Una revelación entre gigantes

3031JESÚS GUALIX | La Premier League destaca, desde los tiempos de su creación allá por los años 90, por ser el campeonato más competido y el lugar donde siempre hay cabida para las gratas sorpresas, esas que alegran y que a la vez son inexplicables. En lo que llevamos de temporada, el premio gordo de la casualidad —o no, debido a su buen hacer— se lo está llevando el Leicester City. Después de salvarse de descender a la First Division el pasado mes de mayo con, dicho sea de paso, una gran remontada en las últimas jornadas, el aficionado y los expertos no esperaban demasiado del equipo de la región de Leicestershire. ‘Los zorros’ se han encargado de desmentir esas malas opiniones y son ahora la china en el zapato que molesta a los grandes de Inglaterra.

El resultado de tal éxito se debe, sobre todo, a tres piezas fundamentales. La primera es, por supuesto, el entrenador. Claudio Ranieri llegó al King Power Stadium posteriormente de sumar un nuevo fracaso a su palmarés. Su despido de la selección de Grecia fue fulminante después de conseguir un solo punto en cuatro partidos de la clasificación para la Eurocopa de 2016 en Francia y tras una dura derrota frente a las Islas Feroe en casa. A pesar de ello, en Leicester confiaron en el experimentado entrenador italiano para su proyecto 2015/16 y parece que el romano está viviendo una segunda juventud. Su llegada no despertó demasiado entusiasmo, pero el transalpino ha sabido silenciar a sus críticos con el paso de los encuentros, a esos que le veían como un hombre gracioso al que no hay que tomar en serio. Este Ranieri no es el del Chelsea, sino que recuerda más bien al que brilló en su primera etapa en Valencia o, incluso, al que levantó al Mónaco en la Ligue 1, llevándole de nuevo a disputar la Champions League.

El que fuera técnico de, entre otros, Roma o Juventus es un hombre al que le gusta tener buen ambiente en sus vestuarios, alguien al que le encanta hacer grupo, tanto dentro como fuera del terreno de juego. Buena parte de la excelente trayectoria del Leicester se debe a que no existen egos en una caseta donde todos los jugadores son piezas que importan lo mismo y que cumplen su función específica. Esto es mérito única y exclusivamente del entrenador. Seriedad en el campo y buena sintonía fuera de él, siendo prueba de ello la invitación a toda la plantilla por parte del de Roma a tomar unas pizzas después de haber dejado por primera vez su portería imbatida.

Las otras dos piezas de este mágico terceto forman una conexión letal: Riyad Mahrez y Jamie Vardy. El primero, un extremo francés de orígenes argelinos, está deslumbrando por su calidad, su ritmo, su desborde y su creatividad a la hora de asistir a sus compañeros y de organizar el ataque de los ‘foxes’. Además, a pesar de no ser un goleador nato, está viendo la portería con mucha facilidad gracias a su magnífico golpeo del balón y a que posee una asombrosa técnica. De momento suma diez tantos en lo que llevamos de campeonato, pero tiene una ambición que no conoce límites. Ranieri le elogia y dice de él que “todo lo que toca es oro, aunque es un jugador de equipo”. Razones, desde luego, no le faltan al italiano, ya que en estos meses Mahrez ha multiplicado su valor por 30 desde que firmó por los el cuadro de Leicester y ya es una pieza codiciada por los grandes del fútbol europeo.

Y el segundo, como no podía ser de otra manera, es el delantero de moda en Inglaterra, Jamie Vardy. Su precisión de cara al gol está sorprendiendo a propios y extraños. Hace pocas semanas batió el récord de partidos consecutivos marcando tras once encuentros viendo portería, superando el establecido por Ruud van Nistelrooy hace más de una década. En sus inicios como juvenil, Vardy llegó a jugar al fútbol con una tobillera que le había impuesto la policía para controlar sus movimientos y, además, solía entrenar con zapatillas de correr, un calzado no apto para la práctica del deporte rey, debido a su falta de recursos. Incluso, para suplir sus gastos, tuvo que trabajar como obrero en una fábrica de prótesis de fibra de carbono. De esos orígenes tan modestos surgió el que es hoy por hoy máximo goleador de la Premier League con 14 dianas. Vardy es el encargado de finalizar el trabajo que está haciendo una plantilla que exprime al máximo sus recursos y su potencial.

Precisamente la última víctima del Leicester ha sido el Chelsea de José Mourinho. El 2-1 del pasado lunes sitúa al conjunto de Stamford Bridge en una situación delicada, que le deja rondando los puestos bajos de la tabla, una situación que contrasta con la del King Power Stadium, donde celebran su liderato con entusiasmo y humildad. Es el mundo al revés, pero también el sueño de un plantel cuya función es, ni más ni menos, que pretender ser la revelación en un mundo de gigantes.

16/12/2015

Anuncios

One thought on “Una revelación entre gigantes

  1. Pingback: Final feliz – Visiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s