Después de él, todos los demás

SirStanleyMatthewsJULIÁN CARPINTERO | Los miles de seguidores del Blackpool que se habían desplazado desde el condado de Lancashire hasta el estadio de Wembley para presenciar la final de FA Cup que aquel 2 de mayo de 1953 su equipo jugaba frente al Bolton negaban con la cabeza, cariacontecidos. Era el minuto 67 y los chicos de Joe Smith perdían 1-3 por culpa de los goles de Lofthouse, Moir y Bell. Minutos después se obró el milagro: dos tantos más del pícaro Stan Mortensen —que ya había anotado el primero— y otro de Perry en el descuento dieron la vuelta al marcador e hicieron que el trofeo más antiguo del mundo viajara por primera vez a las vitrinas del Blackpool, que saldaba así su deuda con la competición tras haber perdido dos finales en los últimos cinco años. No obstante, a pesar de su furioso triplete, Mortensen no sería el protagonista de aquella épica gesta, sino que todos los honores recayeron sobre su compañero Stanley Matthews, probablemente el mejor futbolista inglés de todos los tiempos y primer ganador de aquel invento que en France Football llamaron Balón de Oro.

Es complicado imaginar hoy en día a un jugador con la apariencia de Matthews. Sus facciones marcadas y su sonrisa inocente le conferían un aspecto más próximo a los obreros de los puertos de Southampton que al de una celebridad del país que dio a luz al balompié. No en vano, el pequeño Stanley fue el tercero de los cuatro hijos de Jack Matthews, un barbero de Stoke-on-Trent que se desempeñaba como boxeador y que fue quien le inculcó la pasión por el deporte. Sin embargo, el camino no fue sencillo, pues cuando tenía 13 años, Stanley decidió que prefería anestesiar a sus rivales a base de regates antes que a golpe de crochets, una elección que su padre, que aspiraba a que éste siguiera sus pasos en los rings, no encajó del todo bien. Ambos hicieron un trato: si a los 15 años no había sido convocado con la selección intercolegial inglesa, lo dejaría para siempre. Le sobraron 12 meses.

Exponente del fútbol clásico, Stanley terminó sus estudios y trabajó de albañil y como ayudante de su padre en la barbería antes de firmar su primer contrato profesional con el club de su ciudad, el Stoke, por aquel entonces en el segundo escalón del fútbol inglés. Cuentan que en sus inicios pidió jugar como defensa central, pero sus condiciones le acabaron confinando, irremisiblemente, en la banda, donde se convirtió en un genio del regate gracias a una depurada técnica y ese estilo tan particular a la hora de esperar al defensa, encararle y luego destrozarle con un quiebro y una explosiva salida. Cobraba cuatro libras al mes cuando el técnico Tom Mather vio en él una estrella en ciernes y optó por hacerle un hueco en la primera plantilla rojiblanca, seguramente la decisión más importante en la historia de ‘The Potters’.

StanleyMatthews

Lev Yashin y Ferenc Puskás levantan en brazos a Stanley Matthews el día en el que el mundo del fútbol le rindió homenaje en el campo del Stoke en 1965.

Matthews ya era ‘The Wizard’ cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, el conflicto que ralentizó su carrera. Con 24 años se alistó en la Royal Air Force, división en la que ascendió hasta el puesto de cabo, pero el hecho de tener su base en Blackpool le permitió jugar partidos amistosos tanto con el Stoke como con el que años después sería su club. Una vez terminada la guerra, Matthews fichó por los ‘Seasiders’ a consecuencia de la mala relación que arrastraba con el entrenador y los dirigentes del Stoke, que se negaron a pagarle el salario que reclamaba —en torno a las 650 libras semanales—. Y en el Blackpool se convertiría en leyenda a pesar de que a Bloomfield Road llegó ya con 32 años. Pero no fumaba, no comía carne y, pasara lo que pasara, antes de ir a entrenar hacía las tablas de gimnasia que su padre le había enseñado cuando era un niño, de manera que sus piernas seguían respondiendo igual, sin importar que los balones de aquella época fueran poco menos que adoquines.

Aún con la decepción a cuestas de no haber podido brillar en el Mundial de Brasil con Inglaterra por la falta de humildad de los dirigentes de la FA, Matthews continuó luchando contra los grandes conjuntos ingleses y despertando los elogios de mitos como John Charles, Johnny Giles o el propio Franz Beckenbauer. En 1956, con 41 años, fue elegido primer Balón de Oro de la historia al imponerse en la votación a Di Stefano y Kopa, y aún tuvo tiempo de regresar al Stoke, cuya camiseta defendió hasta los 50. Sir Stanley Matthews fue un adelantado en todos los sentidos, un osado que a su vuelta de Brasil regresó con las ligeras botas de los cariocas, un audaz que se atrevió a admirar el juego de los húngaros cuando éstos zarandearon a Inglaterra en Wembley, un apasionado del fútbol, por el que vivió y por el que aún hoy es recordado. El hombre que sujetaba la FA Cup por la ventanilla de aquel tren negro que irrumpió en la estación de Blackpool. El mismo mago cuyos regates habían eclipsado, sin pretenderlo, el hat-trick de su amigo Mortensen.

PD: Mención aparte merece la vida sentimental de Matthews, que fue digna de una novela de Ian Fleming. Casado desde 1934 con Betty Vallance, la hija de un preparador del Stoke a la que conoció el día de su primer entrenamiento, Stanley tuvo dos hijos con ella: Jean y Stanley John, que acabaría siendo tenista profesional. Pese a todo, en 1967, cuando entrenaba al Port Vale, el equipo hizo una gira por Checoslovaquia y allí conoció a Mila Winterova, traductora para la embajada estadounidense en Praga y espía de los servicios secretos checos, con la que empezó a intercambiar cartas y se vio, furtivamente, en la RDA. Esta relación desembocó en un romance que duró años, hasta que Matthews, como si de Sean Connery se tratara, se divorció de Betty y se marchó a Malta a vivir con Mila.

06/01/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s