“No juguéis en Serbia”

robert-prosine-ki-con-la-copa-de-europa-que-gano-con-el-estrella-roja-en-1991ÁLVARO MÉNDEZ | Corren tiempos difíciles para el fútbol en el este de Europa. Cuando la Ley Bosman entró en vigor a mediados de los años 90, los acaudalados y grandes clubes del Viejo Continente vieron en ella la oportunidad de reforzar sus plantillas con infinidad de jugadores procedentes del extranjero. Entidades como Real Madrid, Manchester United, Barcelona, Milan o Juventus comenzaron a protagonizar impresionantes transacciones millonarias para atraer a sus estadios a las más cotizadas estrellas, lo que les permitió ingresar ingentes cantidades de dinero gracias a los títulos que se lograron, a los contratos publicitarios y a los derechos televisivos.

Sin embargo, hubo una zona en Europa que quedó apartada de esta especia de capitalismo balompédico voraz. Todos aquellos países que se situaban al este del Telón de Acero y que hasta el año 1991 habían permanecido en la órbita de poder de la antigua Unión Soviética tuvieron que aprender a vivir a marchas forzadas sin el abrigo protector de la madre Rusia. Una nueva realidad, un nuevo sistema económico y una nueva forma de entender la vida que nada tendría ya que ver con la hoz y el martillo.

Este cúmulo de transformaciones dejó al fútbol del espacio postsoviético a un lado mientras al otro lado del Telón se organizaba un banquete de fichajes propio del fútbol moderno que vivimos hoy en día. Sólo así se explica que, desde entonces y con la excepción de clubes presididos por grandes oligarcas, casi ningún equipo del este haya logrado algún título continental desde la desintegración de la URSS. ¿Qué fue de aquel Steaua de Bucarest campeón de la Copa de Europa de 1986 y finalista en el 89? ¿Por qué el Estrella Roja no ha vuelto a brillar desde que alcanzara la gloria en 1991? O, en otras palabras, ¿por qué los Balcanes no han sido capaces de generar una nueva generación como la que protagonizaron entonces Prosinečki, Pančev, Jugović, Mihajlović, Savicević y compañía?

Precisamente Serbia es el país que mejor ejemplifica esta crisis. Tras experimentar una derrota tras otra en el plano social, político y militar, aquel país que en su día fue el motor de la Yugoslavia unida está a años luz de ser quien fue en los años 70 y 80. La resaca de la disolución, la guerra de Bosnia-Herzegovina, la independencia de Kosovo y las tensiones nacionalistas en Vojvodina han contribuido a agravar la caída libre de una nación destrozada por los genocidios y la intolerancia racial y religiosa. Esta inestabilidad ha tenido su fiel reflejo en el fútbol, con una Liga débil cuyos equipos punteros —Partizan y Estrella Roja— son ahora incapaces de luchar más allá de sus fronteras.

Sin embargo, la puntilla a esta grave situación ha llegado desde la FIFPro. Y es que la organización internacional de futbolistas ha hecho público un informe donde se explica que el Banco Nacional de Belgrado se ha visto obligado a bloquear las cuentas de ocho de los 16 equipos de la Superliga Serbia, por lo que no podrán pagar a sus futbolistas ni al resto de sus empleados. “Los jugadores no han cobrado durante meses porque los clubes están al borde de la bancarrota. Además, hay equipos que no respetan sus derechos e incluso permiten que los ultras les amenacen. Por eso recomendamos al resto de los países que no dejen que sus jugadores vengan a jugar a Serbia”, alertó Theo van Seggelen, secretario general de la FIFPro.

Mensaje claro y contundente. Y, por si fuera poco, un aviso que tendrá sus consecuencias. Si ya de por sí escasean los jugadores que emprenden una aventura balompédica al centro de los Balcanes —a día de hoy no hay ningún español en la Superliga Serbia—, tras este comunicado las armas de seducción con las que cuenta Belgrado son prácticamente nulas. Sin futbolistas medianamente mediáticos, no hay inversiones. Y sin inversiones no hay dinero para los clubes, que es justo lo que se necesita para reactivar el fútbol en Serbia.

02/01/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s