Polivalencias

sergi-robertoMARIO BECEDAS | Cuando apenas has salido de la cantera y ya te ponen el sambenito de sucesor de tal o cual estrella, ya sólo tienes dos opciones: triunfar y superar al antecesor o fracasar estrepitosamente. Nadie te dejará tener una carrera tranquila, apacible, con sus éxitos, con su longevidad, pero dejando los focos a los astros de siempre. Te puede ocurrir, además, que en tus inicios alguien vea en ti un parche, una posible polivalencia: conviértete en el mejor de tu equipo en el nuevo puesto o prepárate.

Con esta entradilla, a estas alturas del siglo, sólo podemos estar hablando de Sergi Roberto. Pequeño centrocampista de bucles, en los vericuetos de La Masía destacaron su potencia y sus goles, hasta que alguien se levantó un día y decidió nombrarle heredero natural de Xavi. Toma losa, chaval. Debió pensar el ‘alemán’ de Reus, como se le llamaba en el increíblemente gigantesco y poderoso intramundo técnico de las categorías inferiores culés, que el elogio era bueno. Pobre, si lo sabe se vuelve al Nàstic.

Cuenta LuMartín que Guardiola pidió al eterno representante Orobitg que lo cuidase, que Eusebio Sacristán fue el que le puso la vitola de teutón. Sabemos que, nada más aterrizar, el bueno del ‘Tata’ Martino preguntó como un poseso por él: si todos veían en Sergi Roberto al nuevo Xavi, el argentino veía a su nuevo Thiago Alcántara. Craso error. El rosarino le dio minutos siempre que pudo, pero el joven arrastraba mucha presión. Le faltó la “mala hostia” que le reclaman en su pandilla de amigos.

Tuvo que venir el hombre de las amargas verdades, el héroe postmoderno en el que se va a acabar convirtiendo Luis Enrique si no lo es ya. En una inusitada capacidad de visión, horizonte y perspectiva —quizá por el Ironman, quizá por el andamio— el asturiano, al final de la temporada pasada, le citó al despacho y le pidió que se quedase: le utilizaría de lateral derecho tras el adiós de Montoya y el bofe constante de Alves. En cuanto ha llegado la lesión del brasileño, Sergi Roberto ha sido el recambio.

Venía tocado el canterano. El curso pasado se cerró con pocos partidos y el presente empezaba con su musical y plurinacional nombre esculpido en el mármol del Trending Topic. Su terrible Supercopa ante el Athletic le dejó más que señalado. Quizá se acordase de las ofertas de Stoke City, Valencia o Sevilla y de cómo al final hizo caso a Luis Enrique. Como en todo, tuvo que venir la terapia de choque. De nuevo en el bello San Mamés, Sergi Roberto escupió a todos los fantasmas y clavó los atributos en el césped.

‘Lucho’ le dio la banda derecha y el ‘20’ del Barça se la comió. Sustituto de Alves por un día, Sergi Roberto corrió, galopó, regateó, centró, coberturó. No se dejó nada. Tan bueno fue el resultado que el Comunio le otorgó los 10 puntos de gloria y el míster quedó convencido. Tiembla Alves. Ante Málaga, Atlético y Roma el reusense ha repetido puesto y nadie se ha quejado. Todo un éxito en un equipo como el Barça: pregúntenle al sufrido Ter Stegen, auténtico personaje wagneriano.

Visto el potencial, viene lo más difícil, que es el futuro y empieza hoy. Resta saber qué hará Luis Enrique a la vuelta de Alves, pero, sea como sea, el joven sólo puede evitar la maldición del primer párrafo convirtiéndose en el mejor lateral, en un ‘Sergi Roberto Carlos’. Si por un momento piensa en retornar al centro del campo, véase ‘suplir’ al maltrecho Rafinha, será otro joven y bonito cadáver víctima de las polivalencias. Y nadie quiere volver a ser Gabri: el milagro de Angulo en el Valencia es irrepetible.

18/09/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s