Pensamiento único

corea-norte-gradaMARIO BECEDAS | A Corea del Norte hay que reconocerle las dosis de exotismo que impregna en cada torneo internacional que disputa. Fue el caso del Mundial inglés de 1966. Entre las fabriles casas de ladrillo marrón británicas metieron tres goles seguidos al mejor Portugal de la historia, pero fueron una suerte de conos blancos dispuestos a ser regateados por Eusébio: recibieron cinco tantos. Para la historia quedará su victoria ante Italia, hazaña que dejó a los ‘azzurri’ de vuelta a casa y a los hijos de la revolución comunista en cuartos de final.

Unos 44 años harían falta para que la dinastía gobernante en el país —los Kim de toda la vida— no cambiase pero Corea del Norte volviera a un Mundial, el de Sudáfrica en 2010. Si el entorchado para España fue la crónica de ese verano, el devaneo norcoreano supuso la sabrosa contracrónica. Jugadores gimiendo ante su himno, deserciones en plena concentración y chascarrillos de posible represión a su regreso: les cayeron 12 goles y no pasaron de la primera fase.

Presa del hermético régimen comunista o lo que ahora sea, nadie lo sabe con certeza, sólo que visten de gris y tienen campos de concentración, los norcoreanos, entre vetos y gestas, no le perdieron la gana a darle un poco de color a un siempre feraz de historias balompié. Estuvo el Mundial de 2002 en suelo de su vecina y eterna enemiga Corea del Sur, copa que los súbditos de los Kim ni quisieron oír hablar de disputar por una enemistad que ha llegado al extremo de tenerse que jugar partidos entre ambas Coreas en suelo neutral. Los vecinos de arriba no querían cantar el himno frente a los del bajo en su propia península: el Mirador de Montepinar asiático, el patio vecinal del fútbol.

Para terminar de confeccionar este colorido ‘crochet’, Corea de Norte lega al noble arte del fútbol un nada desdeñable 21-0 ante la selección de Guam, hito conseguido en el seno del Campeonato de Fútbol del Este de Asia 2005, algo así como un preludio de la Copa de Asia sólo para apto para los archienemigos de la comunidad de propietarios, una cita donde el palmarés de los norcoreanos mejora ostensiblemente, al igual que en la Copa Desafío de la AFC, auténtica pachanga para países emergentes y combinados sumergidos.

Poniendo el foco en la primorosa actualidad y fiel a su carácter, Corea del Norte ya ha dado la nota en la presente edición de la Copa de Asia, echada a andar estas semanas. En una competición en la que los sacrificados norcoreanos sólo cuentan con una semifinal y miles de decepciones, como no podía ser de otra manera, todo se ha terminado en debacle. Descalabro inaugural ante una mínima Uzbekistán y despedida cayendo ante el otro vecino comunista, China, para repetir la pesadilla de cada primera fase.

No obstante, hay que detenerse en el partido intermedio, ya que un meritorio 1-0 ante una resbaladiza Arabia Saudí acabó en un festival de payasos y trompetas que justificó el 1-4 final. Una defensa de mantequilla, un portero que no vio ni una, un despeje de la zaga que rebota en un pecho árabe y entra casi hasta la propia puerta o un penalti en contra que hace la carambola en los dos palos y termina colándose por una pierna saudí entre cuatro coreanas fueron sólo una pequeña muestra de idiosincrasia. Una primera peculiaridad que se desbordó cuando, en las metálicas gradas, la muchedumbre norcoreana, ajena al tamaño estrépito y fracaso de su equipo, comenzó a corear flamencamente el nombre de su auténtico líder supremo: Olé Olé Olé Kim Jong-Un. ¡Sólo como ellos saben!

Todos esperamos que más pronto que tarde caiga el tiránico régimen de los Kim, pero mientras tanto que los norcoreanos no pierdan su concepto del deporte rey. Quién nos iba a decir que el pensamiento único nos iba a brindar la variedad en el fútbol.

22/01/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s