Fútbol contra la polio

ÁLVARO MÉNDEZ | Después de que se lanzaran las campanas al vuelo de manera prematura el pasado mes de mayo, Liberia logró por fin declarar a su Estado libre de ébola la semana pasada. Sin duda, todo un triunfo para una nación que vio cómo mas de diez mil personas contraían la enfermedad en los últimos tres años y la mitad de ellos morían sin que se pudiera hacer nada por evitarlo. Liberia fue quien más entierros se vio forzada a celebrar a causa de la horrible epidemia, sí. Pero, de todos los países que se vieron afectados en el oeste del continente, ha sido la primera en acabar con ella, algo de lo que no pueden presumir países fronterizos como Sierra Leona o Guinea Conakry.

Es cierto que, a pesar de no estar totalmente extinta ni mucho menos, el ébola ha pasado a un segundo plano de la actualidad informativa a causa del menor número de infectados. O, mejor dicho —y aunque duela reconocerlo—, a causa del no contagio de ciudadanos de nuestro privilegiado continente. Sin embargo, persisten aún a día de hoy los efectos de multitud de enfermedades que destruyen poblaciones enteras en lo más profundo de África sin que nos demos cuenta al otro lado del estrecho de Gibraltar. Una de las más llamativas es, por desgracia, la polio.

La Historia recuerda a Franklin Delano Roosevelt como uno de los más grandes Presidentes de Estados Unidos, y seguramente con razón. Las secuelas físicas que la polio dejó en su cuerpo lo condenaron a vivir postrado en una silla de ruedas y a convertirse en todo un icono de la política internacional. La parálisis muscular y el intenso sufrimiento que tuvo que soportar durante sus años en la Casa Blanca agrandaron su leyenda de vencedor de facto de la II Guerra Mundial, promotor del milagroso “New Deal” y ganador compulsivo de elecciones.

Sin embargo, la imagen de Roosevelt poco o nada se parece a la de aquellos sufridores anónimos de la polio que han padecido la enfermedad lejos de los focos. Es el caso de las víctimas del norte de Nigeria. En las afueras de la ciudad de Kano, una enorme urbe al norte de país hostigada puntualmente por los atentados cometidos por Boko Haram, el fútbol se ha hecho un hueco entre las actividades favoritas por todos aquellos que contrajeron el virus cuando apenas eran unos críos y quedaron afectados de por vida. Fue precisamente un superviviente de la polio, Misbahu Lawan Didi, quien se lanzó hace ya más de dos décadas a promocionar una liga interna entre distintos equipos de supervivientes.

Ellos son precisamente los protagonistas: jóvenes que, dada la incapacidad motora que sufren, han estado viviendo en las calles gracias a las limosnas de la gente. Ahora muchos de ellos han encontrado un sentido a su vida a través de balón y recurren a monopatines para poder deslizarse sobre un asfalto abrasivo y poder chutar a gol.  Apenas ganan 200 euros al mes, pero es más que suficiente para salir de la miseria y ayudar a sus familias. Son profesionales de la Para-Soccer Championship y disputan un campeonato que ya cuenta con sponsors y financiación.

Al fin y al cabo, el fútbol es en Nigeria un elemento vital de unión de un país desgarrado por la corrupción, los enfrentamientos étnicos y religiosos, la desigualdad social y el terrorismo islamista. Todo pasa a un segundo plano cuando el balón echa a rodar. También las secuelas de una enfermedad tan terrible como la polio. Por ello, el modelo creado por Nigeria se ha exportado a otros países vecinos que también la han sufrido como Níger, Camerún y Ghana, en donde los supervivientes han pasado de pedir en los semáforos a subirse a monopatines con tesón, valentía y determinación. Ya lo dijo Viktor Frankl en su celebérrima obra El hombre en busca de sentido: “Quien tiene un porqué sabrá encontrar el cómo”.

09/09/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s