¿Quién es Lucas Silva?

LUCAS SILVADAVID PALOMO | Tengo un amigo que dice que si te llamas Jesús, José, Sergio o Francisco y te apellidas López, Gómez o Rodríguez es difícil escribir un libro o llegar alto. También es complicado ser futbolista e imposible ganar un Balón de Oro. Así lo ha decidido la sociedad —o Platini—, hay que asimilarlo. En cambio, si uno se presenta como Franz Beckenbauer, Juninho Pernambucano o Bobby Charlton la vida es más sencilla. No sé si están de acuerdo o no. El caso es que a mí me pasó un poco lo mismo cuando escuché por primera vez que el Real Madrid quería fichar a un tal Lucas Silva. “Suena bien”, me dije. Y algo parecido debió pensar Florentino Pérez, que, al parecer, se ha enamorado del mediocentro y le quiere —o le tiene, según el periódico que consulten— para después de Navidades.

Hecha esta digresión y confirmado que el chico tiene un nombre bonito, queda por saber de dónde ha salido, cómo juega y el porqué del interés del conjunto blanco. Empezando por el principio, Lucas Silva nació en Tumbiara, una ciudad de aproximadamente 100.000 habitantes perteneciente al Estado de Goiás (Brasil) y que vive de la agricultura y de una creciente producción industrial. Su infancia fue como la de cualquier otro brasileño: jugó en la calle, soñó con ponerse la elástica nacional y se vio ganando algún día la Champions League. Hasta ahí, todo normal. A los 12 años cogió su primer autobús y se trasladó a Goiânia, donde empezó a destacar en el Universidad Deportes Ovel. Y de allí, al Cruzeiro, su actual equipo, campeón del Brasileirão.

Hablar de su juego es más complicado que hacerlo de su vida. Lucas Silva empezó actuando de delantero, como casi todos los brasileños. Prefería atacar y aborrecía defender. Sin embargo, con los años, fue modificando su comportamiento. Sus entrenadores le fueron retrasando hasta llegar al mediocentro. Ahora actúa en esa posición, sacando el balón desde atrás, combinando pases largos con el juego en corto y, sobre todo, yendo muy bien al corte. Su vertiente ofensiva ha menguado, pero no la ha perdido por completo. A sus 21 años, se ve capacitado para robar, dar el primer pase e incorporarse al ataque; es decir, tiene condiciones tanto para esperar en la retaguardia como para aparecer en el área rival.

Eso es lo que se cuenta de él o lo que dice el Real Madrid haber visto en el brasileño. Pero, ¿por qué ficharle ahora y no el próximo verano? La respuesta es sencilla. Ancelotti está falto de centrocampistas defensivos. Con la lesión de Modrić y la poca confianza que se tiene en Khedira —que cuenta los días para poder salir—, sabe que necesitaría a alguien en el caso de que Kroos se lesionara a lo largo de la temporada. Eso es lo que se argumenta en el plano futbolístico; en el mediático, el fichaje responde a otra inversión de Florentino Pérez, que no sólo se ha enamorado del nombre del jugador, sino también de su sonrisa. Lucas Silva es el jugador perfecto para las marcas: guapo, joven y con proyección. ¿Triunfará en España? Eso está por ver. Su historia puede ser la de Kaká, Ronaldinho o Romário; pero sin descartar que sea un nuevo Douglas, Henrique o Keirrison. Se aceptan apuestas.

10/12/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s