Pogba

PaulPogbaFIRMA DE ÓSCAR V. V. | Estamos, probablemente, delante del futbolista más deseado del continente y por tanto, quizá, frente al jugador de la Eurocopa. De momento, el país galo está rendido a sus pies, sobre todo porque no le queda otra, pues las bajas de varios de sus jugadores estrella —por unos motivos u otros— hacen que el francés de 23 años sea la espalda que sujetará a ‘les bleus’. Con el añadido de ser el equipo local, lo que nunca se sabe si ayuda o aporta más presión si cabe.

Cuando hablamos de Paul Pogba lo hacemos de un físico privilegiado pero, no lo olvidemos, de un jugador todavía en formación, sobre todo en lo que se refiere a lectura del juego. Bien es cierto que un campeonato como la Serie A sólo puede redundar en que su aprendizaje en ese aspecto sea rápido y continuado. De hecho, en la consecución de este último Scudetto para la Vecchia Signora, ha sido junto con Dybala la base sobre la que se ha sustentado el equipo, sobre todo en este rush final de temporada. No descubrimos nada si destacamos que estamos ante un interior con una capacidad de despliegue físico y técnico única en Europa. Pogba tiene una planta y una forma de desplazarse en el terreno de juego que a todos nos recuerda al gran Touré Yaya e incluso al paradigma de ese estereotipo de jugador como era Patrick Vieira. Aunque haya evidentes diferencias entre estos jugadores pero, eso sí, con el marfileño comparte que lo que no solucionan con la cabeza lo hacen con las piernas: en el cuerpo a cuerpo no hay quien les gane.

Su zona de influencia suele ser el interior izquierdo en la Juventus, pero con Francia ejerce más de interior de base, normalmente por la derecha. Para entendernos, hace más de organizador que de finalizador. No es un secreto que Pogba corre mejor hacia la portería rival que hacia la propia. Añade además sus característicos goles antológicos, dado su excepcional golpeo de balón —especialmente desde la frontal del área, zona del campo a la que le gusta llegar, que no estar—. Pero sin despreciar un rango de pase bastante interesante y del que intuimos hará gala en los próximos partidos con su selección.

Como decíamos al principio, no es un dechado de lectura futbolística, donde tiene un amplio margen de mejora y, a veces, simplemente se va del partido. Pero esto es algo que con la madurez que está adquiriendo últimamente parece que ya va logrando solucionar. Otro de los recursos del francés con pasaporte guineano que esculpe 188 centímetros es, evidentemente, su juego aéreo, tanto a balón parado como referencia de los envíos en largo de los centrales o, incluso, de su portero en caso de presión alta por parte del rival. Es capaz de dar continuidad al juego con su cabeza, aunque gusta de controlar el balón y acelerar el juego desde sus tremendas arrancadas en tres cuartos. Con espacio en la zona ancha del campo puede ser mortal, dado que su repertorio empieza a ser, a pesar de su juventud, casi infinito, incluyendo el filtrado del último pase.

Estamos, por tanto, ante la gran esperanza ‘bleu’ para la Eurocopa, lo que supondrá un reto mental muy interesante para el jugador. Veremos si cada partido que pasa su cotización sube varios millones o por el contrario la ‘Juve’ puede volver a contar con su perla la próxima temporada. De lo que no cabe duda es de que, sea a partir de este verano o en los próximos años, nos acabaremos rindiendo a los pies de esta maravilla de futbolista.

10/06/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s