Invierno en Chechenia

Ramzán Kadýrov bromea con Diego Armando Maradona.

Ramzán Kadýrov bromea con Diego Armando Maradona.

ÁLVARO MÉNDEZ | No han sido precisamente unos días fáciles para el siempre imperturbable Gobierno ruso. La semana pasada, la ciudad de Grozni, capital de la tumultuosa Chechenia, fue testigo de un altercado que disparó todas las alarmas. Bien entrada la mañana, un grupo de muyahidines —según la tradición islámica, “aquellos que están dispuestos a morir por Alá”— abrió fuego contra una patrulla policial que les pedía su documentación a las afueras de la renovada urbe. Este ataque inicial dio lugar a un combate armado a gran escala entre los insurgentes chechenos y las fuerzas militares rusas que se saldó con la muerte de diez milicianos y nueve policías.

Este desgraciado acontecimiento habría sido noticia casi en cualquier parte del mundo. Sin embargo, lo cierto es que el norte del Cáucaso vive constantemente en una situación de inestabilidad e inseguridad que el gabinete de Putin se afana por normalizar. Ello llevó al omnipresente Presidente a iniciar la celebérrima Segunda Guerra Chechena en 1999, una contienda que pasó a la historia tanto por su nula eficacia como por la brutalidad con la que ambos bandos actuaron.

Hoy en día, aunque se pretenda aparentar lo contrario a base de Juegos Olímpicos de Invierno y de grandes premios de Fórmula 1 en Sochi, la región continua siendo un avispero de yihadistas contra los que las fuerzas de seguridad del excéntrico Ramzán Kadýrov —Presidente de Chechenia, delfín de Putin e hijo del histórico Ajmat Kadýrov, quien fue asesinado cuando era el máximo mandatario de la región— emplean brutales técnicas que coquetean con lo inhumano. Al fin y al cabo, tal y como se hizo en las dos guerras chechenas. Y es que merece la pena recordar que ambas contiendas acabaron con la vida de más de 150.000 civiles.

Hoy en día, esta ‘normalidad’ a la fuerza se cimienta en la construcción de lujosos rascacielos, modernas mezquitas y gigantescas obras públicas con el fin de glorificar la figura de Kadýrov, quien representa, a priori, el Islam moderado. Entre todas estas medidas se encuentra la creciente importancia que está ganando el FC Terek Grozny, el equipo de la capital de esta pequeña república rusa. Fundado en 1958, el club fue un modesto entre los modestos que pasó la segunda mitad del siglo XX vagando por la segunda y la tercera división del balompié soviético y ruso. Los conflictos bélicos que se originaron tras la disolución de la URSS y el intento independentista de Chechenia en la década de los 90 obligaron al equipo a disputar sus partidos en la ciudad de Piatigorsk, a 300 kilómetros de distancia. Sin embargo, el nuevo milenio trajo una nueva era de éxitos para el modesto club.

El propio Kadýrov, que asumió la presidencia del Terek Grozny, se propuso, a instancias del Gobierno ruso, convertir el equipo en el orgullo de una Chechenia en paz —o, al menos, de lo que entiende el Kremlin por paz—. Todo ello, por supuesto, a base de los rublos que brotan del fondo del Mar Caspio en forma de gas y petróleo. Y esta millonaria inversión no tardó en dar sus frutos. En 2004, el equipo checheno logró el ascenso a la Russian Premier League y conquistó su primera Copa de Rusia, lo que le dio el billete directo para disputar la UEFA la temporada siguiente. Fedkov, autor del gol de la victoria en aquella agónica final contra el Krylya Sovetov de Samara, fue convertido automáticamente en héroe patrio, más si cabe porque el triunfo ocurrió apenas 20 días después del asesinato de Ajmat Kadýrov mediante una bomba lapa situada bajo los asientos del palco del antiguo estadio de Grozni.

Murió el Presidente, pero nació el mito. Un mito que traía debajo del brazo la conversión del Terek Grozny en un elemento vital para la cohesión nacional de Chechenia. Cuatro años más tarde, tras sucesivos ascensos y descensos, el club logró asentarse definitivamente en la división de oro del fútbol ruso. El esfuerzo de toda la entidad fue recompensado con la construcción de un novedoso estadio que pagaría íntegramente Vladimir Putin con el dinero de las abultadas arcas del Estado. En total, 7.000 millones de rublos —más de 100 millones de euros— se convirtieron en toneladas de hormigón, vigas y ladrillos para dar vida al majestuoso Ajmat Arena, con capacidad para más de 30.000 personas. La inauguración del coliseo en 2011 fue toda una exhibición del poder imperial de Putin y Kadýrov, que lograron reunir a estrellas de la talla de Diego Armando Maradona, Luís Figo, Franco Baresi, Iván Zamorano o Fabien Barthez para disputar un partido de exhibición contra jugadores chechenos entre los que estaba, cómo no, el eterno Ramzán Kadýrov.

A día de hoy, el equipo quiere más. Situado en los últimos años en la mitad de la tabla, el Terek Grozny comenzó el presente campeonato liguero al nivel de los más grandes. Gracias a los goles de Aílton, Rybus y Lebedenko y a la magia de Maurício en la medular, los chechenos llegaron a estar en puestos de Europa League hace cuatro jornadas. El mismísimo Zenit de San Petersburgo hincó la rodilla ante los pupilos de Rakhimov mientras que históricos como los moscovitas Spartak, Dinamo y Lokomotiv trataban de darles caza en la clasificación. Sin embargo, tras encadenar tres derrotas consecutivas y un empate, han vuelto a caer a la novena posición.

Ahora, en pleno parón invernal, el club checheno intentará trazar una nueva estrategia que les devuelva a los primeros puestos de cara al 7 de marzo, fecha en que se reanudará la liga. Sin embargo, el invierno no será únicamente largo y duro para el Terek Grozny. En el Kremlin también deberán replantearse la situación en el norte del Cáucaso tras los sangrientos acontecimientos de la semana pasada.

12/12/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s