Venganza

AndreasKöpkeJULIÁN CARPINTERO | Football is coming home. Ese fue el título de la canción oficial que los cómicos británicos Three Lions compusieron para la Eurocopa que Inglaterra acogió en 1996. Toda una declaración de intenciones por parte de los inventores del fútbol, que volvían a organizar un torneo justo cuando se cumplían tres décadas de su triunfo en el Mundial que convirtió en eternos a Charlton, Banks y compañía. Sin embargo, la única victoria de la que poder presumir ante los ojos del planeta aún escocía en una Alemania que jamás olvidó su infame derrota en Wembley y que 30 años después pudo disfrutar de una venganza tan dulce como pocas se recuerdan.

Por increíble que parezca, el nombre de Gottfried Dienst seguía resonando en las cabezas de los jugadores teutones como una terrible pesadilla. Y eso que la mayoría de ellos aún no habían nacido cuando el colegiado suizo acabó con los sueños de la ‘Mannschaft’ de levantar la Copa Jules Rimet en el templo de Wembley permitiendo el que seguramente sea el gol fantasma más famoso de la historia del fútbol. Pero el tanto de Hurst subió al marcador antes de que la Reina Isabel le entregara el trofeo a Bobby Moore mientras Stanley Rous, el poderoso Presidente de la FIFA, sonreía tímidamente tapándose su elegante bigote. No obstante, el que sí recordaba bien aquella amarga tarde de julio era Berti Vogts, el seleccionador alemán para la cita continental, que debutaría con la RFA sólo un año después de aquella afrenta y que se coronaría en 1974 frente a la Naranja Mecánica. Pero eso no le valía al aguerrido defensa del Borussia Mönchengladbach, que había llegado a las Islas con el único objetivo de sumar el tercer entorchado europeo para su país. Sin hacer ruido.

A pesar de no haberse clasificado para el Mundial de Estados Unidos, el clima en Inglaterra era de auténtica euforia. Los de Terry Venables llevaban más de dos años preparando lo que entendían que debía ser ‘su’ Eurocopa y sentían que nada podía pararles. Lo cierto es que era difícil no entusiasmarse con el equipo que Inglaterra armó para el torneo, con un Shearer que convertía en gol todo lo que tocaba; veteranos experimentados como Seaman, Pearce o Sheringham; gregarios entregados a la causa del tipo de Ince, Adams y Platt; y jóvenes con un futuro espectacular como lo eran McManaman, Fowler, los Neville o Redknapp. La única incógnita era Gascoigne, cuyo estado emocional empezaba a ser tan volátil como una hoja en otoño, el factor que podía cambiarlo todo para bien o para mal.

GarethSouthgate

No obstante, el partido inaugural supuso la primera decepción para la hinchada de los ‘pross’, que vio cómo su equipo era incapaz de pasar del empate ante la débil Suiza. Posteriormente, los de Venables ganarían a Escocia en el duelo británico gracias a una genialidad de Gazza y pasarían por encima de Holanda con un espectacular 1-4 en una exhibición rematadora de Shearer y Sheringham. Paralelamente, Alemania —con una de las camisetas más bonitas que se recuerdan—, no tuvo demasiados problemas para acabar primera en un ‘grupo de la muerte’ en el que convivieron la República Checa, Italia y Rusia. Pragmáticos y serios, los de Vogts terminaron la fase inicial sin encajar un solo tanto agarrados al poderío físico y la clase de Sammer —sería Balón de Oro a finales de ese año—y la pegada de un Klinsmann voraz. En cuartos, los ‘Three Lions’ sudaron tinta para deshacerse de la España de Clemente, condenada al ostracismo por los fallos de Hierro y Nadal desde el punto de penalti, al tiempo que Alemania dejaba en la cuneta a la joven Croacia con un apretado 2-1 en Old Trafford. Las dos favoritas —con permiso de Francia— habían cumplido con el guión previsto y tendrían que verse las caras en una semifinal en la que ambos países encontraban motivos para hablar de venganza, pues las heridas de la Segunda Guerra Mundial no habían terminado de cicatrizar.

Sea como fuere, los dos equipos saltaron al césped de Wembley la tarde del 26 de junio. Alemania, paradójicamente como local, formó con Köpke; Reuter, Babbel, Helmer, Sammer; Freund, Schöll, Möller, Ziege; Eilts; y Kuntz, que entró en ausencia del lesionado Klinsmann. Venables, por su parte, confió en Seaman; Pearce, Adams, Southgate; Ince, Platt, Anderton, McManaman, Gascoigne; Sheringham y Shearer, es decir, el equipo de gala para poder acceder a una final de la Eurocopa por primera vez en su historia. En ese sentido, el choque no pudo comenzar mejor para los anfitriones, que en el minuto 3 ya mandaban en el marcador gracias a un tanto de Shearer que rubricó con su célebre celebración: brazo arriba y trote cansino mirando a la grada. Pero cuando el reloj sobrepasaba el cuarto de hora, Kuntz puso las tablas dándole la razón a Vogts por haberle elegido a él antes que a Bierhoff, posterior héroe en la final.

El partido, duro y tenso, agarrotó a ambos equipos hasta el punto de que los 90 minutos llevaron a la prórroga y la prórroga a los penaltis. Shearer, dentro. Häßler, dentro. Platt, dentro. Strunz, dentro. Pearce, dentro, Reuter, dentro. Gascoigne, dentro. Ziege, dentro. Sheringham, dentro. Kuntz, dentro. Southgate, a las manos de Köpke. En ese momento, el mundo se le vino encima al prometedor central del Aston Villa, que con las manos sobre su nunca quería desaparecer del mapa ante el silencio sepulcral de Wembley. Las esperanzas inglesas recaían ahora en que el excéntrico Seaman detuviera el penalti del malencarado Möller. O que éste errara el lanzamiento. Nada más lejos de la realidad, ya que el ‘trequartista’ del BVB no sólo clavó su derechazo en el ángulo diestro, sino que una vez que el balón besó las redes comenzó una carrera hacia el público que culminó con un gesto burlón que enemistaría de por vida a ingleses y alemanes. La confirmación de que, como había dicho Lineker años atrás, ellos podían haber inventado el fútbol, pero eran los alemanes quienes acababan ganando.

09/11/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s