Momentos

MOMENTOSDAVID PALOMO | El ser humano no elige la época en la que nace. De pronto, aparece en el mundo. Sin que nadie le pregunte si quiere que su futuro lo gestione Rajoy. O Zapatero. O Pablo Iglesias. Esas cosas no se pueden escoger. Uno llega aquí, recibe un azote, llora y no le queda otra que empezar a andar. Y da igual que Estados Unidos acabe de atacar tu país o que Rusia haya invadido parte de tu territorio. Eso también escapa al control de cualquier persona. Toca vivir y luchar con el entorno, como sea. Pero también disfrutar de esos momentos que nos corresponden y nos pertenecen aleatoriamente. Es decir, si uno tenía entre ocho y 12 años en 2008 lo más probable es que haya visto a España ganar dos Eurocopas y un Mundial. Y al Barça hacerse con seis títulos. Y, sobre todo, a Messi jugar al fútbol. ¿Suerte? Quizá. Quién sabe.

Fue Segurola el que escribió que ya se había dicho todo de Messi. Y se equivocó. El diccionario se acaba, los adjetivos viven gastados entre las crónicas y las loas se han vuelto rutinarias, pero siempre hay algo más que escribir. Da igual que el verso haya abandonado a los enamorados para adherirse a sus botas o que la poesía se recite entre las paredes del Camp Nou, en las localidades de tribuna, en el bar donde se pide un ‘pan tumaca’ o en el banquillo del equipo visitante. Todo eso no importa, porque el argentino es capaz de seguir convirtiendo en lirismo sus zancadas y llamar a las musas con cada gambeta.

Es el mejor del mundo. ¿Y de la historia? Quizá. Sí, al lado de Rakitić, Xavi, Iniesta, Suárez y cía. Messi cuenta con unos acompañantes de lujo, pero el ritmo lo pone él. Y puede que sea un dictador, por qué no. Igual es así. No importa. Ojalá siga en el trono durante mucho tiempo. Al lado de Luis Enrique o de quién sea. Esta temporada impuso su ley, discutió con el míster, captó el mensaje, aclaró el tema, se hizo con el poder y tomó la palabra en el campo. Con prosa primero y con verso después. Se preparó para el sprint, alcanzó a Ronaldo, colocó al Barcelona al frente de la Liga, le metió en la final de Copa y está en condiciones de hacer lo que quiera en Champions.

A ustedes les ha tocado vivir un momento histórico. Para bien o para mal. Imagino que si son Ancelotti o Florentino igual les habría gustado nacer en otra época. O no. Quién sabe. La realidad es que Messi puede cambiar esa premisa de la que hablábamos. Porque uno no elige el pueblo donde nace, el año ni la familia. Y eso tampoco lo hizo el argentino. Sin embargo, cuando uno es capaz de escribir la historia cada domingo en un campo de fútbol debe sentirse casi como un Dios. La aleatoriedad no existe con él sobre el terreno de juego. Es lo que hay. “Un entrenador puede preparar un partido, estudiar al rival e incluso visionar lo que va a pasar. Sin embargo, luego llega un jugador, la coge en el centro del campo y decide una eliminatoria”. Palabra de Guardiola, que de esto algo sabe.

20/03/2015

Anuncios

One thought on “Momentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s