Héroe nepalí

FotoSketcher - Bimal-MagarÁLVARO MÉNDEZ | Cuando un país ha sido devastado por las fuerzas de la naturaleza como ha ocurrido con Nepal, cuesta mucho dar un paso atrás para coger perspectiva y poder analizar alguna otra de las porciones de realidad que conforman la pequeña y humilde república asiática. Miles de vidas se han perdido al sur del Himalaya tras el seísmo que azotó la región y es prácticamente imposible hablar de ello sin que a uno se le retuerza algo en su interior. Es la forma que tiene la naturaleza de recordarnos que su poder es inmensamente superior al de nosotros, los humanos, incapaces de prever algo tan lógico como cuándo será liberada la energía que se acumula al deslizarse una placa tectónica bajo otra.

Así funciona nuestro planeta, de forma salvaje e imprevisible. Pero el comportamiento humano responde a veces siguiendo un patrón muy preciso cuando las fuerzas de la naturaleza se ceban con un país tan pobre y desconectado de la actualidad informativa. Una vez las réplicas han cesado, a partir de ese mismo momento cuesta mucho romper el nexo de unión entre el nombre de quien lo sufre y el desastre. Haití está ligado a terremoto, Fukushima a tsunami y Pompeya a Vesubio. Para la eternidad. Pero en los últimos tiempos ha surgido la figura de un deportista capaz de poner fin a esta trágica asociación en ese remoto lugar del mundo que hoy es sinónimo de seísmos, deslizamientos de tierras y aludes.

Su nombre es Bimal Magar y, con solo 17 años, ha cambiado el mundo del balompié nepalí. En un país donde el cricket es el deporte rey, Magar vio muy pronto en el simple hecho de dar patadas a una pelota una forma de cumplir sus sueños. De hecho, lo pudo comprobar en su misma casa, ya que su Bahadur, su padre, se dedicaba al fútbol amateur, una actividad por la que apenas cobraba y que le generaba más gasto que beneficio.

Siendo solo un niño en una familia de origen humilde, el pequeño Magar fue haciéndose un nombre en los campos de arena de la pobre región de Nawalparasi, y pronto los clubes mas importantes de Nepal se lo empezaron a rifar. Sin embargo, su padre nunca pudo vivir para comprobar hasta dónde podía llegar su hijo a causa de un accidente de moto y, por desgracia, se perdió su debut con la absoluta con solo 14 años y su primer tanto con la selección nacional al año siguiente. Fue el más joven de la historia en lograrlo en su país, y el sexto más precoz a nivel mundial.

Aunque a priori sus éxitos se reducían a un contexto nacional en el que el fútbol es algo local, su gesta no pasó inadvertida para los grandes clubes de Europa. Twente y Manchester United preguntaron por él durante la pasada temporada, e incluso entrenó en las categorías inferiores del club holandés. Sin embargo, tras un breve paso por el Anderlecht, recaló en el filial del Genk. Ahí es donde Magar ha fijado su punto de partida hacia el estrellato.

“Mi objetivo es jugar en Europa y también ayudar a que los chicos de mi país puedan tener más oportunidades de cara al futuro”, comentó la joven promesa en una entrevista para la web oficial de la FIFA. Sin duda, muchos chavales que lo han perdido todo en las últimas semanas encontrarán en Magar un modelo a seguir y en el balón un aliciente para no perder la esperanza.

20/05/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s