JPP

papin2MARIO BECEDAS | Nadie le conocía cuando Francia comenzó su particular Mundial de 1986. Era un extraño hasta para los corresponsales de su país. México había descorrido el telón para el gran torneo de selecciones y un jovencísimo Jean-Pierre Papin —22 años— marcaba en el debut ante Canadá. En el Universo del Sol Platini llamaba la atención un nuevo satélite.

En aquellos lejanos días, y por más que se quebró la cabeza, un Emilio Pérez de Rozas ajeno a las tribunas de opinión buscaba para EL PAÍS arrojar luz sobre el joven ariete del que sólo se sabía que era el ‘killer’ del Brujas y que ya contaba con esposa y dos hijos. Su identidad se tendría que dilucidar a lo largo del Mundial.

Tanto fue así que, aún en la primera fase, los jugadores franceses recibieron la visita de sus señoras a la concentración y éste fue el resumen del que ya era ojito derecho de Platini: “Siempre es necesario tener una relación sexual. Eso del abstencionismo es para los que no saben administrarse físicamente”. En ese Mundial, Francia quedaría tercera.

De aquellos días también surgió otro mantra entre los periodistas: Papin era un “charlatán”. Hablaba tanto que alguno dijo que no había que hacerle mucho caso. Tanto se le iba el carrete que escribió una carta ofreciéndose al Mónaco. La marimorena se armó cuando el muchimillonario francés Bernard Tapie se lo llevó para el gran Marsella que proyectaba.

Aterrizado en el Vélodrome, Papin se convirtió en JPP y empezó a deslumbrar con sus artes goleadoras. En franca caída, a contrapié, de volea, de semi-volea, en semi-fallo, desde cualquier aledaño del área, a la sombra de cada rechazo, saliendo como por ensalmo de la tierra del área chica… Papin lo marcaba todo.

Devino en delantero de moda y fue el mayor reclamo del gallo de la FFF cuando su antes compañero Platini se convertía en seleccionador a comienzos de los 90: ‘les bleus’ estuvieron más de 30 meses sin perder y Papin ya era una estrella. Lo certificaba el Balón de Oro que había ganado en 1991, cuando todavía lo podía conseguir alguien poco ‘mainstream’.

papin

Aunque en las entrevistas él se jactaba de honrar el arte de la improvisación en los partidos, pronto trascendió uno de sus mejores secretos: tenía en casa una videoteca con más de mil vídeos de partidos importantes. Un oasis al que iba a hallar soluciones cuando le faltaban. En su vanidad también llegó a decir que nadie había conseguido pararle.

Papin, cuyas artes de lidia sobre el balón fueron las ‘papinades’ para la siempre exquisita prensa deportiva francesa, aún tuvo tiempo para firmar la única Copa de Europa que tiene el Marsella, esa de 1993 que por primera vez llevó la etiqueta de Champions.

Fue un torneo ganado ante el Milan. Y qué curioso que tras emigrar de Marsella a San Siro y dejar a los ‘rossoneri’ algún destello de su olfato en un par de temporadas, años después Papin abrió la caja de los truenos: aseguró que dos jugadores del Milan fueron comprados por Tapie para ganar en 1993. Su desmentido posterior fue incluso más pusilánime.

El inocente de JPP, que aún tenía un póster de Platini en casa cuando empezó a jugar a su lado y que se hizo hombre en el Valenciennes y futbolista en Bélgica, tuvo el mal fario de ser en el Bayern de Múnich lo que hay que ser bajo el auspicio de Berlusconi y Galliani: un elefante de cementerio. Las lesiones no le dejaron jugar y Beckenbauer llegó a odiarle.

Ya en claro declive, Papin maquilló su final en Girondins y Guingamp para dejarlo en 1998, el año en el que Francia sería campeona del mundo. JPP empezó su camino hacia los banquillos, pero tal era su mono de gol, que en 2009, con 45 muescas en el DNI, le dio una segunda oportunidad a sus rodillas y volvió a jugar, aunque en un equipo aficionado.

Pasada la fiebre, Papin retornó a las pizarras de míster y se quedó como uno de esos delanteros que, sin llegar al caso extremo de ‘Totò’ Schillaci, fue un relámpago que nadie pudo parar en un período concentrado de tiempo. Sólo que en su caso, le dio lo justo para llevarse el ansiado Balón de Oro.

08/01/2015

Anuncios

One thought on “JPP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s