayudan a levantar trofeos.

13/06/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s