El prodigioso extremo de Velje

AllanSimonsenFIRMA DE ALBERTO COSÍN | Allan Simonsen, el único Balón de Oro de origen danés hasta la fecha, lo consiguió en el año 1977 tras superar en una ajustadísima votación a Kevin Keegan y Michel Platini. Por entonces era uno de los líderes del gran Borussia Mönchengladbach que maravilló con su fútbol tanto en Alemania como en el continente europeo. Además, también jugó en el Barça, el Charlton inglés y el Vejle Boldklub de su país. Nacido el 15 de diciembre de 1952 en la misma ciudad de Vejle, se desempeñaba como extremo izquierda. Futbolista diestro, de corta estatura y muy rápido y habilidoso, jugaba a banda cambiada y podía desbordar por cualquiera de los dos lados. Se le conoció con el apelativo de ‘La Pulga’.

-Estrella de la Bundesliga y aventura en España e Inglaterra

Empezó a jugar al fútbol en su localidad natal y muy pequeño entró a formar parte del Vejle FC, hasta que en 1963, con 11 años, se marchó al gran equipo de la ciudad, el Vejle Boldklub. Su debut con el primer equipo tuvo lugar con 19 años en un choque frente al Karlskoga FF donde, además, logró marcar.

Su rendimiento desde el inicio fue magnífico y se convirtió en uno de los fijos del plantel e ídolo de la hinchada. En dos temporadas en el club consiguió dos campeonatos daneses —1971 y 1972—, una Copa —en 1972, con una diana suya en la final— e hizo su estreno en la Copa de Europa, aunque su recorrido es corto al caer en la primera ronda frente al Anderlecht.

Por entonces ya había llamado la atención de varios clubes europeos que se interesaron en sus servicios. Uno de ellos fue el Borussia Mönchengladbach, dirigido por un Hennes Weisweiler que le había visto años atrás en un torneo juvenil. Finalmente fichó por el club alemán, en el que coincidiría con su compatriota Jensen y donde formaría parte de la etapa más dorada de la historia de la entidad.

Los primeros meses en Alemania fueron difíciles y complicados, pues no entendía los métodos de Weisweiler y apenas entró en sus planes. Incluso en el periodo estival de 1974 estuvo cerca de irse al Hamburgo, aunque acabó quedándose con ‘los potros’. Pero a raíz de esta oferta su situación cambió, y en la campaña 1974/75 ayudó con sus tantos —18 en liga y 10 en la Copa de la UEFA— a los triunfos en la Bundesliga y la propia UEFA. En la final del torneo europeo, además, firmó un doblete en un choque de vuelta en el que apabullan al Twente por 1-5.

El dominio del Gladbach sobre el Bayern de Munich en Alemania se confirmó con dos entorchados ligueros más de forma consecutiva en 1976 y 1977. Eran tiempos donde Simonsen compartía vestuario con Vogts, Bonhof, Stielike o Heynckes. En la Copa de Europa estuvieron cerca de alzarse con el triunfo, pero el Liverpool les derrotó en la final de 1977. El extremo batió a Clemence y puso las tablas en el marcador pero, posteriormente, dos goles ‘reds’ confirmaron el triunfo inglés.

Su última campaña con ‘los potros’ tuvo un final feliz al marcharse con otro título bajo el brazo. El Borussia participó en la Copa de la UEFA y, tras deshacerse de equipos como el Benfica o el Manchester City, llegó a la final. Allí el contrincante fue el Estrella Roja, que sólo claudicó en el Rheinstadion tras un gol de penalti de Simonsen que dio el trofeo al club teutón.

En el verano de 1979 el Barcelona buscaba un sustituto para el tulipán Johan Neeskens e hizo una oferta a Simonsen que éste aceptó encantado. Allí se encontró con Rifé en la parcela técnica y Migueli, Asensi, Rexach o Carrasco en la plantilla.

Debutó en Liga en La Romareda frente al Zaragoza y, además, lo hizo con un tanto salvador para los blaugranas con el que evitó la derrota en suelo maño. En su primera temporada hizo un total de 14 goles —10 en Liga, siendo el mejor artillero de la escuadra— pero el Barça no cuajó un buen año. Fue en el curso 1980/81 cuando estrenó su palmarés en la entidad culé: la competición del KO salvó la campaña para un Barça que se impuso en la final celebrada en el Vicente Calderón al Sporting de Gijón.

Su último curso en la Ciudad Condal fue el de 1981/82. Firmó 11 dianas en Liga y el conjunto entrenado por Lattek peleó el título con la Real Sociedad hasta el final, cuando un empate en casa ante el Betis certificó el alirón de los donostiarras.

Sin embargo la temporada no acabó sin triunfos, puesto que el Barça conquistó la Recopa. Después de haber eliminado a Dukla de Praga, Lokomotiv de Leipzig y Tottenham se vieron las caras en la final con el Standard de Lieja. Los belgas se adelantaron pronto pero Simonsen hizo la igualada justo antes del descanso. En la segunda mitad Quini batió a Preud´homme y el Barça levantó el título en su estadio.

La trayectoria de Simonsen como culé terminaría poco después, al fichar el presidente Núñez a Maradona. El astro argentino ocupaba plaza de extranjero y el sacrificado fue el extremo danés, que decidió hacer las maletas con destino el Charlton Athletic de la segunda división inglesa.

En las islas no le fueron muy bien las cosas y, tras problemas con el pago de su salario, abandonó la disciplina del cuadro londinense para regresar a su país. Volvió al equipo de sus orígenes, el Vejle Boldklub, donde permanecería hasta 1989. Ganó una liga más en 1984 y con 36 años y después de sufrir una grave lesión se retiró de los terrenos de juego.

Allan Simonsen

-Precursor de la Dinamita Roja

Con la Selección danesa fue internacional en 55 ocasiones, marcando un total de 20 dianas. Debutó muy joven, con apenas 19 años, en un amistoso frente a Islandia. El encuentro se celebró en Reykjavik y el extremo anotó dos tantos en la clara victoria de su país por 2-5.

Su primer gran evento futbolístico llegó sólo unos meses después, cuando participó en los Juegos Olímpicos de Múnich. Dinamarca se clasificó tras eliminar a Rumanía y en el torneo olímpico compartiría grupo con Hungría, Irán y Brasil. En la primera fase no fue de la partida en ningún choque, aunque esto cambió en el segundo grupo, donde se enfrentaron a Polonia, Marruecos y la URSS. Titular en todos ellos, no pudo ayudar a que Dinamarca alcanzara las medallas al finalizar en tercera posición con tres puntos.

Los siguientes objetivos del combinado danés fueron acudir a la Eurocopa de 1976 y el Mundial de Argentina de 1978, pero Simonsen y sus compañeros no lograron el pase. Realizó algunos buenos encuentros, como frente a Chipre, en Limassol en 1976, o contra Polonia, en casa, donde batió a Tomaszewski. Sin embargo, Dinamarca acabó sucumbiendo en las liguillas ante España y los polacos.

La llegada de los años 80 no mejoró la situación, pues tampoco consiguieron clasificarse para la Eurocopa de Italia. Se habían incorporado otras jóvenes promesas como Søren Lerby, Frank Arnesen o Elkjær Larsen, pero la cita transalpina les quedó aún un poco pronto. El nivel fue subiendo y ya para el Mundial de España compitieron muy bien ante potencias como la ‘Azzurra’ y el conjunto ‘plavi’.

En 1983 dio comienzo la calificación para la Eurocopa de Francia del año siguiente, en la que Dinamarca sería una de las ocho selecciones participantes. Simonsen, que ya contaba con 31 años, lideró a su equipo a la obtención de una plaza con cuatro tantos muy importantes. Uno de ellos, además, significó el primer triunfo contra Inglaterra en Wembley al transformar una pena máxima frente a Peter Shilton.

En territorio francés el sorteo les deparó como rivales a los anfitriones, Bélgica y Yugoslavia. No obstante, el torneo de Simonsen se acabaría muy pronto. En el once inicial en el estreno ante ‘los bleus’ una grave lesión le apartó del resto del campeonato. Dinamarca, pese a caer por 1-0, se clasificó para semifinales pero no para la final, puesto que España les derrotó en la tanda de penaltis.

Dos años después entró en la lista de Sepp Piontek para el Mundial de México de 1986, aunque sólo hubiera jugado en un duelo de la fase de clasificación. Allí apenas contó con la confianza del técnico alemán y los únicos minutos de que dispuso en el césped fueron frente a Alemania Occidental en la liguilla de la primera fase. Dinamarca cuajó un buen torneo y llegó hasta octavos de final, donde se cruzaron con la España de Butragueño, que les mandó de nuevo de vuelta a casa.

El extremo de Vejle se despidió del equipo nacional tres meses después en un amistoso contra los teutones en Copenhague que finalizó 0-2 a favor de la RFA.

11/01/2015

Alberto Cosín es organizador de eventos y apasionado del fútbol clásico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s