La final del agua

FinaldelaguaJULIÁN CARPINTERO | Aunque la Copa era un torneo que, auspiciado por uno de los hermanos Padrón –fundadores del Real Madrid– se venía disputando desde 1902, el incipiente fútbol español reclamaba una competición regular, más extendida en el tiempo, en la que todos se enfrentaran a todos a semejanza del balompié inglés. Así, en 1929 nacería la Liga, cuyos primeros participantes acordaron que comenzara a finales del invierno para terminar en los albores del verano. Es por ese motivo que la final de Copa de aquel año se adelantó a febrero, una edición que pasaría a la historia por contar con una invitada que puso en jaque la celebración de la misma y que condicionó todo su desarrollo: la lluvia.

A dicha final, que se decidió que se jugaría en Valencia pensando que el clima mediterráneo sería más benévolo en esa época del año, llegaron Real Madrid y Español –con ‘ñ’ y no con ‘ny’, como en la actualidad–, ambos con trayectorias brillantes. Mientras los blancos habían dejado por el camino a Logroño, Racing de Madrid y Athletic con un pleno de seis triunfos, los ‘periquitos’ se habían desecho de Arenas de Guecho, Athletic de Madrid y Barcelona con cinco victorias y un empate. De este modo, el desenlace de la Copa prometía ser apasionante.

Sin embargo, tal y como cuenta Alfredo Relaño, el ambiente se enrareció en Valencia el mismo día de la final, concertada para el 3 de febrero. Por la mañana, y a bordo de un buque de nombre Onsala, desembarcó en el puerto de Sagunto y procedente de Francia José Sánchez Guerra, uno de los políticos más influyentes de la época. Entre otros cargos, Sánchez Guerra había sido Secretario General del Partido Conservador, Presidente del Congreso, Presidente, del Consejo de Ministros y ocupado varias carteras, por lo que su relevancia era notoria. Para colmo de males, desde el Gobierno tenían la certeza de que Sánchez Guerra, que se había exiliado a París, quería desembarcar en Valencia para encabezar una rebelión con la que derrocar a Primo de Rivera, ya en el ocaso de su régimen. No en vano, Sánchez Guerra sería detenido nada más pisar tierra y recluido, durante meses, en el cañonero Dato.

En medio de esa calma tensa, a la que también contribuyeron los miles de aficionados de uno y otro equipo que se habían desplazado desde Barcelona y Madrid, un tremendo aguacero comenzó a descargar sobre la ciudad del Turia. Por este motivo, el gobernador civil convocó a los delegados de Real Madrid y Español y al árbitro del encuentro, Pelayo Serrano, a los que pidió que decidieran qué hacer: suspender el partido para el día siguiente o jugarlo a pesar de las inclemencias meteorológicas. Pero el miedo a la llegada de alborotadores afines a Sánchez Guerra y el inminente inicio de la Liga la semana próxima decantaron la balanza para que la final se disputara en la fecha prevista.

Así, sobre un terreno de juego impracticable, los dos equipos saltaron al césped de Mestalla, en cuyas gradas la afición se resguardaba en sus paraguas en una estampa que ya es leyenda de nuestro fútbol. El Español formó con Ricardo Zamora, ‘El Divino’; el costarricense Ricardo Saprissa, González; Trabal, Solé, Káiser; Vantolrá, Broto, Tena I, Padrón y Bosch. Por su parte, el Real Madrid puso en liza a Cabo; Quesada, Urquizu; Prats, Esparza, Peña; Lazcano, Monchín Triana, Gaspar Rubio, Morera y López. Padrón y Bosch pondrían por delante al Español haciendo inútil el tanto de Lazcano –un virtuoso que, además de jugar al fútbol, escribía obras de teatro–, que recortó distancias para el 2-1 final. El cuadro blanquiazul alzaba así su primera Copa con el más puro aroma del fútbol clásico: barro, sudor, caballerosidad y ese punto de épica que confiere la lluvia.

Aquella, la desde entonces conocida como final del agua, supuso el espaldarazo definitivo a una competición que en los años del amateurismo era la gran atracción de los aficionados hasta que la Liga fagocitó, poco a poco, su encanto. Pese a todo, su recuerdo aún perdura.

26/05/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s