David Ruiz: “En el fútbol africano nunca puedes dar un favorito”

DAVID-RUIZENTREVISTA A DAVID RUIZ | Es holandés, errante y, sin embargo, tiene nombre español. Hijo de inmigrantes, a David Ruiz pronto le cambiaron el frío de Rotterdam y Ámsterdam por el trasiego madrileño, pero ya tenía instalado el gen Cruyff. Acérrimo coleccionador de camisetas de fútbol, un día entendió que tenía que narrarlo en vez de jugarlo. Y así alcanzó el ochomil de MARCA para, una vez tocada la cumbre, lanzarse a volar. En su aleteo como ‘freelance’, el fútbol de ébano ha sido la palma de su mano y el planeta una pelota sobre la que ha girado, no para predicar su palabra, sino para encontrarla. El resultado, algo más que un evangelio del balón: “Fútbol que estás en la Tierra”. Con vistas a una Copa de África afectada de ébola, le preguntamos.

PREGUNTA: ¿Qué lleva a David Ruiz a cambiar Rotterdam por Madrid?

RESPUESTA: Holanda era un país muy frío, prácticamente no tenían verano, y mi madre tiene una enfermedad, precisamente, por el tema del frío, así que los médicos le recomiendan que se vuelva para España porque su vida puede correr peligro. No obstante, yo me siento holandés, Holanda me gusta mucho, es un país que me encanta y voy constantemente. Incluso mis padrinos son de Rotterdam. Ya digo, voy asiduamente, cuatro o cinco veces por año. Aunque, he de decir que, pese a nacer en Rotterdam, soy del Ajax. Que me perdonen los aficionados del Feyenoord, pero de pequeño mi padre me llevaba al campo del Ajax y la verdad que eso siempre se me quedó grabado.

P: ¿Por qué elegiste la opción del periodismo y, en concreto, la del deportivo?

R: Yo había jugado al fútbol y siempre me ha gustado todo lo relacionado con el fútbol internacional, precisamente por ese background de venir de otro país. De pequeño siempre estaba interesado en seguir al Ajax, a la Selección holandesa, a equipos extranjeros de los que aquí era prácticamente imposible conseguir información. Yo trataba siempre de ingeniármelas para lograrla, me gustaba, me atraía mucho. Empecé también en esa época mi colección de camisetas con intercambios cuando iba a sitios de costa con extranjeros…

P: Nos han chivado que tienes casi 600…

R: Sí, bueno, tengo 551 camisetas. Pero lo que decía, al final corrió en paralelo la afición por el periodismo con el fútbol. Cuando yo jugaba al fútbol de pequeño con mis amigos siempre radiaba los partidos, por eso creo que es algo vocacional. Cuando tuve que dejar el fútbol, por circunstancias como los estudios o el tener que hacer el servicio militar, me surgió la oportunidad de empezar a hacer radio y tuve que elegir entre hacer radio y radiar partidos o jugar esos partidos yo.

P: Son muchos los males que afectan al periodismo ahora mismo, entre ellos los recortes. Tú, que has vivido algo así en MARCA, ¿qué sientes en una situación así? ¿Crees que eso es justo cuando hay directivos que ganan millones a costa de los empleados?

R: Evidentemente, ese tipo de injusticias son difíciles de contrarrestar desde el sitio donde nosotros estamos. Ves cómo compañeros que trabajan, que se han dejado los mejores años de su vida en un medio, acaban siendo prácticamente puestos en la calle por la puerta de atrás sin dar ni siquiera las gracias por los servicios prestados. Es doloroso y triste. Esos recortes suelen repercutir en el hecho de que no puedes desarrollar tu labor periodística como te gustaría. Creo firmemente que el periodismo se ha estancado y ha retrocedido.

P: Cualquier periodista que se quiere dedicar al deporte sueña con trabajar en MARCA. ¿Por qué decidiste marcharte del periódico? ¿Te has arrepentido alguna vez de aquella decisión?

R: Yo creo mucho en los ciclos. A mí me parece que en la vida uno va cumpliendo ciclos y va alcanzando metas. Lo bonito es irse poniendo retos y nuevos desafíos. Llegar a MARCA fue alcanzar una de esas metas, sobre todo para un periodista al que le gusta el deporte, porque es como llegar a un ochomil, como coronar el Everest. Lo que pasa es que, después de casi 20 años en el periódico, hubo un momento en el que un ciclo de mi vida estaba por concluir. El cuerpo me pedía buscar nuevos retos, nuevos alicientes.

marca

P: Como periodista, ¿crees todavía en la vigencia del periódico de papel? ¿Cómo le enseñamos a la gente que hay que pagar para que pueda haber buen periodismo?

R: La vigencia del periódico en papel está en entredicho, obviamente, por los medios tecnológicos y por la crisis también, porque una de las cosas en las que la gente primero corta el grifo cuando tiene problemas es en el euro del periódico o los periódicos. Pero la vigencia del periodismo escrito va vinculada a la calidad. La única forma de conseguir que sobreviva el papel es vender un producto atractivo.

P: Bajo tu punto de vista, ya que te dedicas a ello, ¿se ha convertido el periodista freelance en una especie de ‘mendigo’ que tiene que estar siempre detrás de la gente para que le compre los temas? 

R: No tanto. Más que ‘mendigo’ yo lo llamaría un ‘llanero solitario’. Tienes que ir por el desierto a lomos de tu caballo intentando encontrar algún oasis que te haga caso. No es fácil en los tiempos que corren y más en este país. Es muy complicado ser freelance. La única forma de sobrevivir como freelance es teniendo la posibilidad de colaborar con varios medios y que luego te paguen con cierta regularidad. Porque ese es otro problema, cuando no tienes un salario fijo, siempre corres el riesgo de no saber cuándo te van a pagar, con plazos muchas veces de 60 días o hasta tres meses.

P: Quedan dos meses para la Copa de África y te enfocamos este bloque hacia el torneo después de la mucha polémica que ha habido en torno a su celebración por el miedo al Ébola. ¿Tienes algún favorito para la cita? 

R: Si algo me ha enseñado el vivir in situ cinco Copas de África y el haber tenido mucha relación con el fútbol africano es que nunca puedes dar un favorito para ganar el torneo. Si lo haces, te vas equivocar seguro. El fútbol africano sigue siendo un fútbol indómito. A pesar del gran talento que tienen muchos jugadores, sigue siendo todavía un fútbol en estado casi primitivo. Aunque muchos de esos jugadores están jugando en Europa o incluso formados aquí, cuando acuden a jugar con su selección cambian el chip y hacen un fútbol completamente diferente. Esto pasa, sobre todo, en el fútbol del África subsahariana. El fútbol del Magreb es más parecido al europeo a nivel de conjunto.

Una de las mejores definiciones que he escuchado sobre el fútbol africano fue la de un gran periodista argentino ya fallecido y apodadoJuvenal, quien se refería a un entrenador que estaba explicando en una tablilla a Jay-Jay Okocha unos movimientos, una jugada de estrategia. Este periodista decía que explicarle a un jugador africano en una tablilla una jugada de estrategia era como explicarle a la mona Chita cómo tiene que llegar a través de un mapa a la casa de Tarzán. Funcionan por instinto, ellos se mueven según el impulso del momento. Por eso pienso que es tan difícil hacer un pronóstico en el fútbol africano.

P: ¿Pero quién es ahora mismo el dominador?

R: Yo creo que no hay un dominador claro. Hay selecciones que ahora mismo tienen jugadores que se han potenciado mucho en los últimos años, como Senegal, que pueden demostrar en la Copa de África que a nivel colectivo puede ser un conjunto a tener en cuenta. Costa de Marfil es la eterna incógnita. Es el mejor equipo jugador por jugador sin ninguna duda, pero no gana y lo máximo fue llegar a las finales de 2006 y 2012 que perdieron por penaltis. Quizás ésta es la última gran ocasión de esa maravillosa generación de jugadores encabezada por Drogba y Yaya Touré. No confío demasiado en ellos, pero deberían estar ahí.

Ghana es un equipo muy compacto, que trata de hacer un fútbol homogéneo pero siempre tienen ese partido en el que sacan su lado primitivo que les pasa factura. Luego hay selecciones como Gabón, que tiene buenos futbolistas que han ganado confianza en sus equipos europeos, caso de Aubameyang. En la Copa organizada junto a Guinea Ecuatorial hicieron un buen torneo y cayeron eliminados en un día tonto que tuvieron, pero pintaba muy bien. Si se enchufan pueden estar ahí arriba.

stop-ebola

Al final habrá cuatro o cinco equipos que pelearán por ello. Túnez a lo mejor también. No es un equipo plagado de estrellas ni jugadores mediáticos, pero tienen futbolistas que militan en equipos franceses. Camerún, por otro lado, es otra incógnita. Y también hay que ver qué jugadores acuden a las convocatorias porque tengo la sensación de que la presión de los clubes europeos va a hacer que más de uno no quiera acudir por todo este problema del ébola.

P: ¿Cómo se explica que Nigeria, que es la actual campeona de África, octavofinalista del último Mundial, no se haya podido clasificar?

R: Yo creo que el problema de las clasificatorias de África es un mundo aparte. Muchos partidos se tienen que jugar en campos lamentables, en países que tienen problemas hasta para alojarse… Yo tuve la oportunidad de ir una vez a un partido de clasificación entre la República Democrática del Congo y Camerún. Los cameruneses lo pusieron en una zona desértica, en una ciudad en la frontera con Nigeria, y solo tenían un hotel en toda la ciudad. Los congoleños tuvieron que alojarse en unos bungalows cuyas condiciones eran verdaderamente lamentables. Como consecuencia de ello tres jugadores congoleños volvieron con malaria. Eso es un denominador común todavía en África.

Ahora, la nueva fórmula de clasificación ha provocado que equipos fuertes hayan sido encuadrados en el mismo grupo. República Democrática del Congo ha tenido la suerte de pasar como mejor tercera, pero estaba en el mismo grupo con Camerún y Costa de Marfil. Nigeria, en cambio, ha quedado fuera. Llegaba muy forzada al último partido con la necesidad de ganar a Sudáfrica y conseguir que en el otro partido del grupo su rival directo no consiguiera la victoria. Recuerdo que en 2013 le pasó algo parecido a Camerún, que fue sorprendida por Cabo Verde.

P: ¿Cuál es el problema o la ‘maldición’ de los africanos en la Copa del Mundo?

R: Recuerdo que la vez en que un equipo africano ha estado más cerca de una semifinal de Mundial fue en Sudáfrica, en el Ghana-Uruguay. Los ghaneses estaban prácticamente en semifinales, pero en los últimos minutos, en el descuento, no supieron tener la concentración y ser lo suficientemente competitivos como para echar el candado a su portería. Uruguay al final consiguió eliminarlos en la tanda de penaltis.

P: Quizá el mejor ejemplo de que hacen lo que les pide el cuerpo es la Senegal de 2002. Era como un fogonazo constante…

R: Sí, efectivamente. Era un equipo ilusionante, que jugaba por impulso, que había llegado unos meses antes a la final de la Copa de África jugando muy bien al fútbol, pero, cuando todo el mundo pensaba que iba a ganar de calle la final, no fue capaz de pasar del empate y en los penaltis perdió contra una selección como Camerún, que venía de ganar dos Copas consecutivas y que, efectivamente, sí sabía manejarse en esas circunstancias. En el Mundial hizo un muy buen campeonato, pero cuando parecía que tenía las semifinales más a huevo, se cruzó con Turquía, una selección a la que podría haber vencido perfectamente y, sin embargo, pinchó porque Turquía, si destacaba por algo, era justo por ser un equipo muy fuerte mentalmente.

asamoah-uruguay

P: Como decías antes, a colación del penalti de Asamoah, ¿crees que pudo cambiar la historia futbolística de África? Todo el continente estaba concentrado en ese penalti.

R: Sí, era el Mundial organizado en África. No sabría decir si hubiera sido un hito que hubiera marcado un antes y un después porque es difícil que en semifinales hubiesen podido con Holanda. Pero a un solo partido nunca se sabe. La motivación mueve montañas y saber que tienes todo el continente detrás, que toda la afición en el estadio te va a apoyar… Nunca lo sabremos.

P: ¿Cuál es para ti el momento más icónico del fútbol africano para con el resto del mundo? ¿El puntapié de Mwepu Ilunga en el Mundial del 74? ¿La dignidad de Argelia frente a la RFA y Austria en el 82? ¿El oro olímpico de Nigeria en los Juegos Olímpicos de Atlanta?

R: Quizá el gran momento del fútbol africano es posible que haya sido esa final de Atlanta, esa victoria sobre Argentina. Es el único gran título —entendiendo que unos Juegos Olímpicos en el plano futbolístico no llegan a tener el nivel muchas veces ni de un campeonato continental— que han logrado. Posiblemente sea ese. Pero quizá el momento que hemos comentado antes, en esos cuartos de final de Sudáfrica. La repercusión que tiene un Mundial siempre es enorme, y encima fue el primero celebrado en África.

P: Si tuvieras que darle el Balón de Oro a un futbolista africano, ¿a quién se lo darías? 

R: A Yayá Touré. Creo que es el mejor centrocampista que hay en el mundo. El problema que tiene es que, de vez en cuando, se relaja y le sale esa vena africana. Creo que si el City no ha dado el paso que le hacía falta en Europa es por su forma de ser. Si tuviera el gen competitivo de, por ejemplo, el ‘Kun’ Agüero, probablemente estaría en la lucha por ganar el Balón de Oro.

P: ¿Quién crees que es el futbolista africano más importante de la historia? 

R: Por lo que significó, me quedo con Roger Milla. Era un futbolista excepcional. Lo que hizo liderando a Camerún en el Mundial de España y en el siguiente fue fantástico. Fue el puente que unió al fútbol africano y al europeo.

P: En otro reportaje cuentas cómo la academia Aspire quiere preparar una selección de Qatar competitiva para su Mundial de 2022. Tú que has seguido de cerca ese trabajo, ¿crees que llegarán a tiempo de hacer un papel digno o es muy difícil crear algo así en sólo ocho años?

R: Ellos tienen un problema: tienen muy pocos habitantes. Y entre esos pocos que hay, necesitan buscar a sus futbolistas. Además, con la dificultad añadida de que muchos pertenecen a familias que viven bien e hijos que ven el fútbol simplemente como un hobby. Por eso no lo tienen fácil. Lo único que tienen a su favor es que muchos de los hijos de inmigrantes van a reforzar al país en el Mundial. Es verdad que en Aspire están haciendo un buen trabajo, que hay jugadores que han salido fuera, otros están en Europa… Sin embargo, el nivel es bastante bajo. Si no consigues tener un grupo de chavales con talento natural, lo tienes complicado.

P: ¿Cómo surgió la idea de escribir “Fútbol que estás en la Tierra”? 

R: La idea la tenía en la cabeza desde hace tiempo. Gracias a MARCA, tuve la oportunidad de viajar mucho y descubrir historias. Y me sentí atraído por personajes que nadie conocía y que son fundamentales para que los grandes jugadores (Ronaldo, Messi, Casillas…) lograran llegar a la élite.

davidruiz4

P: ¿Hay alguna anécdota que se quedara fuera del texto y que te gustaría recordar?

R: Siempre quedan, pero uno tiene que elegir. Si a la gente le gusta el libro, igual las incluyo en una segunda parte.

P: De las 40 historias que narras en el libro, ¿cuál de ellas es la que más te ha marcado, para bien o para mal, como profesional y como persona?

R: Todas te dejan algo para bien. Las historias de Chad o Angola son muy especiales. Y también el primer capítulo dedicado a Gandhi. Son situaciones especiales. En ese momento, te das cuenta de lo contentos que se ponen los niños con un balón de por medio. Para mí el significado de alegría es ver a un niño africano sonriendo con una pelota.

P: Llevas más de 20 años haciéndolo, pero ¿qué supone para ti el recorrer el mundo en pos del fútbol?

R: El periodismo me ha permitido hacer las dos cosas que me fascinan: hablar de fútbol y viajar. Es increíble la magia que tiene el fútbol. Te permite tener un lenguaje común con otras culturas, entenderte con alguien que no habla tu idioma, crear un vínculo con las personas. Para mí es la mayor religión que hay en el mundo. Y haber descubierto esas historias y tener esas experiencias como periodista es algo que no se paga con dinero.

P: ¿En qué lugar del planeta has sentido más intensamente que el balompié es mucho más que un juego? 

R: En varios lugares. Diría que el continente es África, pero lugares como Palestina te sorprenden. La gente sufre mucho en esos países y es increíble como el fútbol los abstrae de la realidad, bien sea jugando o viendo un Madrid-Barça. En ese momento son más felices. Pero me quedaría con África por cómo se vive la Copa. Creo que es uno de los campeonatos más vibrantes del mundo.

P: Imaginamos que para ti sería todo un lujo que Eduardo Sacheri escribiera el prólogo… 

R: He tenido buena relación con él y cuando pensé en el libro, quería que él hiciera el prólogo. Se lo dije y aceptó encantado. Además, le viene perfecto al libro porque es un texto perfecto, que te introduce en el camino por el que luego te llevarán el resto de historias.

P: Con la actual proliferación de libros de temática deportiva —especialmente futbolística—, ¿existe un nicho de mercado suficientemente amplio para que quepan todos ellos?

R: Lamentablemente creo que no. Hay más literatura que lectores. En parte por el tema de la profusión de los medios digitales. Si ya antes la gente no se prodigaba en la lectura, creo que ahora mucho menos. Dicho esto, diferenciaría entre el libro bibliográfico, que se ha disparado, y el resto, entre los que se encontraría el mío, y sobre los que no hay tanta literatura. Creo que le existencia de las bibliografías tiene que ver con esa política de adorar a los ídolos.

P: ¿Una recomendación literaria?

R: Recomendaría cualquiera de Sacheri y, para empezar, ‘Papeles en el viento’.

P: Para los lectores que no lo sepan, ¿de dónde te viene el afecto por el AZ Alkmaar holandés para que sea incluso tu nombre de cuenta de Twitter?

R: Por nada especial. Cuando abrí la cuenta de Twitter no quería poner nada de MARCA y sí me apetecía incluir algo sobre Holanda. Y como me gustaba mucho el queso y en Alkmaar lo hacen muy bien y el equipo me parece que tiene una historia muy interesante, pues lo puse. Digamos que reunía todo lo que yo quería que fuera.

P: ¿Qué sueños te quedan por cumplir? 

R: Siempre te quedan. Son la esencia de la vida. Los necesitamos para seguir gozando. Y ahora tengo un proyecto bonito para irme a la Copa de Asia siguiendo a la selección de Palestina. Va a ser un torneo raro, extraño, porque es en Australia. Y va a ser bonito contar cómo vive la selección Palestina un campeonato continental.

david-ruiz2

P: ¿Y tu mejor recuerdo relacionado con la profesión hasta el momento?

R: Recuerdos hay muchos y muy bonitos, por lo que siempre es complicado quedarte con uno solo. Tengo uno, sin embargo, que siempre me viene a la cabeza, cuando fui a la final del Mundial de Alemania en 2006. Acudí al Olímpico de Berlín con la camiseta del jugador que en ese momento era la estrella de la selección de Islas Salomón, al que había conocido meses antes haciendo un reportaje y el cual me regaló su camiseta para mi colección con la condición de que, si iba a la final del Mundial, la llevara puesta. Ellos habían sido eliminados en el ‘play-off’ contra Australia y se habían quedado tan cerquita de jugar el Mundial que sentía que si iba con su camiseta podría cerrar el círculo.

Curiosamente, un periodista australiano vio la camiseta y, pensándose que se trataba del jugador de verdad, bajó a saludarme. Después de comprobar que no era quien parecía, estuvimos de charla, le conté un poco la razón de que la llevara, nos hicimos algunas fotos y, al día siguiente, publicaron la entrevista en un periódico de Sídney. El caso es que este jugador la vio y me escribió un ‘mail’ dándome las gracias por haberme acordado de él, diciéndome que gracias a mí había cumplido un sueño y que era el día más feliz de su vida. La verdad es que es de esos recuerdos que te emocionan. 

P: ¿Un ‘falso 9’ poco conocido de tu cosecha? 

R: Uno que siempre me ha gustado mucho en esa posición y que es poco conocido es el congoleño Trésor Mputu Mabi. Es un chico con un talento increíble, uno de los mejores futbolistas africanos y otro de tantos que, por circunstancias, no ha salido nunca de ese almacén que es el club donde ha jugado siempre, el Mazembe.

Otro que también encajaría en ese perfil es Michy Batshuayi, que ha jugado las dos últimas temporadas en el Standard de Lieja y ha fichado este año por el Olympique de Marsella. No está jugando mucho, pero creo que, en cuanto empiece a recibir un poco mas de confianza por parte de Marcelo Bielsa, va a ser un futbolista que llame mucho la atención. 

P: ¿Y el mejor ‘falso 9’ de la historia?

R: Posiblemente, Flórián Albert, un jugador húngaro. Era más bien un delantero centro, pero no al uso. Su talento a la hora de moverse por fuera le ofrecía una enorme capacidad para sorprender. No sólo se trata del primer jugador de campo del este de Europa que consiguió el Balón de Oro, sino de un futbolista maravilloso. Pasó a las historia como un gran ‘9’, pero casi me parecía más un ‘falso 9’, al menos por lo que yo he visto.

En ese sentido, te suelen venir a la cabeza tres o cuatro nombres inmortales a los que siempre se recordará por lo mucho que le han aportado al fútbol. Es difícil quedarse con uno. También podríamos considerar en esa posición a Johan Cruyff. Después del propio Albert o Alfredo Di Stefano, no creo que exista otro futbolista que haya ejercido tanta influencia desde esa posición como él.

07/12/2014

Más entrevistas:

– Karina Kvasniova (06/10/2012)
– Fran Guillén (20/10/2012)
– Nacho Labarga (04/11/2012)
– Fermín de la Calle (18/11/2012)
– Rubén Uría (02/12/2012)
– Susana Guasch (16/12/2012)
– Luis F. López (14/01/2013)
– Martí Perarnau (27/01/2013)
– Roberto Palomar (10/02/2013)
– José Manuel Díaz (24/02/2013)
– Gaby Ruiz (10/03/2013)
– Guillermo G. Uzquiano (24/03/2013)
– Roberto Hernández (06/04/2013)
– Petón (21/04/2013)
– Menottinto (05/05/2013)
– Nayim (12/05/2013)
– Eleonora Giovio (02/06/2013)
– Quique Peinado (15/06/2013)
– Revista Líbero (25/08/2013)
– Diana Sanchidrián (08/09/2013)
– Eduardo J. Castelao (22/09/2013)
– Pablo Gómez (13/10/2013)
– David Sánchez (26/10/2013)
– Alberto Rubio (10/11/2013)
– Fernando Evangelio (24/11/2013)
– José Miguélez (08/12/2013)
– Toni Padilla (22/12/2013)
– Eduardo Rodrigálvarez (26/01/2014)
– Miguel Ángel Violán (09/02/2014)
– Antón Meana (23/02/2014)
– Juan Tallón (09/03/2014)
– Rodrigo Arias (23/03/2014)
– Ander Izagirre (06/04/2014)
– Diego Torres (27/04/2014)
– Juan Esteban Rodríguez (11/05/2014)
– Juan Castro (01/06/2014)
– Luis F. López (24/08/2014)
– Martí Perarnau (07/09/2014)
– Gemma Herrero (19/10/2014)
– José David López. El Enganche (02/11/2014)
– Ramón Besa (16/11/2014)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s