‘Coitus interruptus’

seleccion-2015FIRMA DE SERGIO DE LA CRUZ | A lo largo de nuestras vidas nos encontramos con cosas realmente molestas: las frutas del roscón de Reyes, los cubatas en vaso de tubo, las camisas de manga corta… son elementos irritantes, innecesarios, absolutamente prescindibles. En esta categoría, faltaría más, también se encuentran los parones de las selecciones.

Aún no nos habíamos despegado de la típica emoción del comienzo de la Liga, ésa que te permite ver un Levante-Getafe con la misma predisposición que la final del Mundial del 78. Todavía no nos habíamos dado cuenta de qué jugadores no nos servían para jugar en el Comunio, y aparecen los dichosos partidos de selecciones.

En el fondo, todo es una cuestión de fidelidad. Mejor dicho, de infidelidad. Es de justicia reconocer que con España hemos sido muy oportunistas: hemos dado el 100% hasta que la duración ha tenido picante (en forma de dos Eurocopas y un Mundial), pero en el momento de la verdad, ése en el que pasamos de la locura carnal a la burocrática rutina, nos hemos ido a por tabaco. En la salud sí, en la enfermedad tomamos las de Villadiego.

Recuerden los amistosos de la era dorada de España. Los tolerábamos, aunque en el fondo deseáramos tener un mando para avanzar hasta el Mundial o la Eurocopa de turno. Eran como el amigo insoportable o el cuñado que todo lo sabe: no se les podía apartar, así que optábamos por una discreta y sana convivencia porque aún seguían los fuegos artificiales en la cama. Era llegar una fase final y ‘La Roja’ nos descubría fantasías con las que jamás habíamos soñado. Buenos tiempos aquellos.

Ahora, la cosa ha cambiado mucho. A nuestra selección le han salido arrugas y unos kilos de más. La luna de miel ha derivado en una apatía generalizada, y nos hemos lanzado a por el otro pretendiente más apuesto, más galán. A todas luces hemos vuelto al refugio, ese fútbol de clubes que siempre está presto a las sorpresas, a las polémicas, a las comidillas. España solo nos prometía ir a la compra todos los sábados por la mañana, tardes de manta  y comida con la familia los domingos. Ante la disyuntiva, no hemos dudado ni un momento. Los compromisos de los chicos de Del Bosque son un marrón del que nos escaqueamos siempre que podemos, como las largas misas de las bodas y las comuniones.

Los parones de selecciones solo nos dejan amistosos en destinos cada vez más desternillantes o partidos de una fase de clasificación sin aliciente alguno. Y de forma casi periódica, encuentros contra combinados de primer nivel que nos recuerdan en forma de derrota que cualquier tiempo pasado fue mejor. Por eso nos cambia el rostro cuando, esperando la siguiente jornada de Liga, alguien nos comenta, casi con con la boca pequeña: “Este fin de semana juega España”. Qué pereza.

Los españoles somos de cansarnos muy rápido de las cosas cuando pierden atractivo, como parte de un proceso natural (la cerveza podría estar exenta de esta afirmación). Y no son sólo los aficionados. Esta semana nos hemos enterado por la prensa hasta de la marca del fax del Real Madrid antes de lo que tiene pensado Del Bosque para los partidos ante Eslovaquia y Macedonia. ¿De verdad a alguien le importa?

Ya estábamos pensando en ese Atlético-Barcelona en el Calderón, en volver a ver a Joaquín vestido con la verdiblanca, en qué jugador del Barcelona será el próximo en lesionarse, en si Cristiano vuelve a sentirse cómodo con Bale pululando a sus anchas, en la sabrosa ironía de ver al Eibar colíder…y de repente llega este parón de selecciones, tan indigesto como una descripción de un relato de Tolkien. ¿Acaso encendió anoche alguien la televisión? Menudo ‘coitus interruptus’.

06/09/2015

Sergio De la Cruz es periodista y redactor de ‘elEconomista.es’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s