Libre

messi-argentina-2015MARIO BECEDAS | Es curioso que cuantos más años pasan y mayor cosmología va dejando detrás de sus botas, más libre es Messi. Cualquier otro jugador, según creciesen sus éxitos y se acercase a los treinta, estaría bloqueado por los problemas, condicionado en el campo por su circunstancia. No así el argentino: tenga lo que tenga alrededor, es capaz de rejuvenecer cuando todo se vuelve verde y le ponen un balón delante.

Ya no es que nunca se haya lesionado en condiciones, siempre a medias, sino que los problemas del entorno, las acusaciones de dictador del vestuario, las rencillas con compañeros de taquilla y rivales de ataque, las lejanías con Guardiola y Luis Enrique, los vómitos, los cánticos de “hormonado”, los manejos monetarios del padre o el odio-pasivo agresivo de sus compatriotas cuando defendía la albiceleste no han podido con él.

Messi siempre regresa, con algo nuevo, con algo ilusionante, el mejor regalo de los niños. Acaba la temporada en un cénit prodigioso. Cuando ha vuelto a la derecha ha demostrado que la centralidad del campo puede estar en una banda si es Dios quien la ocupa. Ha sido otra vez el cabecilla de un triplete y no de cualquier manera. Cuando parecía agotado ha espolvoreado magia otra vez. Llega a la Copa América con menos ataduras que nunca.

En su proeza, Messi demostró que una final de Champions mediocre para él es aquella en la que crea los tres goles de su equipo. Sin embargo, para saber cómo llega al otro hemisferio, quizá haya que quedarse con otro momento: el gol al Athletic en Copa. Ese regate a cuatro ‘leones’, esquivar una entrada con la nuca y sobre todo atravesar la cal de Balenziaga, que ya es famoso. Un instante que permite analizar el tiempo en torno a él.

Con ese tanto para la historia, Messi consiguió lo imposible en el fútbol, que fue el anhelo de que el árbitro pitase el final del partido justo después de que el argentino besase las redes. ¿Para qué seguir? ¿Se podía hacer algo meritorio después de ese gol? Un jugador como el ‘10’ hace que se puedan cambiar normas en siglo y medio de deporte, lo hace más universal él solo y se gana un margen para hacer lo que quiera. Es su anarquía calculada. Inigualable.

Sumando la adaptación a jugar con Neymar y Luis Suárez, que parecía que se iba a acabar el puto mundo, y el quitarse el agravio albiceleste llegando a la final de un Mundial, Messi ha tenido otro gesto esta temporada que lo deja exento para los restos, para retirarse mañana si quiere, porque ya es papel de Biblia. Fue el 11 de enero de 2015, cuando, acostumbrado al silencio, se duchó tras ganar 3-1 al Atlético y fue a Barça TV a sacársela delante de todos.

En esa intervención, Messi, achacado invariablemente de parquedad, desmontó una a una todas chanzas que se habían vertido sobre él. Demostró aplomo, fabricó conjura, cerró filas con Luis Enrique pese a las discrepancias y promulgó un espíritu piña que ha sido el que ha permitido coronar la temporada con los tres metales. Por fin pareció un capitán y por fin hizo que se nos cayera la baba al verle también fuera del campo.

Con todo ese equipaje, Messi desembarca en la Copa América sin importar lo que le ponga ‘Tata’ Martino —que hace un año no puedo con él— al lado. Qué más da que si Higuaín o Agüero, o Di María, o Tévez o Mascherano. Ni los árbitros. Ni la prensa. Ni si el ancho de Chile, anfitriona, se le queda estrecho para regatear. Ni siquiera esos hinchas argentinos que van con la bandera y un diván. Argentina es favorita y debe ganar, pero a Messi le da igual, porque habiendo conquistado la tierra, ya es libre, como el mar.

11/06/2015

Anuncios

One thought on “Libre

  1. Pingback: La estrella del caos – Visiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s