Cajas con historia

Dick,Kerr'sLadiesJULIÁN CARPINTERO | Antes de la vuelta de las ligas nacionales, la vorágine por el Balón de Oro y los maratones coperos que dan sentido a cada mes de enero, el fútbol mundial se toma un pequeño respiro en Navidad. Constituye éste un corto período de apenas dos semanas en el que aficiones, directivos, técnicos y jugadores aprovechan para hacer balance del año natural que dejan atrás, que no así de una temporada que no ha hecho sino dar el mordisco a su primer tercio. Sin embargo, cuando las máquinas del deporte rey detienen su vasta producción a nivel mundial ruge, con más fuerza que nunca, el león rampante de la Premier League para proporcionar, casi de estraperlo, la dosis necesaria de espectáculo que ayuda a hacer más llevaderas estas fechas de abstinencia balompédica. Un servicio casi humanitario hacia los feligreses del balón que desde hace cerca de un siglo llevan ofreciendo los inventores del ‘foot-ball’. Pase lo que pase.

Si el fútbol mundial fuera un gigante árbol de Navidad, no es ningún secreto que la Premier League sería la estrella que brilla en su copa. Entre Nochebuena y el día de Reyes se jugarán tres jornadas del campeonato inglés, o, lo que es lo mismo, 30 partidos oficiales, algunos de ellos tan atractivos como el Tottenham-Manchester United, el SouthamptonArsenal o el Everton-Manchester City. Toda vez que los célebres partidos contra las drogas parecieron perderse en el final de los 90, únicamente la modesta liga belga y un reivindicativo amistoso entre las selecciones autonómicas de Euskadi y Cataluña tendrán la osadía de intentar robarle un ápice de protagonismo a la NBA del balón. Su día grande es el 26 de diciembre, el famoso Boxing Day —traducido como ‘día de las cajas’— una fecha diseñada para que los estadios se llenen de familias, pues tanto el horario (el primer partido comienza a las 12.45 horas y el último a las 17.30) como los precios de las entradas están hechos a medida de sus estilos de vida. Su origen se remonta a la Edad Media, cuando las clases pudientes entregaban a sus lacayos cajas con la comida que les había sobrado en los días previos, del mismo modo que los curas sacaban a las puertas de sus parroquias arcones con alimentos que los nobles habían donado en un acto de caridad. Con la consolidación del deporte, y en especial del fútbol, como espectáculo de masas, en dicha fecha comenzaron a programarse partidos a los que las clases más desfavorecidas acudían con sus cajas de comida aprovechando la festividad de San Esteban. Así, el paso del tiempo hizo que las viandas tornaran en regalos.

BoxingDay

Fiel a sus tradiciones, el fútbol inglés ha querido conmemorar en estas fechas el centenario del, probablemente, ‘Boxing Day’ más famoso de todos los tiempos. Aunque no fuera entendido como tal y ni siquiera tuviera lugar en tierras británicas, el partido que soldados ingleses y alemanes disputaron en las trincheras de Ypres en el marco de la Primera Guerra Mundial se ha convertido en una especie de cuento de Dickens trasladado a los terrenos de juego. En este contexto, estrellas de la talla de Kompany, Charlie Austin, Gary Neville o Sir Trevor Brooking han grabado un vídeo en el que aparecen recitando un poema de Ian McMillan titulado Football Remembers. El gol que el ser humano le marcó a los fusiles y las ametralladoras.

Pese a todo, el ‘Boxing Day’ más icónico de la historia del fútbol inglés tendría lugar seis años después de la consabida ‘Tregua de Navidad’. Ese 26 de diciembre de 1920 se congregaron en Goodison Park alrededor de 53.000 espectadores para presenciar el choque que disputaron el Dick, Kerr’s y el St Helen, dos equipos compuestos por mujeres. El primero nació al cobijo del Preston North End, uno de los equipos punteros de principios del siglo XX, y estaba formado por trabajadoras de la fábrica de armas que dio nombre a la escuadra. La gran atracción era una tal Lily Parr, de la que Alfredo Relaño cuenta que, además de técnica y visión de juego, tenía un disparo espectacular: debutó con 14 años y en su primera temporada hizo 47 tantos. Tal fue su fama que aceptó el reto de un portero masculino, que esgrimía que el golpeo de Parr era fuerte en comparación con el resto de jugadoras, pero que no tendría nada que hacer ante él. La leyenda dice que, tras el chut de Parr, el arquero acabó con un brazo roto. El caso es que el Dick, Kerr’s venció por 4-0 en un ‘Boxing Day’ que dejó más de 3.000 libras de la época en la taquilla.

El día más festivo del año en fútbol inglés viajará este año a Stoke, Birmingham, Hull, Liverpool, Manchester, Newcastle, Southampton y varios de los barrios londinenses con equipo en la Premier. Salvo que una catástrofe lo impida. Y es que no sería la primera vez que el ‘Boxing Day’ tiene que ser cancelado, pues en el invierno de 1962 un temporal de niebla y nieve que recibió el nombre de ‘The Big Freeze’ y que paralizó el fútbol hasta mediados de febrero. Tanto fue así que para que las apuestas —elemento indispensable de la vida británica— no se vieran afectadas hubo de constituirse un comité, el Gran Jurado, en el que viejas leyendas como Tom Finney y Ted Drake o el famoso colegiado Arthur Ellis decidían los resultados en la más estricta confidencialidad antes de que la BBC los diera a conocer.

‘God save the Queen’. Y al fútbol inglés en Navidad.

26/12/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s