La senda de los elefantes

GervinhoJULIÁN CARPINTERO | En pocos lugares de África se ha reunido tanto talento con un balón en los pies como en Costa de Marfil, un país que en las últimas décadas ha tenido que verse en el centro de la escena internacional a consecuencia de los cruentos enfrentamientos civiles que han arrasado su población. Sin embargo, al tiempo que el crisol de bandos que hipotecaban el presente y el futuro de la nación intercambiaba disparos y bombas floreció en Francia la mejor generación de futbolistas marfileños de la historia, un grupo de jóvenes que lograron hazañas increíbles más allá de lo deportivo y a los que, a pesar de todo, les quedó la espina de no haber sido capaces de poner a sus pies el continente negro.

Ocurrió en Dakar. Con la inmensidad del Atlántico como escenario, el 26 de enero de 1992 Ghana y Costa de Marfil disputaron en el senegalés Stade de l’Amitié la final de la XVIII edición de la Copa Africana de Naciones. Todas las señales invitaban a pensar que aquella tarde sería la de la coronación de Abédi Pelé, Yeboah y su grupo de pretorianos que, entrenados por el alemán Otto Pfister, parecían haber puesto rumbo firme hacia su quinto entorchado continental después de haber dominado su grupo con mano de hierro y haberse deshecho sin demasiados apuros del Congo y de Nigeria en cuartos y semifinales, respectivamente. Por el contrario, Costa de Marfil apenas si había sido capaz de ganar a Argelia y empatar con el mismo Congo en la fase grupal, necesitaría una prórroga para deshacerse de Zambia y sólo doblegó a Nigeria desde los once metros para acceder a la primera final de su historia. La falta de experiencia y el cansancio acumulado parecían hándicaps de peso como para pensar en el triunfo de unos ‘elefantes’ que 120 minutos y 22 penaltis más tarde lloraban al estrechar la copa contra sus pechos.

Aquel torneo consagraría al meta Gouaméné, al lateral Kouamé y al interior Maguy, todos ellos incluidos en el equipo ideal del torneo junto a figuras de la talla de los nigerianos Keshi y Yekini o el egipcio Ramzy. Meses después, en octubre de ese mismo año, los chicos de Yeo Martial acudieron como representantes de África a la primera edición de la Copa del Rey Fahd —el germen de la Copa Confederaciones— un torneo en el que fueron goleados por Argentina en semifinales (4-0) y por Estados Unidos en la lucha por el tercer puesto (5-2). De este modo, la capital saudí Riad fue testigo del canto de cisne balompédico de un país que tras la muerte del Presidente Houphouët-Boigny fue engullido por las fauces de la guerra. Así las cosas, aquella escuadra en la que apenas cinco jugadores pertenecían a equipos europeos —todos ellos franceses— aún fue capaz de conquistar la tercera plaza en la CAN de 1994, cuando Nigeria vio cumplida su venganza al derrotar a Costa de Marfil en las semifinales y gracias a los penaltis. La moneda que dos años atrás había caído del lado de los ‘elefantes’ esta vez lo hacía del de las ‘súper águilas’. A partir de ese momento, los marfileños iniciaron una peregrinación por el desierto que concluiría con la llegada del nuevo milenio.

CostadeMarfil2012

La derrota ante Zambia en la final de la CAN 2012 fue la oportunidad de oro que la generación de Drogba dejó escapar.

El terrible conflicto civil que dividió el país en dos tuvo su punto más álgido entre 2002 y 2004, coincidiendo con la Copa de África que acogió Túnez en este último año y en la que los ‘elefantes’ ni siquiera pudieron participar. No en vano, y aunque la guerra no terminaría hasta 2007, en ese periodo comenzaron a asomar, como las flores que crecen en las dunas, las figuras de los Bonaventure Kalou, Emmanuel Eboué, Arouna Koné y, sobre todo, Didier Drogba, consagrado ya como una estrella en el Chelsea, que fueron capaces de llegar a la final de la CAN celebrada en Egipto para, otra vez en los penaltis, perder ante los anfitriones. Pero poco importó esa derrota, puesto que semanas atrás los hombres de Henri Michel ya habían tocado el cielo al lograr la histórica clasificación marfileña para el Mundial de Alemania después del célebre penalti que erró el camerunés Wome en su partido ante los ‘faraones’, un fallo que certificaba la primera participación de los ‘elefantes’ en una Copa del Mundo. Una vez festejada la gesta, Drogba y sus compañeros hicieron un llamamiento al alto al fuego y las metralletas dejaron de robarle el sueño a los niños de Abiyán. Al menos por un tiempo.

De este modo, la gran generación de Drogba, Touré Yaya y Zokora convirtió en rutina esa secuencia que se repetía una y otra vez: siempre partía como el mejor equipo africano y siempre acababa decepcionando en las grandes citas. Desde el Mundial de Sudáfrica al de Brasil —en ninguno de ellos pudo pasar de la primera ronda— pasando por las Copas de África de Angola y la que organizaron conjuntamente Gabón y Guinea Ecuatorial. En esta última, en 2012, los ‘elefantes’ volvieron a caer en la final ante la sorprendente Zambia de Katongo, la que posiblemente fuera la última gran oportunidad de Drogba teniendo en cuenta que un año después su techo fueron unos decepcionantes cuartos. Y todo ello con técnicos de prestigio como Uli Stielike, Vahid Halilhodžić o Sabri Lamouchi.

Mañana, ya sin la leyenda ‘blue’ como líder espiritual, la selección de Hervé Renard se enfrentará a Camerún con la necesidad de ganar si quiere estar en los cuartos de final tras los dos empates previos cosechados ante Guinea y Malí. Y la realidad es que no tienen excusas para no hacerlo, puesto que, como de costumbre, vuelven a presumir de la mejor nómina de futbolistas africanos, encabezados por Touré Yayá y secundados por Gervinho o el flamante fichaje del Manchester City Wilfried Bony, que a buen seguro querrán colocar la bandera naranja, blanca y verde más alto de lo que lo hizo Drogba. Despacio y sin saltar, como caminan los elefantes.

27/01/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s