Palabra de Cruyff

cruyffMARIO BECEDAS | No tiene teléfono móvil y su padre perdió un ojo de joven. Ha podido ser el futbolista que mejor ha jugado un Mundial sin haberlo ganado y el único que ha sido capaz de arrancarle una raya a Adidas sin despeinarse. Johan Cruyff no tiene halo de mito, directamente lo es. Cada palabra suya no es que baste para sanar al Barça, lo transforma. Al menos son dos las venidas del holandés al Camp Nou que recogen las escrituras culés, aunque han sido muchas más. De hecho, Cruyff está viniendo siempre para predicar su palabra, que es la suya y la de nadie más. Se sacó el Chupa-Chups de la boca cuando entrenaba con gabardina y ya no ha dejado de rajar. Es el entorno.

Desde que el ahora convicto Núñez le despidió y él, tan enjuto en su polo amarillento, dijo que eso era así, pero que en el fondo no lo era, Cruyff no ha dejado de ser el Gran Hermano, el ojo que todo lo ve en el Barça, el presidente de los Badulaque al que todos han ido a preguntar y del que todos han recibido un enigmático “Gracias. Volved” como Homer y Apu. Si algo tiene la rajada de Cruyff es que es tan segura como impredecible en su aparición y su oportunidad. Cuando le han reclamado para la causa, el holandés se ha mostrado hermético, noble, taciturno. Cuando nadie se lo espera, suelta el acero toledano de la lengua y parte por la mitad a quien sea menester, especialmente si se trata de la vil Junta roselliana.

Más de acuerdo o no con las salidas de tiesto de Cruyff, todo buen culé debe darle al menos el beneficio de la primera palabra, algo que supieron leer muy bien Laporta o Guardiola. Sin embargo, qué se puede esperar de una directiva compuesta de carne de juzgado que hizo al mejor ‘14’ de la historia dejar la insignia del club en el mostrador de la recepción como protesta. En sus idas y venidas como Guadiana, como Guadiano, que diría él, Cruyff, para quien a su mayor gloria han creado la mejor parodia posible en Twitter, ha criticado a Messi y le ha alabado, se ha metido con el sueldo de Neymar y ha reculado, ha cuestionado a Luis Enrique pero le puso su manto dialéctico protector cuando asomaba la caterva de puñales.

En su último desvío de la autopista, cuando todo estaba en calma alrededor suyo pero caliente con los no estrechones de mano entre Laporta y Rosell en los juzgados a cuenta de su odio sarraceno, Cruyff ejerce de portavoz oficioso de un club en descomposición y la emprende con el caso del pobre Zidane“El Real Madrid la ha cagado profundamente con él”. Cruyff se ha despachado una vez más a gusto con el eterno rival del puente aéreo asegurando que aunque Zidane tiene calidad de sobra y que quién le va enseñar nada, ha sido una ciscada dejar que entrenara al filial y empalarle de esa manera cuando el francés aún vive en tantos posters.

Echado el exabrupto, Cruyff volverá a lo soleado de sus días hasta que le vayan a buscar al calor de su retiro para pedirle que dé su sermón de la montaña sobre el final de temporada del Barça, que aún puede ser muy dantesco y lo será, y sobre las elecciones que se avecinan. Por supuesto, el holandés esperará a que nadie esté atento para disparar. Casi como cuando jugaba. Palabra de Cruyff.

05/03/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s