El golem

robert_lewandowski_recortada

SERGIO MENÉNDEZ | En lo que se refiere al panorama periodístico nacional, puede que no haya habido nadie más certero a la hora de definir a Robert Lewandowski que Manuel Jabois. Efectivamente, resulta toda una ironía ver a un gallego – gentilicio que encarna el paradigma de la ambigüedad – convertido en un referente de precisión, pero la vida te regala este tipo de sorpresas de vez en cuando, que diría Rubén Blades. “Uno de esos delanteros que se inventa el Madrid cuando se aburre”, escribió el actual columnista de El País del entonces delantero del Borussia de Dortmund, en un artículo que le consagró entre la parroquia merengue como el predicador 2.0 de la blanca religión. “Una fe ilimitada y altanera cuya leyenda es universal”, no lo olviden. Es por su bien.

Corría el 28 de abril de 2013. Jabois todavía trabajaba para El Mundo y el Real Madrid afrontaba aquella noche la vuelta de semifinales de Champions League de 2013. Lewandowski, por su parte, venía de hacerle cuatro goles en el Signal Iduna Park a los hombres de José Mourinho (‘Darth Sidious’, si lo prefieren). Ni más ni menos. Cuatro goles como cuatro soles. Uno detrás de otro. Cuatro zarpazos que todavía hoy le abren a alguno las carnes de recordarlo. Fue la prestación en sociedad de un delantero que, obviando a los parabólicos de turno, constituía hasta ese momento un total desconocido para la mayoría. Y lo peor, al menos de cara a todas las defensas y porteros que se han cruzado en su camino desde entonces, es que la magnitud del punta polaco no ha hecho más que agigantarse hasta adquirir las hechuras de un verdadero golem.

Así se demuestra a la luz de los logros más recientes del actual futbolista del Bayern de Múnich, que ahora se ha destapado también como un hombre récord. Porque absolutamente nadie en la historia de la Bundesliga había sido capaz hasta la prodigiosa irrupción de Lewandowski en la memoria del aficionado medio de anotar la friolera de cinco goles en menos de diez minutos. Sucedió hace exactamente tres semanas, en un partido de liga contra el Wolfsburgo, que llegaba al Allianz Arena tercero de la clasificación. 0-1 al descanso. El resultado obligaba a dejarse de tonterías y sacar la artillería pesada. Ahí que saltó al césped el bueno de Robert. El gol del empate pilló a más de uno volviendo del baño. Y como ese, otros cuatro. Incluido uno de tijera, gustándose. Diego Benaglio, el portero visitante, se desesperaba con la defensa. Guardiola se echaba las manos a la cabeza y sonreía a la grada con cara de tonto. “He mirado al marcador después del tercer o cuarto gol y me sorprendía que todavía quedase tanto tiempo por jugar”, reconocía el propio jugador, impresionado de sí mismo. Nueve impactos al balón le bastaron para completar su heroicidad.

La cosa, sin embargo, no queda ahí, pues venimos de un fin de semana dulce, no solamente para Lewandowski, sino también para el resto de Polonia, cuya selección nacional sellaba el domingo su clasificación para la Euro 2016. Y el caso es que lo lograba gracias a un nuevo récord del delantero de moda, que a lo largo de los diez encuentros disputados en la fase de clasificación ha realizado un total de trece dianas. Una marca que únicamente ostentaba hasta el momento el irlandés David Healy y nos da la medida de lo que empezó como una montaña de arcilla a la que Jürgen Klopp, como si del rabino Loew se tratase, empezó a moldear en su día para levantar un golem que no ha parado de incrementar su tamaño desde que cobró vida y parece no tener techo. Un golem que de la nada hizo lo que quiso.

14/10/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s