Un dedo en el camino

c8490JESÚS GUALIX | Esta Copa América nos ha dejado muchas imágenes para el recuerdo, pero entre ellas, una realmente curiosa. Creíamos todos que tal “recurso” estaba desterrado del fútbol, pero qué equivocados estábamos. De nuevo el dedo de un jugador se cruza en el camino de las posaderas de un contrario. Esta vez le tocó el turno a Gonzalo Jara, defensor de la selección chilena, quien, con tal gesto disuasorio, consiguió su objetivo: Descentrar y enloquecer a la estrella rival, el delantero charrúa Edinson Cavani. Los tres partidos de suspensión (que han sido rebajados finalmente a dos encuentros) al de Hualpén son un daño colateral para una Chile que ya es finalista. En cambio, el punta del París Saint Germain acabó expulsado por su reacción y haciendo las maletas junto con su selección.

Pero hubo otros precursores en este denominado ‘arte’ a la hora de sacar de quicio al rival. Por ejemplo, nos podemos ir hasta el Atlético de Madrid – Sevilla F.C. del año 2004, cuando el siempre polémico Pablo Alfaro, reconocido por todos por su intenso nivel defensivo y sus malas maneras con los contrarios, incrustó sus dedos en el trasero del delantero colchonero Toché con el objetivo de distraerlo. Casualmente, al rojiblanco ese día le faltó el gol, aunque cuajó un buen partido por entonces, cuando apenas tenía 21 años y no sabía lo que le esperaba el futuro en el balompié.

También sufrió en sus propias carnes tales acercamientos un joven Juan Román Riquelme en el año 2002, dentro del enfrentamiento entre Banfield y Boca Juniors. El ex jugador del Villarreal y mito se la selección argentina padeció el tocamiento del centrocampista Fabián Santa Cruz. Su respuesta no fue menos contundente, ya que soltó un directo de su puño derecho a la cara de su rival. En conclusión, fue la primera tarjeta roja en la carrera del de San Fernando.

Además, de nuevo volviendo a la Liga española, Jose María Gutiérrez, ‘Guti’ tuvo sus más y sus menos en repetidas ocasiones con César Arzo. En un duelo entre el Real Valladolid y Real Madrid del año 2010, el defensa castellonense usó la estrategia de meter la mano en la parte trasera del madridista para así detenerlo cuando éste intentaba regatearlo.

En resumidas cuentas, la táctica de acercar los dedos a lugares insospechados viene desde bastante lejos, pero sigue sirviendo igualmente a pesar de que pasen el tiempo y los años. Tal proceder seguirá siendo una estrategia para confundir y provocar al contrario y, además, para que Internet saque siempre su lado más satírico y humorístico, aparte de guardar para la historia dichas acciones.

02/07/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s