Lobo hombre en Cádiz

guiza-cadizMARIO BECEDAS | Se puede tener cara de hombre lobo —lobo hombre en París cantó La Unión— y parecer asustado a la vez. Se puede ser de Jerez y acabar jugando en el Cádiz. Se puede, si se es Dani Güiza. No fue algún chupito de Kubala, los carteles de Cinzano, las madrugadas de Romario, las fiestas de Ronaldo o el Halloween del Betis. Tras ‘Mágico’ González el fútbol español necesitaba un ídolo reverso, un burlanga en la cal y un golfante del nocherío: lo hallamos.

Hace un par de años se escribió aquí de él, perdiéndole en la lontananza atlántica, embarcándole con un pasaje a Paraguay. Atrás quedaban el que sí, que no con el Getafe, el pichichi con el Mallorca, su Euro de 2008, el fiasco turco y Nuria Bermúdez. Güiza huía de todo y no intuía de qué: ahora lo sabemos, de la normalidad. En su más todavía aterriza en la Tacita de Plata sabiendo que se convierte en un asunto de Estado.

No se conformaba con dejarlo, con ser comentarista o simplemente con madrugar. Güiza, experto en sueño, decidía despertar de amarillo, con rostro de Cristo en crucifixión y una recua de cadistas haciendo escalada a un Ramón de Carranza sabiamente vacío con el único fin de insultarle. Era su presentación y tras su cara de cera se adivinaba el reclamo que le hacían los osados alpinistas: “¡Besa el escudo, perro, besa el escudo!”.

A miles de kilómetros, a las puertas del recinto, una macabra saeta, chirigota poco ingeniosa para Cádiz, le esperaba coreada por una solazada multitud que echaba la mañana: “¡Güiza muérete, Güiza muérete!”. A punto de los 35 años y queriendo ser profeta cerca de casa, Güiza vuelve contra la realidad. Aunque en rueda de prensa pidió perdón, el cadista de a pie le ha puesto la redención en la veintena de goles: hay que subir a Segunda.

Como en todo juicio, hay hechos y autos, pero también antecedentes y atenuantes. Tras el mazo de la afición del Cádiz está el rencor vecinal habitual, estilo ‘Cádiz es un pueblo de Jerez’, y el particular del caso: Güiza juró que jamás vestiría de amarillo. Un desprecio que ahora le pesa y que no consigue limpiar a base de sudor, que es lo que ha prometido en vez de goles. Algo ha aprendido el pillo que llegó a buscar el fútbol en Malasia.

Por el momento, y adelantando con humildad que su pretemporada está siendo “por el Plus”, ahí sale el héroe horizontal, Güiza ha atracado en el Cádiz para ser “la guinda” del pastel, en palabras de su presidente. Amenazado de pitos y munición del venidero Carnaval, el jugador lo que espera es no ser la guindilla entre abonado y palco. Que ‘Kichi’ le ampare y que la anécdota no se torne en chiste: “Esto es uno de Jerez que va a Cádiz y…”.

06/08/2015

Anuncios

One thought on “Lobo hombre en Cádiz

  1. Pingback: Lágrimas de Tuilla – Visiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s