Un prodigio a precio de oro

martial

JESÚS GUALIX | Hace justo una semana que se cerró el mercado de fichajes de un verano que ya está dando sus últimos coletazos, y todo el panorama futbolístico habla del fiasco que ha sido la no-contratación de David de Gea por Real Madrid y de la absurda negociación entre el club blanco y el Manchester United, que no terminó de concretarse a la hora debida. Tal hecho ha desviado el foco de otra operación que ha realizado el club inglés, y que, quizá, es igual de delirante y arriesgada.

El traspaso de Anthony Martial del AS Mónaco a los ‘Red Devils’ por 80 millones de euros (si finalmente el jugador logra el codiciado Balón de Oro antes de 2019 y cumple otros objetivos) se coloca como el más caro para un jugador menor de 20 años. Un precio demasiado alto para un delantero que, de momento, no es más que una promesa dentro del fútbol francés y de un equipo que no ha logrado sacar un billete para la Champions League de este curso. Si se dan las circunstancias, la mareante cifra superaría al fichaje de otro ilustre francés, y que, por entonces, era un jugador consolidado. Zinedine Zidane costó al club de Concha Espina 75 millones de euros y éste no era, precisamente, un diamante aún sin pulir.

Martial, de momento, tiene mucho que aprender y enseñar en Inglaterra, y además, para más morbo, vestirá el número 9, esa cifra fetiche que muchos delanteros, como su compañero Wayne Rooney, quisieran tener en su elástica. Precisamente el ariete inglés declaró que no conocía el juego del que es ya su nuevo compañero de equipo, lo que a todas luces demuestra que el francés es, aún, un completo desconocido dentro de la élite del fútbol mundial.

Y para colmo de males también el mismo vicepresidente del club monegasco, Vadim Vasyliev, ha tildado de “barbaridad” el traspaso. Aunque como tal debe de estar en el fondo muy satisfecho por la operación. Quizás las urgencias por no encontrar a un jugador de renombre en el cierre del mercado hayan precipitado las cosas, o puede que incluso el omnipresente Jorge Mendes, representante del joven francés y de tantos otros, haya tenido algo que ver a la hora de fijar tan desorbitada cifra.

Sea como fuere, Anthony Martial tiene, de primeras, una gran losa encima de su cabeza. Ese superlativo montante va a pesar sobre él durante toda la temporada y tendrá que ingeniárselas para intentar que no le venza la crítica mediática cuando las cosas no le vayan como él espera. Sin embargo, también puede ser que deslumbre desde el primer día y que los ya seguros 50 millones sean una cantidad pequeña en comparación a la posible calidad de un jugador que aspira, a todas luces, a situarse entre los más grandes del planeta.

07/09/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s