La eterna cantinela del arbitraje partidista

árbitroFIRMA DE RAFAEL AZNAR | El fútbol es tan grande que mueve montañas, pero también es uno de los deportes más enervantes que existen, especialmente en aquellos países en los que es religión, y eso incluye a España, donde la sobredimensión mediática que recibe roza, por momentos, el sonrojo. Cuando no hay partidos relevantes de los que hablar, salta al césped la polémica arbitral, una rémora que, si bien podría eliminarse en un santiamén, forma parte del día a día futbolístico. Los llorones afloran como hongos en esta disciplina: jugadores, entrenadores, directivos, periódicos, aficionados… Quien más y quien menos tiene siempre bajo la manga ese as, ideal para justificar las derrotas propias y los triunfos ajenos, ya sean pasados, presentes o futuros. Por supuesto, sólo se habla de los arbitrajes cuando han sido, supuestamente, contrarios a los intereses de uno. Por el contrario, si han sido propicios, el manual del quejica futbolístico recomienda tirar de tópicos: “Una veces te benefician y otras te perjudican”, “nosotros no hablamos de los árbitros”, “la balanza siempre se equilibra a lo largo de una temporada”…

Los ruegos y los lloros son patrimonio universal del fútbol, pero se llevan, especialmente, entre los equipos grandes, deseosos de arrimar el ascua del supuesto favoritismo arbitral a su sardina. Fijándonos sólo en la Liga española, es el pan nuestro de cada temporada oír a Barça, Real Madrid, Atlético de Madrid o Sevilla berreando: que si el árbitro no ha pitado un penalti, que si la tarjeta roja a cierto jugador es injusta, que si un fuera de juego no era tal, que si un oscuro poder fáctico les quiere perjudicar, que si parece que molestan a alguien… Casi nadie se escapa de las teorías de la conspiración, alimentadas, especialmente, por los periódicos afines a Real Madrid y Barcelona.

El diario ‘As’ lleva años hablando del llamado ‘Villarato’, que, amén de otros asuntos, lleva consigo la supuesta influencia del presidente de la Real Federación Española de Fútbol para favorecer al equipo azulgrana. Por su parte, los diarios ‘Sport’ y ‘Mundo Deportivo’ gustan mucho de rellenar sus páginas con los supuestos errores arbitrales contra su amo y señor, aderezados con dotes de adivinación, como la de considerar que un penalti no pitado podría haber supuesto, por ejemplo, dos puntos más, presuponiendo que el tirador de marras lo habría marcado con total seguridad. En las polémicas arbitrales, vale todo, desde críticas encendidas como las de Mourinho hasta ironías hacia los aciertos, como aquella vez que Guardiola se quejó de haber perdido una final de Copa del Rey, la de 2011, por la “vista privilegiada” de un linier que anuló un gol por un fuera de juego de dos milímetros.

Esta semana, hemos vivido otro episodio de este cuento de nunca acabar: un árbitro asistente de Primera División ha denunciado a la Fiscalía Anticorrupción y a la Guardia Civil las supuestas presiones que habría recibido para favorecer al Real Madrid en el partido que le enfrentará al Barcelona el próximo 21 de noviembre (ya saben, el mal llamado Clásico, conocido toda la vida como el derbi). Casi nadie se cree esa teoría de la conspiración, que casi parece más una búsqueda de cariño mediático del abogado defensor del caso, pero la hoguera de la polémica ya está crepitando, y eso que aún falta un mes para el encuentro, para el que, curiosamente, aún no hay designado cuarteto arbitral. No obstante, esto ya lo vio venir Diego Pablo Simeone incluso antes, el pasado mes de junio, con más de cinco meses de antelación: “Veo la Liga peligrosamente preparada para el Real Madrid”, afirmó, cual Rappel. “El Madrid no puede estar, después de siete años, sólo con una Liga. Este año lo veo complicado para que la gane otro que no sea el Madrid, tristemente”. La llorera va por barrios y, a veces, parece que es mejor poner la tirita antes siquiera de que medie herida.

Curiosamente, todo el mundo se queja de los árbitros, a veces con razón y otras sin ella, pero nadie hace nada por facilitarles su trabajo. En pleno siglo XXI, con los avances tecnológicos que existen, el fútbol es casi el único gran deporte que sigue empeñado en vivir en el siglo XIX, fiándolo todo a lo que vean, en décimas de segundo, los ojos de tres señores colocados en diferentes partes del terreno de juego, mientras un cuarto se rasca la barriga en la banda. Precisamente, estos días, se está disputando el Mundial de rugby, una disciplina cuya filosofía deja en ridículo a los gerifaltes del fútbol, que la mayor concesión que han hecho a la tecnología ha sido probar la instalación de chips dentro de los balones para clarificar los goles fantasma, aunque, al final, se ha impuesto más la adición de árbitros de área (con nefastos resultados, por cierto).

Mientras, en el rugby, hay un juez de vídeo que se encarga de revisar ciertas jugadas y hablar con el árbitro principal, para aclararle lo que debe señalar, en caso de duda. También en el baloncesto existe la posibilidad de consultar las repeticiones, si hay dudas de qué pitar. Algo parecido se puede decir del tenis y su ojo de halcón para comprobar si una pelota ha sido buena o mala. Si se mezclaran ese juez de vídeo y ese ojo de halcón en el fútbol, por ejemplo, cada equipo podría solicitar hasta dos revisiones de las jugadas dudosas (perdiéndolas, en caso de estar equivocado, o manteniéndolas, en caso de acierto). Si hay que parar el cronómetro para esclarecer una acción, se para, y no se acaba el mundo. Es mucho mejor que pitar lo que no es. El fútbol sería un deporte más justo y, lo que es mejor, nos ahorraríamos muchas imbecilidades y llantinas.

25/10/2015

Rafael Aznar es periodista de Hobby Consolas y ex del diario MARCA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s