La incertidumbre del león

llorente

JESÚS GUALIX | Llegó con la vitola de estrella a Turín, siendo recibido como tal después de un año 2013 para olvidar en la que completó su última temporada en San Mamés. Fernando Llorente sería uno de los puntales en el que a la postre fue el último proyecto de Antonio Conte con la ‘Vecchia Signora’. La primera temporada en Italia tuvo un sabor dulce, ya que el delantero pamplonica gozó de la plena confianza de su entrenador, que apostó por él, junto con Carlos Tévez, para ser la punta de la lanza ‘bianconera’.

Alcanzó casi la veintena de goles, cifra notoria dentro de un campeonato donde lo que más impera es la defensa por encima del ataque. Pero no solo logró tal hazaña, también gracias a su altura atraía a las zagas rivales para crear nuevas oportunidades a través de sus compañeros. La incidencia de Llorente en el juego de la Juventus era notable. Fernando era feliz y de momento no veía nubes en su futuro italiano.

Pero de golpe y porrazo Conte decidió finalizar la luna de miel que le unió al campeón transalpino durante tres años y tras otros tres Scudettos consecutivos rompía su relación con la familia Agnelli. Llegaba entonces un nuevo patrón a la nave, Massimilano Allegri, y con él un ariete más joven, con más hambre, y con ganas de reivindicarse tras sufrir una experiencia parecida a la de su compatriota en el que antaño fue su club de toda la vida, el Real Madrid. Álvaro Morata venía con ganas de levantar del sillón al ya acomodado internacional español.

Y entonces sucedió lo que más temía el ex del Athletic de Bilbao, la falta de minutos, de juego, de goles. La temporada pasada Fernando Llorente fue desplazado al banquillo, jugando solamente minutos intrascendentes o siendo utilizado como revulsivo cuando las aguas no iban por su cauce, como por ejemplo en la final de la pasada Champions League ante un F.C. Barcelona que ganaría el título. El semblante del delantero ha cambiado de manera drástica en los últimos meses, ya que ha perdido el protagonismo del que gozaba con anterioridad, tanto en su club, como en la selección española, esa que siempre le ha querido e idolatrado.

Para añadir más leña al fuego y ante la marcha de Tévez, los ‘bianconeri’ se han reforzado con el siempre guerrero Mario Mandzukic y con los jóvenes, aunque sobradamente preparados, Paulo Dybala y Simone Zaza. Ante esto, el navarro teme que su papel en la Juventus sea aun más testimonial que en el curso pasado. El futuro se torna de un gris incertidumbre para un jugador al que todavía le queda fútbol en las piernas, además, claro está, de lo que siempre ha vivido, del gol.

Ante el descarte del club de Chamartín, Sevilla podría ser una opción viable y apetecible, pero Kevin Gameiro o el recién estrenado Ciro Inmobile tampoco lo podrían fácil de cara a una posible titularidad. El ‘Rey León’ tendrá que tomar una decisión, si seguir cobrando altos emolumentos y disputar una cantidad ínfima de minutos, o rebajarse el sueldo y ser más protagonista en una escuadra que este año, recordemos, será de Liga de Campeones.

24/08/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s