Adu llama a tu puerta

freddy_adu_1_recortadaSERGIO MENÉNDEZ | Aparte de por su timbre y, en especial, la intensidad del chorro de su voz de barítono, una de las cosas que siempre caracterizó a Freddie Mercury fue su camaleónica personalidad. Esta capacidad de ir mudando de piel al mismo ritmo que iba marcando la evolución del estilo musical de Queen, la banda que formó en 1970 en Londres junto al guitarrista y astrofísico Brian May, el batería Roger Taylor y el bajista John Deacon, unida a la espectacular puesta en escena que solían acompañar a sus actuaciones y, obviamente, su sonido fresco y el nivel de sus letras y melodías, permitieron a Queen poner patas arriba la industria musical de la época y convertirse en leyendas del rock. Ello no hubiera sido posible sin la fuerza y la energía con las que Mercury interpretaba cada tema y su talento a la hora de conectar con el público. Nacido en Zanzíbar, Tanzania, como Farrokh Bulsara, su nombre real, el vocalista hizo de su extravagancia e imponente presencia física una combinación ganadora. Daba igual que fuera en cazadora de cuero y con melena setentera, como en los viejos tiempos, o en look de camiseta de tirantes, vaqueros nevados de talle alto y con el mostacho que le acompañó sobre su prominente dentadura sus últimos años sobre el escenario. El simple hecho de aparecer era suficiente para que el público se encendiera.

Hoy, cuando se acaban de cumplir 24 años de su fallecimiento, su memoria sigue estando muy presente entre la gente. Los homenajes a su figura son constantes. A veces, incluso, se le realizan de forma involuntaria. Es lo que tiene convertirse en un icono, que tu recuerdo se apropia sin quererlo de situaciones tan cotidianas como, por ejemplo, pasar el aspirador. A ello contribuye, en este caso concreto, la transformación que llevó a cabo Freddie Mercury para el rodaje del videoclip de I want to break free, donde un suéter de cuello alto y sin mangas de color rosa con los pendientes a juego, una minifalda negra de cuero, unas medias, unos zapatos de medio tacón, unos pechos postizos, una peluca al más puro estilo Jackie Kennedy y una técnica para aspirar la moqueta tan sólo superada por la Señora Doubtfire fueron suficientes para que una ingrata labor del hogar se transformara con el tiempo en la oportunidad de rendir tributo a su persona.

¿A qué viene todo lo anterior? Seguramente se trate de una excusa que el autor de este texto ha decidido aprovechar para rendir tributo a un genio de la música. Casualidad o no, quiso el destino que el pasado 19 de noviembre, a tan sólo seis días de un nuevo aniversario de la desaparición de Mercury, nos viéramos sorprendidos en Twitter por una imagen de un tocayo suyo posando con una aspiradora. “El desorden no me gana gracias a mi aspiradora Hoover inalámbrica 2 en 1”, decía el comentario que acompañaba a la foto. El autor del mismo era Freddy Adu, eterna promesa del fútbol estadounidense que a principios de este año, un par de meses después de que el FK Jagodina de Serbia decidiera rescindir el contrato que le vinculaba al jugador por su bajo rendimiento, se convirtió en sujeto de noticia por su supuesta decisión de colgar las botas para convertirse en promotor de una discoteca de Washington D.C. Bien, pues Freddy, que lo negó en todo momento, lamentándose de cómo la gente había podido llegar a confundir su papel de anfitrión con el de relaciones públicas, nos sorprende ahora con su nueva faceta profesional —esta vez sí reconocida por él— como imagen de una marca de aspiradoras. Algo así como la versión 2.0 del personaje de Leonardo Romaní, alias ‘Leo’, en “La que se avecina” o del comercial de Avon de toda la vida.

freddy_adu_breaking_free

Freddy Adu “breaking free”

¿Un tipo llamado Freddy —que no Freddie—? ¿Dejándose ver ante el mundo entero con una aspiradora? ¿A punto de cumplirse otro año sin Mercury? Demasiadas coincidencias que probablemente se reduzcan al típico caso de futbolista retirado que, bien porque se ha arruinado por culpa de alguna adicción o porque al fin tiene ocasión para dedicarse a su verdadera pasión, se embarca en una segunda, tercera o cuarta aventura profesional alejada de los terrenos de juego. Caso que tiene a su radicalización en Andreas Brehme, el lateral izquierdo que anotó el penalti que permitió a la RFA obtener su tercer Mundial y se vio obligado recientemente a pedir dinero a sus antiguos compañeros de Selección y limpiar retretes para sobrevivir. Luego los hay también que se dedican a la política, a la canción o, como Freddy, a apadrinar con su imagen proyectos o campañas relacionadas con toda clase de productos, desde helados (“¡Kalise para todos!” es ya un icono estival a la altura del Grand Prix) hasta depósitos bancarios, clínicas dentales y servicios de asesoramiento legal (¿todavía es pronto o ya podemos considerar a Iker Casillas y Jesús María Ruiz de Arriaga en los nuevos paladines de la justicia para los preferentistas) o, directamente, comercializar su propia marca de condones de sabores. Precursor de Robinho en lo de ‘nuevo Pelé’ y enésimo caso de niño prodigio —en su día fue el jugador más joven en firmar un contrato profesional con un equipo de fútbol de la liga estadounidense— que a sus 25 años termina en juguete roto, este antiguo militante de Benfica, Mónaco, Aris de Salónica o Blackpool y portada del FIFA se podría estar planteando su enrolamiento en el negocio de la venta a puerta fría. Una empresa que debería afrontar con total tranquilidad, a pesar de que son muchas las probabilidades que existen de que también fracase en esto. No sé, siempre puede pasarse a otra cosa. Leyenda del rock, por ejemplo.

26/11/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s