‘Dura lex, sed lex’

JoséÁngelSánchezLópezFarréFIRMA DE FÁTIMA MARTÍN | “En América Latina, los niños sólo tienen dos maneras de hacerse millonarios: el narcotráfico y el fútbol”, señala el periodista chileno Juan Pablo Meneses en su libro “Niños Futbolistas”. “Si llevamos niños a otro continente a trabajar recolectando basura, es esclavitud. Si los llevamos a que trabajen todos los días persiguiendo una pelota, decimos que son futuros cracksPara un chico pobre de África, convertirse en un futbolista famoso es un sueño”. “Jugar en un gran club europeo, hacerse rico, ayudar económicamente a su familia… La tentación es irresistible. Los falsos cazatalentos lo saben y se aprovechan”, asegura el cineasta Miguel Alcantud, que en su película “Diamantes Negros” denuncia “la extorsión que padecen los niños en el proceso de convertirse en héroes y el abandono de quienes no triunfan”. “Por cada chico que llega a profesional, 20 fracasan. ¿Se hace un seguimiento de cómo termina un niño de Costa de Marfil de 13 años que no llega a ser jugador?”, se pregunta Monchi, Director Deportivo del Sevilla.

Con el fin de acabar con este tipo de abusos, la FIFA prohibió en 2008 los traspasos internacionales de menores —salvo tres excepciones: si hay un traslado laboral de la familia del menor por motivos ajenos al fútbol; si es entre países del mismo continente y se les garantiza los estudios; o si es entre distintos continentes, pero las fronteras entre los países están a menos de 50 kilómetros— y ha puesto su lupa en ejemplarizar con los grandes clubes europeos, como ya le sucedió al Chelsea en 2011 y al Barça en 2014. Recién estrenado 2016, llega el turno de Real Madrid y Atlético, que no podrán inscribir jugadores en las dos próximas ventanas de mercado —verano de 2016 e invierno de 2017— y deberán pagar sus respectivas multas económicas por haber violado la normativa. Valencia, Villarreal y Arsenal tienen abiertos similares expedientes y están pendientes de próximas resoluciones.

¿Tienen los dos grandes clubes de Madrid montado un entramado de tráfico de menores? No. ¿Es La Masía un centro de explotación infantil? Tampoco. ¿Se lucra el Chelsea esclavizando niños? Por supuesto que no. Sin embargo, no se puede frivolizar con un asunto tan grave. El hecho de que la FIFA deje de hacer oídos sordos con el asunto y se haya puesto escrupulosa debería ser tomado como una buena noticia por los clubes UEFA, acusados durante años por el resto de confederaciones de actuar con total falta de ética expoliando talento en pequeñas canteras o desarraigando a los pequeños futbolistas de su núcleo familiar. Para limpiar el mundo del balompié de esta vil trampa en la que caen los más desfavorecidos hace falta comenzar por lo más alto, de modo que si un humilde club belga de cuarta división se ve en la tentación de saltarse la normativa, se detenga por un momento y piense que, si han caído los grandes, qué no le haría a él la FIFA.

Hecha la ley, hecha la trampa. Resulta cínico negar que los clubes de la ECA (Asociación de Clubes Europeos) han encontrado en el artículo 19.2a de la FIFA —que señala como excepción al ‘transfer’ internacional el hecho de que “los padres del jugador cambien su domicilio al país donde el nuevo club tiene su sede por razones no relacionadas con el fútbol”— una fisura por la que burlar la normativa y vulnerar el espíritu de la norma contratando a los padres de los niños más prometedores para hacerse con algunos diamantes en bruto. ¿Qué pasa con esa familia si el niño sufre una grave lesión o si fracasa en su camino hacia la élite? ¿Con cuánta presión ha de convivir esa criatura en cada entrenamiento, en cada partido? La mancha es tan grave que el mundo del fútbol tiene que limpiarse, pagando justos por pecadores si es necesario. La frivolidad de José Ángel Sánchez defendiendo la inocencia del Real Madrid tras los casos del hermano de Garay o de los hijos de Zidane es de una irritante demagogia. En primer lugar, porque estos casos son sólo la punta del iceberg. Y, en segundo orden, porque, aunque ninguno de los citados se salta el espíritu de la norma, sus fichas sí podrían haber sido tramitadas sin cumplir escrupulosamente los trámites exigidos.

¿El hecho de que hayan sido sancionados ya tres equipos españoles indica que FIFA les tiene manía? No, indica que en España se han hecho las cosas mal. La estadística señala que los equipos españoles tienen más probabilidades de vulnerar la normativa puesto que un 22 por ciento de los fichajes internacionales de menores en 2014 —1.607 solicitudes— tuvieron lugar en nuestro país. Segunda en el ránking, a mucha distancia, se situó Portugal —188 solicitudes—. Pero, además, resulta que, en el expediente sancionador del Barça, la RFEF ya fue condenada por no haber sido lo suficientemente diligente en la tramitación de este tipo de fichas federativas. Si el Barça se coló —federativas en varias ocasiones entre 2003 y 2009— por el agujero de la heterodoxia y la laxitud de las federaciones territoriales, ¿resulta imposible creer que otros hayan hecho lo mismo? Era lo más previsible.

Toda esta cruzada de FIFA se ha puesto en marcha en aras de la protección de la infancia, para evitar que se comercie con niños. Trata de protegerlos e impedir que sean usados como mercancía. Seguro que ninguno de los grandes clubes europeos tienen esa intención y, por tanto, están en posesión de la razón moral. Pero también parece claro que durante años hubo manga ancha. Los clubes se han tomado a la ligera la aplicación de los nuevos reglamentos y han pisoteado la razón jurídica. Se han cometido errores y sanciones tan duras y ejemplarizantes como las adoptadas por el máximo organismo del fútbol mundial ayudarán a evitarlos en el futuro y a disuadir al resto. Bienvenida sea la ceguera de la Justicia si es capaz de sacar al deporte de la sospecha. La ley es dura, pero es la ley.

17/01/2016

Fátima Martín es periodista ex del diario MARCA y futmi.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s