Mundial invernal

2014_06_21_AlBaytStadium_AlKhorCity_11ÁLVARO MÉNDEZ | Al final se confirmó lo que era un secreto a voces. Que el Mundial 2022 que acogerá Qatar se disputará en invierno debido al calor extremo que vive el país durante el verano occidental ya lo sabíamos. Pero, cosas de la vida, la final se disputará el 18 de diciembre. ¿Aleatoridad? No, por supuesto. El partido con mayúsculas se jugará el día de la fiesta nacional de Qatar. Como diría José Joaquín Brotons, algo “evidente a la par que dramático”. No quedaba otra salida y se ha llevado a cabo una huida hacia adelante para tapar las vergüenzas de una decisión que, desde el primer momento, levantó todo tipo de polémicas. Y buena parte de ellas —por no decir todas— con mucha razón.

Existen mil y un motivos para que el escepticismo se esparza como la peste. ¿Qué posibles efectos se pueden derivar de ello? Organizar un torneo de estas características en noviembre y diciembre generará seguramente un caos de fechas que alterará el resto de competiciones. Y no sólo a nivel europeo. La inmensa mayoría de federaciones se verán obligadas a llevar a cabo una minuciosa labor de ingeniería calendárica para poder compaginar los torneos ligueros y coperos con un Mundial cuando apenas se ha completado una tercera parte de la temporada. El hecho, además, de que la final coincida con un día laborable ocasionará un dolor de cabeza a más de uno.

Aun así, las modificaciones en el calendario no constituyen el único pero. Periodistas de distintas nacionalidades han sido los que han denunciado los oscuros amaños que se produjeron cuando finalmente se eligió a Qatar como país organizador. La sombra de los sobornos y la corrupción sigue planeando actualmente sobre la FIFA, ya que pocos entienden cómo un país sin tradición balompédica pudo lograr un hito deportivo tan significativo como éste.

Pero, claro, existe un factor que es capaz de condicionar cualquier tipo de decisión. En una era marcada por la crisis, la FIFA ha preferido optar por lo viable a nivel económico. El dinero manda en un mundo condicionado por el poder financiero y, ante semejante panorama, Qatar era un claro favorito. Aunque, lógicamente, habrá quienes lo vean como una bajada de pantalones ante los petrodólares que emanan de la monarquía pérsica. Es decir, un claro ejemplo de la actual deriva de ‘arabización’ del fútbol a causa de la crisis y la dependencia futbolística de las inversiones de los jeques para mantener un deporte que es hoy el mejor ejemplo del capitalismo salvaje que nos envuelve.

De todas formas, serán días de puro fútbol a pesar de que no todos podrán disfrutarlo. Distintas ONGs han puesto el grito en el cielo alertando de las continuas violaciones de los derechos humanos que se cometen diariamente en Qatar. En un país en el que los estadios y los rascacielos son construidos por inmigrantes pakistaníes trabajando como esclavos y muriendo en los andamios —ya han fallecido más de 1000— el valor de la persona queda relegado a un segundo plano en detrimento de la exaltación patriótica. Más aun si se tiene en cuenta la fecha elegida para la finalísima.

Y es que el Mundial supondrá un escaparate para la dictadura de los jeques árabes y todo estará controlado por las vías que siempre están al servicio de los regímenes autoritarios. Los medios de comunicación experimentarán la censura, sí, pero poco se hablará de ello para no perder los beneficios que generan las campañas publicitarias de las grandes multinacionales que allí operan, como la dependiente del Ejecutivo Qatar Airways. Las denuncias quedarán silenciadas en cuanto el balón eche a rodar y volveremos a comprobar con pasmo la primacía de los petrodólares sobre el sentido común y los, en ocasiones, tan olvidados derechos humanos. Así que vayan comprándose una kufiyya, porque la organización de Qatar 2022 es la fiel demostración del mundo de las contradicciones en el que nos toca vivir.

27/03/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s