La ‘Vieja Señora’ no está muerta

mijatovic5

FIRMA DE RAFA AZNAR | La ‘Vecchia Signora’ es el sobrenombre con el que se conoce al mejor equipo de Italia: la Juventus, o el Juventus, si se prefiere, pues, por alguna razón, los hispanoparlantes, que nos solemos referir a los equipos como entes masculinos o neutros (salvo que se trate de una Unión Deportiva), tendemos a feminizar a algunos de los que provienen del país de la bota, porque allí la palabra ‘equipo’ es femenina (squadra). El viernes, se celebró el sorteo de las semifinales de la Liga de Campeones, y parece que, inconscientemente, alguno que otro se hizo también un lío con el italiano: que a la Juventus se la denomine la Vieja Señora no significa, ni por asomo, que esté muerta en su eliminatoria contra el Real Madrid. Es cierto que, a priori, podía parecer el contendiente más débil de todos los que había en el bombo, pero de ahí a pensar que al equipo blanco le ha tocado una perita en dulce… Ya dijo otro transalpino, Valentino Rossi, que las gallinas viejas hacen buen caldo.

Haría bien el Madrid en no menospreciar a un rival que es viejo conocido, de tan grato recuerdo como infausto, según hasta qué capa de la memoria se ahonde. En 1998, Pedja Mijatovic, pillastre como él solo, certificó la ansiada Séptima ante el equipo italiano, con un balón suelto que cayó en sus pies para driblar y batir a Angelo Peruzzi, a lo que siguió una desbocada carrera con el dedo apuntando al frente para celebrarlo, una imagen que ha quedado para la historia. Sin embargo, en 2003, en pleno apogeo del Madrid galáctico, con Luis Figo, Zinedine Zidane y Ronaldo Nazario en nómina –y Vicente del Bosque en el banquillo–, la Juventus se tomó cumplida venganza, eliminando a su antiguo verdugo en las semifinales de la competición –que acabaría llevándose el Milan, entrenado, casualmente, por Carlo Ancelotti–. Desde entonces, los dos equipos no se han vuelto a cruzar en una eliminatoria directa, no sólo porque el azar de los sorteos no lo quisiera, sino porque la Juventus se perdió dos temporadas de Champions por su descenso administrativo a la Serie B, tras el ‘Moggigate’, el escándalo de amaño de partidos perpetrado por el que fuera máximo mandatario de la entidad, Luciano Moggi –eso sí que eran amaños, y no los que algunos se empeñan en ver en los sorteos de la Liga de Campeones, bajo la teoría, nunca demostrada, de que la UEFA tiene una parrilla secreta con la que calienta las bolas para trazar los emparejamientos con premeditación y alevosía–.

Pasada esa travesía por el desierto –en la que se mantuvieron fieles futbolistas como Gianluigi Buffon y Alessandro Del Piero–, la Juventus vuelve a ser el mejor equipo de la Serie A (no confundan el nombre de la liga italiana con el vocablo ‘calcio’, que significa ‘fútbol’ a secas, por cierto). Lleva tres temporadas consecutivas levantando el ‘Scudetto’ y, salvo que un cataclismo lo impida, este año sumará el cuarto, pues, a falta de siete jornadas por disputarse, lleva quince puntos de ventaja sobre Lazio y Roma. Independientemente de que la Serie A no pase por su momento más competitivo –con Milan e Inter deambulando cual espectros por la mitad de la tabla clasificatoria–, esta tesitura puede ser importante para la eliminatoria contra el Real Madrid, que empezará dentro de semana y media. Muy probablemente, el equipo turinés llegue a ella habiéndose proclamado ya campeón nacional y con la consiguiente posibilidad de dar descanso a sus mejores efectivos. En ese sentido, cuenta en su plantilla con varios jugadores de talla mundial: Gianluigi Buffon, Carlos Tévez, Arturo Vidal, Paul Pogba (está lesionado, pero podría llegar a tiempo al partido de vuelta)… También está Andrea Pirlo, el futbolista más talentoso que ha dado Italia en los últimos años, un auténtico fenómeno al que da gusto ver jugar, incluso a sus 35 años. Y no hay que olvidarse de Álvaro Morata, que no pudo triunfar en el Madrid y que, sin duda, querrá emular lo que hiciera Fernando Morientes allá por 2004, cuando su Mónaco se cargó al equipo blanco contra todo pronóstico, con un gol suyo en la ida y otro en la vuelta.

Habrá quien piense que el nivel futbolístico de la Juventus es muy inferior al del Madrid, y con razón. Sin embargo, el fútbol no siempre entiende de calidad, y menos si hay un equipo italiano de por medio. Si la palabra catenaccio se ha hecho famosa, será por algo. Aunque puede hacerlo si se lo propone, la ‘Vecchia Signora’ no necesita jugar a nada para pasar de ronda. Ya lo hizo con el Mónaco en cuartos de final, con un 1-0 de penalti y un 0-0. La propuesta que hará Massimiliano Allegri tendrá poco que envidiar, seguramente, a la que hizo el Cholo Simeone en el Bernabéu: encerrarse en su campo a la espera de tener media ocasión y marcar un gol. El Atlético no estuvo muy lejos de sacar petróleo, aunque ahora sólo se hable de Chicharito Hernández. El Madrid es favorito, sí, pero mucho cuidado: la Vieja Señora es perra vieja, y sabe más por vieja que por diablesa.

26/04/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s