El plan ‘B’ de Zidane

zidane_bettoni_recortadaSERGIO MENÉNDEZ | Se acabó el Madrid de la ciencia. Siete meses y un día ha durado exactamente el giro copernicano que Florentino Pérez le encargó a Rafael Benítez para su club desde la presentación oficial del técnico madrileño el pasado 3 de junio de 2015. “Afrontamos una nueva etapa y lo hacemos con el convencimiento pleno de que la llegada de nuestro nuevo entrenador nos hará más fuertes”, comentaba el máximo mandatario blanco, qué pasaría luego a definir a su recién llegado como “un hombre que respira fútbol, profesionalidad y madridismo desde niño” y “un técnico que soñaba con afrontar este reto”, además de “un verdadero hombre de la casa”. Palabras que el propio Benítez suscribiría en forma de lágrimas durante su primer y emotivo discurso como preparador merengue.

Nada que reprochar, al menos en este sentido, a Benítez, que en todo momento ha demostrado un profundo sentido de pertenencia y una escrupulosa fidelidad hacia la institución. En duda queda, sin embargo, la eficacia de ese método que Florentino catalogó como “su principal herramienta de trabajo”. Sobre él dijo también que se trataba de “un entrenador orientado al máximo rendimiento de los jugadores”, con los que, supuestamente, tenía “una gran capacidad de comunicación”, por no hablar de su “brillante preparación de los partidos y capacidad para transformarlos cuando es necesario”. Fue, de hecho, tanto su falta de sintonía con la plantilla a nivel general y, en particular, con los pesos pesados del vestuario —Cristiano Ronaldo, Sergio Ramos…—, como los cambios sufridos por el equipo en su dinámica de victorias, buen juego y sensaciones positivas a partir de finales de octubre en comparación con los dos primeros meses de temporada lo que ha terminado por lastrar a Benítez. Todo empezó con dos empates consecutivos ante Málaga y Atlético de Madrid, a los que posteriormente se sumaron la derrota frente al Sevilla en el Sánchez Pizjuán, la humillación a manos del Barcelona ante su propia afición y una inesperada derrota en Villarreal. Los malos resultados, unidos a los intentos que Benítez ha realizado en vano por infundir en sus jugadores algo de respeto y confianza en lugar de risitas burlonas y gestionar los egos de una constelación inabarcable, donde incluso la estrella más insignificante se ha creído merecedora de un tratamiento a la altura del Sol, el papel inquisidor de la prensa deportiva y el ridículo protagonizado ante el Cádiz llevaron a esta versión futbolística de Galileo junto con su revolución científica directamente a la hoguera.

Se abre ahora ‘otra’ nueva etapa, la undécima desde que Florentino Pérez se convirtiera en presidente de Real Madrid. Al igual que le ocurrió en el pasado a García Remón o López Caro, la misión de salvar los muebles le corresponde en esta ocasión a Zinedine Zidane, hasta ahora técnico del filial, que llega a su nuevo puesto con la bendición de Presidente, Directiva y plantilla y las ilusiones de los aficionados por ver al francés erigirse en su particular Guardiola. Para ello cuenta con la colaboración de un hombre, David Bettoni, su segundo de a bordo, que se ha convertido prácticamente en su sombra desde que ambos coincidieron como futbolistas en el vestuario del Nantes a principios de los años 90. Un hombre que, debido a una estética digna de un secundario de lujo de Guy Ritchie, salido de lo más hondo, lúgubre y húmedo de una sala de billares de Cork, ha despertado cierta expectación entre la hinchada merengue. A priori, lo cierto es que Bettoni encarna a la perfección la disciplina y mano derecha que se requiere para unos jugadores con fama de niños malcriados. Visualmente, desde luego, constituye el complemento perfecto de su afable superior y encarna mejor que nadie el espíritu de una afición que, ahora más que nunca, le pide a sus futbolistas ganar a cualquier precio. Y si no es por las buenas… Que sea por las malas.

06/01/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s