Rivales pero amantes

dinamarca-suecia-2004MARIO BECEDAS | El requisito fundamental para que en el fútbol fragüe una rivalidad es que ésta tenga el carácter de histórica. Se ha intentado con poco éxito construir grandes enemistades de choques puntuales. Incidentes esporádicos que han dado para una literatura corta pese a que los propios hechos fueran mucho más graves o llamativos que los que originaron otros odios más banales o injustificados pero que tienen la bendición de Clío.

En la categoría historiográfica entra de soslayo la simpática rivalidad vecinal entre Suecia y Dinamarca. Países rubios, educados y con fama por su mitología socialdemócrata, su habitual segundo plano futbolístico en la élite se ha visto en ocasiones sobrecompensado por unas rencillas de boquilla entre ambos que en la última década, aproximadamente, han dado un giro dramático que justifica muchas cosas.

El odio futbolístico entre suecos y daneses era un ‘yo te tiro un peluche y tú me lanzas un cojín’ escenificado hasta la pura tragedia escandinava cuando el almíbar lo cubrió todo. Fue en Portugal, en 2004. Ambos combinados quedaron encuadrados en el mismo grupo de la primera fase de aquella Eurocopa y ambos disputarían su cortés derbi en el tercer y último partido de dicha terna.

Lo que a priori se vendía como un duelo a muerte entre hermanos por pasar a los cuartos de final en un último partido a cara de perro se convirtió en un circo con payasos y trompetas gracias a la presencia en el grupo de la siempre inefable Italia, acompañada esta vez de una pobre Bulgaria que sólo pudo ser mera espectadora en la cómica función. Un espectáculo que toda Europa disfrutó bajo la fina lluvia portuguesa.

Por una serie de cábalas, cálculos y alineaciones estelares que no cabe reflejar aquí, un empate 2-2 entre los dos escandinavos les colocaba en la siguiente fase y dejaba fuera del torneo a los italianos, expertos en echarse amigos en cada entorchado que disputan. La prensa deportiva italiana, tan sensible y poco dada al subjetivismo, casi como la nuestra, apuntó al biscotto. Véase el pasteleo entre dos para beneficiarse ante un tercero.

suecia-dinamarca-emapte

Queriéndolo o no, el drama sólo podía acabar así. Bajo la esquina de hormigón que preside el Estádio do Bessa XXI de Oporto, casa del ajedrezado Boavista, una espectacular vaselina del ineludible Jon Dahl Tomasson desde fuera del área entraba por la escuadra abriendo la lata. El meta danés, Thomas Sørensen, cometería después penalti, a priori nada dudoso, sobre el legendario Larsson. El propio ariete lo materializó.

Pasaron los minutos y un torpe rechace de la defensa sueca dejó a Tomasson solo en el punto fatídico, batiendo al sufrido Isaksson, otro nombre obligado en nuestros cromos. El ‘9’ danés se vino arriba y mandó callar al graderío amarillo: la rivalidad salía a flote. A punto estuvieron los jutos de sentenciar con un 3-1 que nunca llegó. Mientras tanto, Italia sufría empatando 1-1 con Bulgaria. Se entraba en la decisiva barrera final de los cinco minutos, esa pequeña franja de tiempo en la que ocurren las mejores y peores cosas de la vida.

En el minuto 89, en un fallo tan calamitoso como sospechoso, Sørensen despejó un leve centro a media altura con brazos blandos hacia el punto de penalti, desde donde Jonson entraba a matar para alegría de Ibrahimović, que ya estaba ahí, y los suyos. El alborozo de Cassano marcando el 2-1 ante Bulgaria en el minuto 94 se tornaría en lágrimas a los pocos segundos. La Italia del viejo ‘zorro’ Giovanni Trapattoni se iba por la puerta de atrás.

Ambos escandinavos, sirva la coincidencia, se hicieron los suecos y disputaron los cuartos de final, donde cayeron estrepitosamente: Dinamarca apalizada por una de las mejores Chequias de la historia y Suecia humillada al fallar el último penalti de la tanda ante Holanda. El hipotético ‘biscotto’ tampoco había servido para mucho: sólo para romper la vieja rivalidad.

dinamarca-incidente

Una enemistad que regresaría con fuerza tres años después. Se disputaba en Dinamarca un partido de clasificación precisamente para la Eurocopa de 2008 entre las dos selecciones. Un encuentro en el que ocurrió todo lo que podía ocurrir. Empezó ganando 3-0 Suecia. Los daneses conseguirían empatar. Y en el minuto 89 —otra vez el minuto 89— el árbitro alemán Herbert Fandel expulsaba al danés Christian Poulsen y señalaba penalti a favor de Suecia.

Antes de que se pudiera ejecutar la pena máxima, aprovechando la confusión y el revuelo por la polémica decisión, un hincha danés, en claro estado de embriaguez, saltó al césped y agredió al trencilla, quien hubo de suspender el partido. La sanción administrativa, amén de multas y clausuras, fue dar el partido por perdido 0-3 a Dinamarca. Esto dejó a los suecos dentro de la Eurocopa y fuera a los daneses. Aunque éstos últimos se volcaron contra el aficionado, al que bautizaron como ‘el tonto del fútbol’, la sangre volvía estar caliente entre los hermanos.

El destino querría una vuelta de tuerca más y ambos seleccionados se toparían este año en la repesca para ir —sí, otra vez— a una Eurocopa, la de 2016. De nuevo sólo podía quedar uno. La ida, en Suecia, fue para los locales por un estrecho 2-1. En la vuelta, con Jutlandia encendida, Ibrahimović sacó el genio que lleva dentro y marcó los dos goles que supusieron el empate 2-2 —qué lejos aquel mismo empate de 2004— y la victoria moral, una vez más, de Suecia.

La histórica rivalidad ya tenía criterios de sobra para serlo y todos esperamos un nuevo lavado de sangre en que Dinamarca se pueda vengar. Sin embargo, en el recuerdo perdurará aquel día en que, bajo las gotas y a ritmo de fado, ambos fueron amantes. Siempre nos quedará Portugal.

28/12/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s