El equipo de Tsipras

1211990ÁLVARO MÉNDEZ | Las redes sociales estallaron hace cinco días cuando Yanis Varufakis, el comercial elegido por el recién estrenado Ejecutivo griego para llamar a las puertas de los acreedores europeos, apareció ante las cámaras con una bufanda a cuadros. Ya saben, una de esas típicas prendas de abrigo a cuadritos cuya marca me abstengo de teclear para no hacer publicidad gratuita a quien paga millones por ello. Rápidamente, el Ministro de Syriza fue acusado de ricachón, derrochador y caradura por presumir de pijerío ante los socios comunitarios representando a un pueblo intervenido, desesperado y empobrecido. Ante este patinazo, fue relativamente sencillo imaginarse a Alexis Tsipras en su sillón del Parlamento Helénico torciendo el gesto y pensando para sus adentros: ‘Ya se podría haber llevado una maldita bufanda del Panathinaikos’.

Y es que el equipo verdiblanco de la capital es aquel por el cual el Primer ministro griego siente una especial devoción. Desde que era niño, Tsipras mamó el fútbol en Ambelokipi, el mismo barrio burgués en el que se encuentra el estadio Apostolos Nikolaidis. Esta es la razón por la que muy pronto se identificó plenamente con los colores de Panathinaikos y comenzó a asistir regularmente a todos los partidos que ‘el trébol’ jugaba en casa. Es algo que el azote de los austericidas nunca ha dudado en reconocer.

Ahora bien, no deja de ser curioso que Panathinaikos sea el club de Tsipras a pesar de haber representado tradicionalmente a la clase pudiente o medio-alta de Atenas en el espectro sociobalompédico de Grecia. Sí, es una etiqueta, pero es lo que tiene: a veces el fútbol vive de ello. Frente al PAO, los obreros atenienses siempre se han movido por El Pireo para animar a ‘su’ Olympiacos y eso algo que todavía algunos echan en cara al líder de Syriza.

Pero, al contrario de lo que ha ocurrido en los últimos tiempos en el panorama político de la república helena, el equipo de Tsipras ha sucumbido ante los vecinos de El Pireo. Mientras la coalición izquierdista ganaba adeptos, Panathinaikos se derrumbaba en detrimento de los ‘kokkini’. Mientras Olympiakos ha logrado nueve de las últimas diez ligas griegas, Panathinaikos tan sólo ha conseguido imponerse en una de ellas. La crisis económica, paradójicamente, se cebó notablemente con las arcas de la entidad verdiblanca, obligándola a subsistir con unos ingresos insuficientes para gestionar una plantilla que aspirara a todo.

Europa tampoco ha sido la salvación. En la ronda previa de la Champions League el año pasado cayó con estrépito en su campo ante el Standard de Lieja, por lo que se vio obligado a jugar la ronda de clasificación para la Europa League. El débil Midtjylland danés no fue obstáculo para los de Yannis Anastasiou, que lograron retomar el rumbo de las victorias en el Viejo Continente. Sin embargo, Panathinaikos fue incapaz de ganar un solo partido en la fase de grupos de la segunda competición europea, donde compartía reto con Dinamo de Moscú, PSV Eindhoven y Estoril de Praia. A priori, los griegos eran claramente superiores a los lusos, e incluso podrían haber metido mano tanto a rusos como a holandeses, pero cuatro derrotas y dos empates en un inicio de curso para olvidar dejaron a los atenienses apartados de la elite continental.

Ahora, Panathinaikos intenta buscar su propio futuro. Segundo en la clasificación a tres puntos del eterno rival, ha encontrado en Nikolaos Karelis su punta de lanza para intentar meterles un poco de miedo. La victoria por 2-1 del pasado domingo en ‘la madre de todas las batallas’ puede ser un buen comienzo para levantar la cabeza y empezar a mirar al cielo una vez más más. A un tal Tsipras le vendría muy bien. Aunque sólo fuera para hacerle sonreír mientras sus socios europeos le dan calabazas.

25/02/2015

Anuncios

One thought on “El equipo de Tsipras

  1. ¡Qué cosa tan curiosa! Se puede ser de extrema izquierda y ser seguidor de un club de fútbol de tu ciudad y no pasa nada en todos los países del mundo. ¿También en España? Habrá que preguntar para saber si el deporte del balompié es, o no, casta, aquí en casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s