Radomir Antić: “Para mí el fútbol fue algo más que un juego”

RadomirAnti?ENTREVISTA A RADOMIR ANTIĆ | Figura imponente, Radomir Antić abre la puerta de su casa y, sonriente, da los buenos días en su particular castellano. Acto seguido, acaricia a su bulldog antes de invitarnos a pasar a un salón en el que abundan las fotografías y los recuerdos de su etapa como entrenador. Pero también aparece vestido de corto, porque su trayectoria como zaguero no desmerece a la de técnico. Entre risas, y algún que otro vídeo que nos muestra en su iPad, Radomir recuerda cómo emergió desde el Partizan, pasó por Zaragoza y fue héroe en Luton. Ajústense las botas.

PREGUNTA: Quizá el gran público de España desconozca tu faceta como futbolista. A pesar de jugar de defensa, veías puerta con bastante facilidad. ¿Cómo te definirías?

RESPUESTA: El fútbol para mí siempre ha sido una forma de expresarme. Al principio, era más que un juego. En mi época no era sólo vivir de un día. Había que buscar un equilibrio entre personalidad y rendimiento.

P: ¿Qué cualidades tenías como defensa?

R: Yo era un todoterreno. Empecé a jugar como extremo izquierdo y luego retrasé mi posición. Tenía capacidad para actuar en varias posiciones y por eso disputaba más partidos que mis compañeros.

P: Tanto es así que en tu debut con el Zaragoza, el 10 de septiembre de 1978, anotas el segundo gol en la victoria ante el Celta.

R: Sí. Además, ellos luego tuvieron una oportunidad de empatar y salvé la ocasión de gol. Empecé con muy buen pie. De todas formas, debuté en la segunda jornada porque no llegaron los papeles de Turquía y no pude jugar el primer partido, que fue contra el Recreativo de Huelva y perdimos 3-0. Pero puedo decir que llegué a España y besé el santo.

P: ¿Cómo asimila un chico de 19 años pasar de jugar en el modesto Sloboda Užice a todo un gigante como el Partizan de Belgrado? Te tocó vivir una gran época del Estrella Roja y del Hajduk Split. Aquellas competiciones eran un avispero de los grandes equipos croatas, bosnios, serbios…

R: Fue un salto enorme porque mi comienzo en Sloboda fue como el de cualquier niño que empieza, pero el cambio fue un acierto y me abrió muchas puertas luego en la vida. Allí me casé con mi mujer. Y, además, en aquella época el contrato incluía que el club te compraba un piso. Recuerdo que me dieron uno de 44 metros cuadrados y fui el hombre más feliz del mundo.

P: ¿Qué sacaste de la experiencia en Turquía? Sólo jugaste un año en el Fenerbahçe…

R: No era fácil entonces salir al extranjero porque en Serbia tenías que cumplir 28 años para que te dejaran hacerlo. Por entonces, tenía apalabrado un contrato con el PSG, pero no se terminó de concretar el fichaje y entonces el entrenador del Fenerbahçe me pidió ir allí. Fue un cambio impresionante porque conocí realmente una ciudad y un club que hasta entonces sólo había visto en libros. Estambul era para mí la ciudad más bonita del mundo, con muchas culturas diferentes conviviendo, separando los dos continentes y, además, tuve la suerte de triunfar. Ganamos la liga y marqué el gol en la última jornada contra el Galatasaray. Casi me rompo la cabeza para rematar el balón y acabé en el hospital, pero conseguí el título (risas).

RadomirAntić

P: ¿Y en el Zaragoza? Tu fichaje estuvo avalado por Boškov y allí coincidiste con Víctor Muñoz, Valdano o ‘Pichi’ Alonso…

R: De aquella época recuerdo que Valdano vino al año siguiente con Badiola. Y también el incendio del hotel. Jorge era un jugador joven, con proyección.

Al Zaragoza llegué porque Boškov, en pretemporada, se encontró con mi entrenador y le dijo: “Necesito un jugador en defensa”. Y entonces dijo mi técnico: “Pues yo tengo uno perfecto”. Y entonces me ficharon. Eso fue por una parte. Por la otra, por aquel entonces había problemas en Estambul, con un golpe de Estado… Y entonces pensé: “Tengo familia y tengo que irme de aquí”. Firmamos el contrato en una servilleta, cogí el coche, me pasé por Belgrado y desde allí me fui a Zaragoza. Boškov estuvo encantado conmigo. El problema, como digo, fue el tránsfer,, que no llegó hasta la segunda jornada de Liga, pero el Presidente me dijo: “No te preocupes, que te quedas aquí”. Y así fue.

Además, creo que yo aporté algo nuevo con mi llegada. En aquella época, Beckenbauer salía desde atrás con el balón. Y yo era un jugador con visión de juego, que daba pases y tenía una gran relación con el resto de compañeros. Recuerdo, por ejemplo, que Alejandro, un señor que tenía una boutique, elegía al mejor jugador del partido y le regalaba una corbata. Esas cosas te marcan de por vida.

P: Y, en una decisión un tanto arriesgada para la época, terminas tu carrera en el Luton inglés. ¿Por qué aceptaste el reto? El equipo las dos primeras temporadas ni siquiera estaba en la primera división de Inglaterra…

R: Irme a Inglaterra fue una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida, porque supe lo que era la universidad de la vida. Allí aprendí a arreglar el coche, a tener un jardín, a pintar la casa solo… Además fui con mucha energía porque para mí era llegar a la cuna del fútbol. Recuerdo a David Pleat diciéndome en la primera cena: “Tomé la decisión de ficharte porque sé que eres una persona que vive para este deporte y para tu familia”.

Además de eso, en Inglaterra aprendí a vivir con objetivos. Allí eran Navidad y vacaciones. Y los británicos, cuando iban al extranjero, saludaban en el idioma del país donde iban. Y también me gustó mucho como me trataba el entrenador después de los partidos. Venía y me decía: “Mañana tienes el día libre. Disfruta con la familia”.

P: En tu currículum no tienes muchas internacionalidades con Yugoslavia. ¿Por qué sólo una?

R: Sólo una en partido oficial, aunque jugué cuatro más amistosos. Antes de Alemania ’74 estaba Boškov y llegué a ir con la Selección, pero justo antes del Mundial formaron una comisión de seis entrenadores y, desgraciadamente, ninguno de ellos era del Partizan. Entonces, cada uno llevaba a los jugadores de sus equipos. Pero da igual. En Belgrado fui capitán. En aquella época compaginaba el fútbol con los estudios. Terminé la carrera de INEF —el equivalente en Serbia— y eso me ayudó mucho en el fútbol inglés para pulir las jugadas a balón parado.

20/12/2014

Continúa leyendo la segunda parte de la entrevista a Radomir Antić AQUÍ.

Más entrevistas:

– Karina Kvasniova (06/10/2012)
– Fran Guillén (20/10/2012)
– Nacho Labarga (04/11/2012)
– Fermín de la Calle (18/11/2012)
– Rubén Uría (02/12/2012)
– Susana Guasch (16/12/2012)
– Luis F. López (14/01/2013)
– Martí Perarnau (27/01/2013)
– Roberto Palomar (10/02/2013)
– José Manuel Díaz (24/02/2013)
– Gaby Ruiz (10/03/2013)
– Guillermo G. Uzquiano (24/03/2013)
– Roberto Hernández (06/04/2013)
– Petón (21/04/2013)
– Menottinto (05/05/2013)
– Nayim (12/05/2013)
– Eleonora Giovio (02/06/2013)
– Quique Peinado (15/06/2013)
– Revista Líbero (25/08/2013)
– Diana Sanchidrián (08/09/2013)
– Eduardo J. Castelao (22/09/2013)
– Pablo Gómez (13/10/2013)
– David Sánchez (26/10/2013)
– Alberto Rubio (10/11/2013)
– Fernando Evangelio (24/11/2013)
– José Miguélez (08/12/2013)
– Toni Padilla (22/12/2013)
– Eduardo Rodrigálvarez (26/01/2014)
– Miguel Ángel Violán (09/02/2014)
– Antón Meana (23/02/2014)
– Juan Tallón (09/03/2014)
– Rodrigo Arias (23/03/2014)
– Ander Izagirre (06/04/2014)
– Diego Torres (27/04/2014)
– Juan Esteban Rodríguez (11/05/2014)
– Juan Castro (01/06/2014)
– Luis F. López (24/08/2014)
– Martí Perarnau (07/09/2014)
– Gemma Herrero (19/10/2014)
– José David López. El Enganche (02/11/2014)
– Ramón Besa (16/11/2014)
– David Ruiz (07/12/2014)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s