Galicia Calidade

DenisSuárezFIRMA DE FÁTIMA MARTÍN | La aldea pontevedresa de Salceda de Caselas vio nacer a uno de los talentos más prometedores del fútbol patrio. Y, como buen gallego, Denis Suárez ha pasado por un largo peregrinar antes de consolidarse en el Villarreal. Aunque apenas le adornan 22 primaveras, una larga lista de equipos marcan su camino como deportista hacia la élite. De igual manera, se le ha visto deambular de una posición a otra del medio campo durante años hasta que, de la mano de Marcelino García Toral, Denis se ha encontrado a sí mismo como volante en El Madrigal, convirtiéndose en una de las claves de un ‘Submarino Amarillo’ que orienta su periscopio directo hacia la Champions.

Denis Suárez nunca tuvo miedo de hacer el petate y emigrar en busca de un futuro mejor. Ni siquiera con 17 años, cuando abandonó el Celta de Vigo y la seguridad de su entorno familiar para viajar a Manchester en un momento en el que los ‘citizens’ peinaban Europa en busca de jóvenes talentos con los que apuntalar su millonario proyecto y pusieron sus ojos en La Rojita —recién proclamada campeona de la Eurocopa sub-19—. Aunque el color del cielo que encontró en Inglaterra era bien parecido al de su Galicia natal, la ausencia de las prometidas oportunidades en el City motivaron su retorno a España en 2014. El filial culé pretendía ser sólo un paso previo a la élite. Sin embargo, aunque cuajó una espectacular temporada de la mano de Eusebio —siete goles en 36 partidos—, Luis Enrique decidió que no formara parte de la primer plantilla del Barcelona un año después y tuvo que marcharse cedido por dos temporadas al Sevilla en un nuevo cambio de rumbo.

El centrocampista aterrizó con buen pie en el club de Nervión, convirtiéndose rápidamente en el mediapunta titular de Unai Emery y cuajando sobresalientes actuaciones en sociedad con Vitolo. Sin embargo, la sombra de Rakitić era alargada y exigía una continuidad que el gallego aún no garantizaba. El reconvertido Iborra acabaría relegándole poco a poco a la suplencia, mientras que la versatilidad de Banega le impedía asomarse a la rotación. La llegada de Konoplyanka este verano y la constante negativa del técnico vasco para situarle en la banda sembraron la semilla de la desconfianza en Denis, que no dudó en coger de nuevo todos sus bártulos, desvincularse de Sevilla y Barcelona y acudir a la llamada de Marcelino. La apuesta era arriesgada. Abandonaba un club en el que había sido campeón de la Europa League y donde, a pesar de todas las dificultades, llegó a disputar 45 partidos en las tres competiciones. No obstante, Villarreal parecía una apuesta segura: un club económicamente consolidado, con una firme apuesta por los jóvenes y un proyecto deportivo claro.

DenisSuárez

El acierto no pudo ser mayor, y no precisamente por arte de meigas. El técnico asturiano supo desde el principio que el mejor lugar para Denis era la demarcación que antaño ocuparon jugadores del calado de Cazorla, Cani o Chéryshev. La banda en la que el gallego  había demostrado lo mejor de su talento en el Barça B. En el 4-4-2 de Marcelino, Denis dejaría de peregrinar por la medular para capitanear con su clarividencia el juego interior y surtir a la vanguardia del siempre deseado último pase. No le pesó la responsabilidad y una vez debutó en la tercera jornada de Liga ante el Granada, sólo una lesión muscular en septiembre le ha apartado de los onces. Algo lento de piernas, el papel de Denis en el ‘Submarino’ no consiste en ensanchar el campo y colgar balones desde la línea de fondo, tarea reservada esencialmente a Samu Castillejo en la banda contraria. Su labor pasa por aportar su rapidez de mente de fuera hacia dentro, conectar con Bruno y surtir de balones a Soldado y Bakambu, sin que ello excluya cierta libertad para el disparo a media distancia y la posibilidad para asomarse al área y arrastrar defensas para regocijo de sus compañeros de delantera.

Marcelino ha transformado el juego de Denis de una forma definitiva. El gallego tendía a absorber mucho balón, esconderlo y conducirlo en exceso, algo que el técnico amarillo no tolera. Le aburre la posesión improductiva, la que no acaba con un remate a puerta. Y Denis se ha adaptado a la perfección al toque rápido, vertical y profundo que exige un Villarreal contragolpeador y en horas altas. Las estadísticas reflejan su gran influencia en el juego de ataque: hasta ahora, tres goles y seis asistencias en 27 partidos. Tal ha sido el nivel que ha demostrado en la primera mitad de la temporada que no tardó en correrse el rumor de que el Barcelona estaría interesado en ejercer la cláusula de repesca que posee sobre el jugador. ¿Echará Denis raíces en Castellón, un lugar tranquilo y seguro para seguir creciendo como futbolista, o se dejará embelesar por nuevos cantos de sirena y volverá a hacer las maletas?

14/02/2016

Fátima Martín es periodista ex del diario MARCA y futmi.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s